Por Pedro Félix García García | Marzo 25, 2017 - 9:06 am - Publicado en Opinión

Aquí figuraba el nombre de Aranda de Duero

Aquí figuraba el nombre de Aranda de Duero

Pedro Félix García. Las protestas en Fuentespina pidiendo una rotonda, hasta ahora lo único que han conseguido es que desaparezca el nombre de ‘Aranda de Duero’ de los carteles indicadores situados en el kilómetro 152 de la autovía A-1.

De hace unos pocos meses a esta parte, el nombre de la localidad de Aranda de Duero ha desaparecido de los carteles indicadores colocados al borde de la autovía A-1 a la altura del kilómetro 152 en sentido Madrid-Burgos. El nombre de la capital de la Ribera está ahora tapado de un modo bastante chapucero.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (11 votos, media: 4.27 de 5)
Loading ... Loading ...

Aquí también figuraba el nombre de Aranda

Aquí también figuraba el nombre de Aranda

Sabido es que hay varias posibles entradas a Aranda viniendo desde Madrid por carretera; desgraciadamente, por ferrocarril bien sabemos que no es posible.

El primero de tales desvíos se encuentra a la altura del punto kilométrico 146, pasando por en medio de Milagros. Era el camino que había que seguir en aquellos tiempos en que atravesar Aranda de Duero implicaba tener que soportar tremendos atascos de hasta más de un par de horas en algunos días veraniegos. Eran aquellos tiempos en que la Nacional-1 era una carretera de doble sentido de circulación. Después construyeron un desvío para la N-1 que bordeaba Aranda por su lado oeste. Ese desvío solucionó entonces eficazmente el problema de los grandes atascos monumentales que hicieron famosa a Aranda de Duero durante bastantes veranos. Ese desvío aún se conserva y es aprovechado actualmente por muchos arandinos y ribereños para desplazarse rápidamente desde la parte situada al sur de Aranda de Duero hasta los barrios situados al norte y viceversa, evitando de este modo tener que atravesar el centro urbano de la localidad. ¡Viva el desvío!

Después llegó otro desvío aún mejor. El Plan General de Carreteras 1984-1991 del ministro Julián Campo en un principio no incluyó el trazado Madrid-Burgos pasando por Aranda, pero el clamor desatado consiguió que se corrigiese tamaño error y comenzó a construirse la autovía Madrid-Burgos pasando por Aranda, que tardó unos cuantos años en ser concluida, pero al final se concluyó.

Aquí también han tapado el nombre de Aranda

Aquí también han tapado el nombre de Aranda

Y claro; dejó de ser necesario atravesar el pueblo de Milagros para llegar hasta Aranda desde Madrid; ni siquiera hubo ya que pasar cerca de Aranda para seguir hacia el norte de la península.

A partir de aquel momento, quienes, procedentes de Madrid quisiesen entrar a Aranda, habían de abandonar la autovía al llegar al punto kilométrico 152 para, rodear una rotonda a la altura del ‘área Tudanca’, seguir después el antiguo trazado de la vieja N-1, pasar bordeando Fuentespina y llegar por ahí finalmente hasta la capital de la Ribera.

Siguió transcurriendo el tiempo y, hace un par de años, se inauguró un pequeño tramo, entre Castrillo de la Vega y Fresnillo de las Dueñas, de la tan deseada -e inacabada- autovía A-11. Aquí también hubo que corregir un ‘olvido’ del proyecto inicial, en el que no se contaba con enlazar de modo directo A-1 y A-11 en las cercanías de Aranda; pero finalmente sí se construyó una raqueta que enlaza ambas. Y a partir de ese momento, los conductores que deseaban acceder a Aranda de Duero, podían elegir entre hacerlo a través de la salida 152 ya existente, o a través de la nueva salida 154 que conduce hacia Soria a quien desea ir a estas tierras procedente de Madrid. Este corto tramo de la A-11 y la A-1, se cruzan a distinto nivel, aquella sobre esta. El trazado de la novísima A-11 salva también a distinto nivel su cruce sobre la antigua N-1, habiéndose construido una raqueta más a la altura de las instalaciones del concesionario Peugeot -conocido como ‘el Falafa’- situado a las afueras de Fuentespina, de modo que quien se dirige hacia Aranda procedente de Madrid y lo hace desde la salida 152, ha de salvar ahora dos rotondas, primero la del ‘área Tudanca’ y luego la ‘del Falafa’. En cambio, si se abandona la autovía desde la salida 154, sólo ha de salvarse una rotonda, la ‘del Falafa’.

Quieren que todos vayamos por aquí

Quieren que todos vayamos por aquí

Pero esa posibilidad de elegir entre dos salidas para entrar a Aranda (sur) desde Madrid -la salida 152 o la salida 154-, ya no se le ofrece a quien desconozca la zona, porque en los carteles indicadores de la salida 152 de la A-1, ha sido tapada recientemente toda referencia a que por ahí también se puede acceder con bastante comodidad a Aranda de Duero.

Los antiguos carteles indicadores permanecen, pero el nombre de Aranda de Duero ha sido tapado de una manera burda con chapas azules o pegatinas blancas, según de qué cartel se trata.

Lamentablemente es lo único que han conseguido los habitantes de Fuentespina, que pedían una rotonda que regulase el cruce de la antigua N-1 con la entrada a su localidad desde Aranda, lugar en el que han ocurrido ya varios accidentes.

Poco espacio para coincidir los que se incorporan con los que salen

Poco espacio para coincidir los que se incorporan con los que salen

En vez de tal rotonda, parece que la Administración quiere callarles la boca a los demandantes de la rotonda, aduciendo que ha disminuido sensiblemente el tráfico en ese punto conflictivo, porque los conductores procedentes de Madrid ahora ignoran que por allí también se accede cómodamente a Aranda de Duero; en la A-1 se ha ocultado tal indicación.

Con la chapuza de la ocultación del nombre de Aranda de Duero en los carteles indicadores, la Administración pretende que todo el tráfico rodado que se dirija a dicha localidad, lo haga a través de la salida 154 y no de la 152.

A este incremento del servicio que ha de prestar la salida 154 de la A-1, se suma luego el peligro añadido de que, a la vía de servicio que discurre paralela a la autovía que conduce hacia Soria, se incorporan sendos carriles de aceleración excesivamente cortos a pesar de su muy reciente construcción. Uno es el de los vehículos que suben desde la rotonda ‘del Falafa’ con dirección a Soria, y otro el de los que dirigen hacia Soria desde Madrid, coincidiendo a la vez estos, en un tramo muy corto, con los que desean salir de la A-11 procedentes de Valladolid para dirigirse a Aranda de Duero.

Toda una serie de despropósitos que se suman al peligro del temible y tristemente famoso cruce de Fresnillo de las Dueñas, tan cercano.


Este articulo fue publicado el 25 Marzo 25Europe/Madrid 2017 a las 9:06 am y esta archivado en Opinión. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.