Por Jorge Romero | 26 Junio, 2019 a las 8:15 - Escrito en ► Recetas ◄

Espárragos al horno gratinados

Espárragos al horno gratinados

Chef Jorge Romero. Ya os hablamos anteriormente de los espárragos. Ligeros, sabrosos, ricos en fibra, potasio, vitamina A y ácido fólico, los espárragos trigueros acaban la temporada. Aún podemos encontrarlos en el mercado a buen precio y con todas sus cualidades de color, textura y sabor.

Crema de espárrago y calabacín

Crema de espárrago y calabacín

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (3 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Existen muchas alternativas en la mesa para consumirlos, bien a modo de aperitivo, entrantes o platos principales, nos encontramos multitud de recetas saludables a base de espárragos trigueros; cremas y purés, a la plancha, vapor, pudín o acompañamientos en risotto y variedad de revueltos. Nosotros os proponemos tres recetas.

Espárragos al horno gratinados

La única parte que puede parecer laboriosa en esta receta es la salsa bechamel, aunque en realidad es muy fácil de hacer. Si da pereza hacerla casera o no queremos estar pendiente de la cocina, podemos comprarla hecha, aunque existen trucos para que quede una bechamel perfecta y sin grumos, y no lleva mucho tiempo. Si la hacemos, necesitaremos los siguientes ingredientes: medio litro de leche de vaca desnatada, 20 g de mantequilla y 20 g de harina. Además, para esta receta necesitamos: 500 g de espárragos verdes frescos, un diente de ajo, 30 ml de aceite de oliva y 40 g de queso parmesano.

Elaboración: Hacemos primero la salsa bechamel. Derretimos la mantequilla en un cazo pequeño y, cuando esté bien caliente, agregamos la harina y revolvemos constantemente hasta obtener una mezcla sin grumos. Añadimos poco a poco la leche caliente sin dejar de revolver. Salpimentamos al gusto y, cuando la salsa esté espesa, retiramos del fuego.

Ahora, los espárragos. Ponemos el horno a calentar a 250 ºC. Mientras, calentamos también una cucharada de aceite de oliva en una plancha o sartén. Añadimos el ajo picado y salteamos los espárragos frescos hasta que se dore su superficie. Deben quedar medio cocinados, con el interior al dente. Después, colocamos los espárragos salteados ordenados en una fuente de horno, con cuidado de no quemarnos. Vertemos encima la salsa bechamel y agregamos el queso parmesano rallado. Introducimos la bandeja en el horno, previamente calentado. En cuanto esté dorada la superficie, sacamos los espárragos del horno y servimos calientes.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 15 Abril, 2019 a las 7:51 - Escrito en ► Recetas ◄

Lomo Skrei con piel

Lomo Skrei con piel

Redacción. La gastronomía de la Semana Santa tiene algunos alimentos imprescindibles, y uno de ellos es el bacalao. Un producto estrella en la cesta de la compra “pesquera” de los españoles a lo largo de todo el año, junto con la merluza y el salmón.

Bacalao a la Vizcaina

Bacalao a la Vizcaina

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (10 votos, media: 4.9 de 5)
Loading ... Loading ...

El bacalao noruego encuentra en las mesas de Semana Santa uno de sus mejores entornos, pero también a lo largo de todo el año. De hecho, España recibe alrededor de 40.000 toneladas de bacalao noruego cada año y uno de cada cuatro bacalaos consumidos en nuestro país es noruego.

Desde hace siglos, España recibe el bacalao de Noruega y hoy es uno de los cinco países importadores líderes de este producto. El bacalao noruego es un viejo conocido de la cocina española que, gracias a su sabor y textura inigualables, se ha convertido en un ingrediente fundamental de nuestra gastronomía. Es uno de los pescados más magros que existen, proporcionando una carne blanca de la más alta calidad y muy apreciada en todo el mundo.

Un bacalao para cada ocasión

Dentro del bacalao, existen diferentes formas de comprarlo y de cocinarlo. España cuenta con un amplio recetario que permite disfrutar de este producto de cientos de formas. El bacalao es un referente de la cocina española, desde la más tradicional a la cocina de vanguardia. Las aguas frías y puras de los mares de Noruega permiten incorporar a nuestra gastronomía elementos como el bacalao noruego en salazón, presente en las mesas españolas desde el siglo XVII, el bacalao fresco noruego, de máxima frescura, carne blanca y jugosa y el Skrei, la joya estacional y preciada de Noruega.

Continuar leyendo …

Por Jorge Romero | 21 Febrero, 2019 a las 8:49 - Escrito en ► Recetas ◄

Chef Jorge Romero. Las verduras están presentes en la dieta formando parte de las guarniciones o por sí solas, como plato principal. Si se cocinan asadas, además de ganar tiempo, se estará utilizando una técnica culinaria que apenas aporta grasa a los alimentos. Y es que es una forma estupenda de comer rico y sano, por lo que está especialmente indicada para dietas en las que debe limitarse el contenido graso.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (10 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

En invierno es cuando más apetece encender el horno para cocinar. En esta época, las estrellas gastronómicas son los tubérculos, como patatas, boniatos o nabos. Y, desde luego, hay otros vegetales de temporada que quedan muy gustosos asados. La calabaza, la remolacha y las zanahorias potencian su sabor a la vez que dan un aroma casero muy apetecible en la cocina.

Pero, si bien en los días fríos se prefiere el calorcito del horno, todas las demás verduras que se conocen son susceptibles de cocinarse de esa manera en cualquier momento del año. Por tradición, las verduras de verano y primavera que con más frecuencia se asan son las cebollas, los pimientos rojos y verdes, los ajos y las berenjenas (es decir, la base de la famosa escalivada), aunque también es posible elaborar recetas con verduras que sorprenderán con su potencia de sabor y su ligero toque dulzón (por la caramelización lenta de sus jugos) y que permitirán comer o cenar ligero.

Los calabacines quedan fenomenales en el horno, y más si se acompañan de unas setas; con solo añadirles un poquito de aceite de oliva y sal adquieren un sabor inigualable.

También hay recetas en las que no toda la cocción de las verduras se realiza en el horno, pero sí se les da un último toque a modo de gratinado. En este grupo se encuentran verduras como coliflor o brócoli gratinados, patatas con queso, coles de Bruselas…

Es importante tener en cuenta si se quiere cocinar las verduras solas o en compañía de otras. En el caso de que se desee cocinar solo un tipo de vegetales, no se tendrá mucho problema: solo habrá que limpiarlos, darles un corte homogéneo para que el cocinado sea uniforme, aromatizar ligeramente e ir controlando de vez en cuando cómo va el punto de cocción.

Pero si se prefiere cocinar varias verduras a la vez en el mismo recipiente, se deberían tener presentes las diferentes texturas y durezas, ya que no tarda lo mismo el asado de una zanahoria que de un pimiento. Así que habrá que adaptar los cortes y los tiempos para agregar cada verdura en el momento apropiado.

Continuar leyendo …

Por Jorge Romero | 31 Diciembre, 2018 a las 9:30 - Escrito en ► Recetas ◄

Chef Jorge Romero. Tradición para algunos y compromiso para otros, lo cierto es que la noche de Fin de Año es una de las más importantes para las familias españolas. Sin embargo, en ocasiones, un momento tan especial se puede ver truncado por el estrés de elegir adecuadamente el menú o los preparativos de una cena para muchos comensales.

Crema fría de calabacín con langostinos crujientes

Crema fría de calabacín con langostinos crujientes

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (8 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Os proponemos un menú para Nochevieja sencillo, saludable y delicioso. Un plato ideal para empezar la cena:

Crema fría de calabacín con langostinos crujientes

Ingredientes: (4 personas):250 g de calabacín, 200 g de puerro (la parte blanca), 150 g de patata, 50 g de cebolleta, 2 dientes de ajo, 20 ml de aceite de oliva, 2 g de sal, unos tallos de cebollino.
Langostinos crujientes: 4 langostinos crujientes, 1 clara de huevo, 20 g de maíces fritos, 20 g de avellanas tostadas, 2 g de sal, aceite para freír los langostinos crujientes.

Cómo se elabora
Se corta la cebolleta en brunoise (cuadraditos pequeños) y se cocina a fuego suave en una cazuela con un poco de aceite. Cuando se haya cocinado y esté blanda, se añade la patata pelada, limpia y cortada en trozos irregulares. Se rehoga el conjunto y se cubre con agua, justo hasta sobrepasar las patatas. Cuando el conjunto comience a hervir, se añaden los puerros y el calabacín, ambos limpios, pelados y troceados; y también una pizca de sal. Se tapa la cazuela y se deja hervir la mezcla, a fuego suave y durante 40 minutos. Cuando las patatas y los puerros estén cocidos, se saca la cazuela del fuego. En ese momento, se le agrega un refrito que se habrá elaborado previamente. Para ello, se cortan en láminas los dientes de ajo y se doran ligeramente en una sartén con dos cucharadas de aceite de oliva caliente.

Después, se le pone el punto de sal a todo el conjunto y se tritura con ayuda de un pasapuré (o una batidora) hasta conseguir una crema suave y uniforme. En caso de que quede excesivamente espesa, se le agrega un poco de agua caliente y se rectifica posteriormente con sal y una cucharadita de aceite de oliva. Se enfría en la nevera y se sirve, posteriormente, en unos cuencos con unos hilitos de aceite de oliva, cebollino triturado y acompañado de unos langostinos crujientes.

Continuar leyendo …