Por Cruz Varela | 16 Junio, 2017 a las 8:04 - Escrito en Opinión

José-Tomás Cruz Varela. Lo que hace unos tres años era considerado como anecdótico, concretamente las peleas y descalificaciones entre padres en el futbol base y otros deportes, actualmente ha pasado a convertirse en algo sistemático todos los fines de semana, protagonizado por los progenitores de niños entre 11 y 14 años, ante la atónita mirada de sus hijos.

Coubertin: "Citius, altius, fortius"

Coubertin: "Citius, altius, fortius"

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (11 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Para evitar las posibles críticas e identificaciones, dado que las diferencias en el comportamiento son mínimas no se citan nombres ni lugares. Siendo los padres los que asumen el protagonismo debatiendo sus discrepancias a puñetazos y patadas en las gradas, con la consiguiente interrupción de la competición. Imágenes que quedan grabadas en la mente de sus vástagos en bajo la atónita mirada de sus propios hijos. Imágenes que quedan grabadas con las consiguientes consecuencias futuras.

Los enfrentamientos, normalmente, siempre comienzan con un intercambio de insultos para derivar en una pelea que normalmente tratan de zanjar, familiares y aficionados aunque con escaso éxito, mientras que el resto de los asistentes se dedican a filmar las agresiones para enviarlas cuanto antes a sus amigos, quienes a su vez las reenvían a terceros para nutrir las redes sociales y medios de comunicación.

La gravedad de esta lacra ya no puede ser considerada como un hecho aislado, toda vez que desde el comienzo del 2017, tales enfrentamientos y violencias se contabilizan por docenas, tendencia que por desgracia sigue incrementándose, estimándose que en un 80% son los padres quienes inician las contiendas. Las agresiones físicas a los colegiados ya superan los 50 casos cada semana.

Continuar leyendo …

SSPA/IU-Equo. Ante el auge de consumo de alcohol entre jóvenes, cada vez de edad más temprana, y los problemas que genera así mismos, como al vecindario que sufren los actos vandálicos, suciedad y ruido que genera esta actividad, los grupos municipales de Sí se puede Aranda e Izquierda Unida-Equo elevamos al Ayuntamiento la siguiente propuesta:

Estado en el que quedan las calles después del "botellón"

Estado en el que quedan las calles después del

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (11 votos, media: 2.82 de 5)
Loading ... Loading ...

Propuesta para paliar los problemas generados por el botellón

Son numerosas las quejas vecinales que no están recibiendo respuesta desde el Ayuntamiento.

En el último pleno se lanzó por parte de la Alcaldesa la única propuesta dada por el Partido Popular de contratar seguridad privada.

Desde estos grupos en primer lugar dudamos de que esto sea legal ya que para ejercer la seguridad en la vía pública es necesaria una oposición en la que entre otras cosas enseñan a tratar con la ciudadanía y en segundo lugar no somos partidarios de crear en Aranda un estado
de sitio.

Hay que entender que el acto de hacer botellón no es sólo por el hecho de beber alcohol, sino que es también una forma de encuentro social sin distinción económica ni exclusión.

Con esta propuesta pretendemos conciliar el derecho al descanso del vecindario con el derecho al ocio de la juventud arandina.

Continuar leyendo …

Por Cruz Varela | 31 Mayo, 2017 a las 8:16 - Escrito en Opinión

José-Tomás Cruz Varela. Admitiendo que la revolución tecnológica es imparable, la primera consecuencia, como ya está ocurriendo también en España, supondrá un cambio transcendental y paulatino en el sistema de las relaciones laborales debido a la aparición de la llamada “economía colaborativa”, denominación no muy afortunada pero entendible.

El primer matiz diferenciador consiste en que los vínculos entre empleador y empleado quedan muy difuminados. De todos es conocido que el sector servicios supone la mayor parte de la actividad en detrimento de la industria, cuyas grandes empresas, por efecto de la robótica, están rediciendo puestos de trabajo.

Economía colaborativa y relaciones laborales

Economía colaborativa y relaciones laborales

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (8 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Lo que define realmente la cita economía colaborativa, está basado esencialmente en que bienes y servicios son suministrados por personas, debido a la desintermediación que supone Internet a través de una plataforma en lugar de compañías. Cuando nos hospedamos en un hotel, es la empresa quien provee el alojamiento, pero si la gestión se tramita a por medio de la E.C., la plataforma notifica la demanda, pero el servicio lo proporciona un particular que además marca el precio notablemente más económico, preocupándose y ocupándose de que el cliente quede lo más satisfecho posible, lo que se define como “lógica motivación por sus propios intereses”. En estos casos, las relaciones laborales son prácticamente inexistentes, dándose el caso que patrón y trabajador son la misma persona. Circunstancia que descoloca y evita la intervención de los llamados sindicatos de clase.

Similar situación está sucediendo en el sector del transporte de viajeros. Aplicaciones como Cabify a Uber , contactan con conductores que prestan sus servicios a los pasajeros que los demandan, nada que ver con la encorsetada regulación del taxi, colectivo fuertemente sindicalizado, que obviamente trata de defender sus derechos adquiridos, pero con precios totalmente fuera de mercado comparativamente con las mencionadas aplicaciones implantadas en otras partes del mundo. El taxi, tal como funciona actualmente está condenado a desaparecer o evolucionar radicalmente a posturas y precios más asequibles.

Continuar leyendo …