Desde esta pagina podes Compartir y guardar Una Arandina en USA: Super Bowl en Miami en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Febrero 10, 2020

Una Arandina en USA: Super Bowl en Miami

Escrito en: Es Noticia

superbowl Una Arandina en USA: Super Bowl en Miami

Gloria Soto. Hoy contamos con un testimonio de auténtica excepción. La periodista Arandina, Gloria Soto, (actualmente afincada en Florida) nos narra, de primera mano, uno de los espectáculos deportivos más importante del planeta: la Super Bowl de Estados Unidos.

Gloria Soto

Gloria Soto

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (11 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

El pasado cinco de febrero, me acerqué al Hard Rock Stadium de Miami para ver el ambiente que se respiraba en las horas próximas a la celebración de la 54 Edición de la Super Bowl.

La Final de la Liga de Fútbol Americano de los Estados Unidos despierta una tremenda animación. Es uno de los programas con más récords de audiencia, y tal y como me imaginaba era difícil de llegar pues había colapso, pero mucho más aparcar. Los aparcamientos más baratos, ofrecidos por vecinos de la zona, no bajaban de 50 dólares, y, cerca del estadio se pedían entre 100 o 150. No es de extrañar, cuando la media de las entradas ha oscilado entre los 7000 dólares y se han llegado a pedir hasta 50.000.

En las afueras del recinto estaban los participantes y seguidores disfrutando de un ambiente muy animado, y con muchas ganas de que el partido comenzase. Las colas para entrar cada vez se hacían mas largas, a medida que se acercaba la hora de apertura de puertas que se hizo a las 2 de la tarde.

Muy distinto era el ambiente de los alrededores, donde todo tipo de predicadores, y reivindicadores de las cosas más contrapuestas, se han juntado, alzando sus respectivas voces y pancartas para atraer la atención de la multitud que llegaba. El fin del mundo; la salvación; la crítica de la circuncisión, entre otras eran algunas de las proclamas. Al mismo tiempo, cantantes, vendedores de bebida y comida revendedores de entradas, intentaban hacer su agosto.

Después de varias horas y recorridos mas de 11 km, decidí volver a casa a ver tranquilamente el partido. Jugaban los Kansas City Chiefs y los San Francisco 49ers. El comienzo con el canto del Himno por parte de Demi Lobato fué emocionante. Aparte de la estupenda voz, congratula observar el patriotismo y el orgullo que sienten los americanos por su Himno. Impensable imaginar que alguien tolerase una falta de respeto al mismo. En España deberíamos tomar ejemplo y evitar actos bochornosos en donde nuestros símbolos son humillados en competiciones publicas sin que haya una respuesta adecuada.

Sin embargo, en la ceremonia se comprobó la importancia que tiene la presencia latina en América, especialmente en Florida. Con la elección de las artistas quedó patente, no solo porque Lobato tiene ascendencia hispana por parte de padre; sino y fundamentalmente por la presencia de Skakira y Jennifer López protagonistas del famoso espectáculo que se celebró al inicio de la segunda parte. Su actuación fué la muestra palpable de la fuerza de la cultura latina y del idioma español, cada día más en auge, de tal forma que, en Miami, prácticamente se puede hacer vida en nuestra lengua pues es el idioma que se escucha en la calle, sin perjuicio de que el inglés sea el oficial.

Fuera de pronóstico ganó el Kansas City Chiefs después de casi 50 años sin conseguir un premio. Pero, como dijo un jugador al final al ser entrevistado: “hemos de intentar ser cada día mejores y no desistir de nuestras metas”. Y eso es lo que me gusta del espíritu americano, la idea de superación y de responsabilidad individual. Esta claro que, no han llegado a ser la primera potencia mundial enseñando a sus ciudadanos a vivir del Estado. Pero, por otra parte, no era eso lo que nos decían de pequeños que trabajásemos y nos esforzáramos para salir adelante. ¿O solo, lo decían en Aranda de Duero? Sería por eso que desde pequeña quería venir a América.



Volver a: Una Arandina en USA: Super Bowl en Miami