Desde esta pagina podes Compartir y guardar El tiro deportivo, un deporte distinto en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Abril 23, 2012

El tiro deportivo, un deporte distinto

Escrito en: Gente nuestra

Antonio Adeliño Vélez. Por la escasa movilidad y serenidad durante la práctica del tiro deportivo, parece que a esta actividad no le cuadra el nombre de deporte; pero si se quiere obtener buenos resultados en las competiciones de ámbito local, regional o nacional, se ha de entrenar y mantener una forma física adecuada en lo referente a capacidad pulmonar, resistencia muscular y agilidad de movimientos.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (15 votos, media: 4.8 de 5)
Loading ... Loading ...

Fotografía: J.Marqués

Fotografía: J.Marqués

En este deporte prima la psicología sobre la fuerza, por lo que además de la habilidad y el correcto adiestramiento, son factores determinantes para alcanzar el triunfo; la estabilidad emocional, el autocontrol, la serenidad, el equilibrio mental, y la disciplina. Como vemos, nada que no haya que tener en cualquier actividad; pero aquí, ejercitado en su grado máximo.

El tiro deportivo se puede considerar como un deporte individual, aunque en las competiciones, midan sus habilidades distintos tiradores. Aquí no hay un rival a batir y aunque resulte paradójico, el deportista compite contra sí mismo, ya que se trata de mejorar y superar su propia marca, al disparar sobre una diana numerada que será la que refleje la puntuación obtenida por cada participante y determine la victoria del más certero.

Si se quiere practicar este deporte, hay que hacerse socio de un Club de Tiro. Este, dará de alta al nuevo tirador en la Federación Española de Tiro Olímpico y le facilitará la correspondiente Licencia Federativa para que pueda hacer prácticas, acompañado por otro socio tirador, o dirigidas por un árbitro federado. Cuando se considere que el adiestramiento en el manejo de las armas y puntería en el tiro, es suficiente; se presentará a los exámenes programados por las Delegaciones Provinciales de Tiro Olímpico. Estas pruebas están supervisadas por las Intervenciones de Armas de la Guardia Civil.

Superada la prueba, se califica al deportista como tirador olímpico de tercera categoría y se le facilitará un certificado para que pueda solicitar en la Intervención de Armas de la Guardia Civil, la Licencia de Armas tipo “F” (federados); que le facultará para tener y usar un arma de concurso para practicar y competir en alguna de la modalidades del tiro deportivo.

Para mantener la Licencia de Armas y la categoría de tirador, se ha de participar en dos competiciones anuales. La norma legal dice que una, siempre que entre las competiciones no trascurran 12 meses. La Federación y los Clubs facilitan a sus socios, un calendario anual de competiciones y tiradas controladas para que cumplan con ese requisito. Las competiciones y los entrenamientos solo se pueden hacer en las galerías de tiro que gestionan los distintos Clubs. En estos recintos deportivos se facilitarán las dianas y la munición para práctica de esta afición.

La práctica de este deporte no suele resultar cara. La primera cuota de asociación y la adquisición del arma, puede parecer elevada; pero el resto del equipamiento y la cuota anual es de lo más llevadero. Los demás elementos del equipo no son caros y se reducen a: Ropa deportiva, unas zapatillas lisas para evitar balanceos, un casco auricular para el ruido, un catalejo para ver los impactos, y unas gafas de tiro que tienen un cristal ciego.

Si eres una persona de temple, prudente y cabal; este es tu deporte.



Volver a: El tiro deportivo, un deporte distinto