Por Redacción | 5 Marzo, 2020 a las 9:00 - Escrito en Salud

Redacción/Agencias. Después de la piel, el ojo es el órgano del cuerpo que sufre más daños a consecuencia de los efectos de los rayos ultravioleta (UV), sobre todo si practicamos deporte o cualquier tipo de actividad al aire libre y, en mayor medida, si estamos en alta montaña o en zonas con nieve, que actúa como espejo reflectante. Por supuesto, también en la playa o en el campo durante los meses de primavera y verano, cuando la radiación solar es cada vez mayor.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (5 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Por este motivo, las gafas de sol se convierten en el aliado perfecto “durante todo el año” para prevenir la aparición de determinadas enfermedades de los ojos o la degeneración ocular asociada a la edad, que se favorece con la exposición a la luz del sol y a la radiación ultravioleta, tal y como indica el Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León.

Pero para que el uso de gafas de sol sea efectivo es necesario tener en cuenta dos aspectos fundamentales. Por un lado, que los filtros sean los adecuados en cada momento y para cada persona; y por otro, que las lentes estén homologadas y sean adquiridas en establecimientos sanitarios autorizados, capaces de garantizar los controles de calidad necesarios.

“No hay que olvidar que el efecto del sol es acumulativo, lo cual, llevado a nivel de cristalino y retina -partes esenciales en el buen funcionamiento de la visión-, nos hace valorar que una buena protección hoy es un seguro para la visión del mañana”, asegura la decana, Inmaculada Aparicio, quien añade: “Los ópticos-optometristas nos encargamos de asesorar al usuario para que pueda escoger el tipo de gafas de sol más adecuado en función de las actividades que se realicen, preservando así su salud ocular”. Porque tampoco es lo mismo utilizar unas gafas en días nublados que en soleados, o en la playa que en la montaña, ni mucho menos todas están habilitadas para utilizarlas al conducir un vehículo.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 3 Febrero, 2020 a las 9:01 - Escrito en Salud

Redacción. La gripe en Castilla y León se sitúa por encima del umbral epidemiológico, con una tasa de incidencia semanal de 256,44 casos por cada cien mil habitantes (tasa estandarizada de 277,2) y un nivel de intensidad media en la Comunidad, según el último informe de la Red Centinela Sanitaria correspondiente a la semana 3/2020 (del 13 al 20 de enero).

Click en imagen para ampliar

Click en imagen para ampliar

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (3 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Dicho informe indica que la actividad gripal en Castilla y León tiene una mayor circulación de virus del tipo H1N1; la afectación es especialmente alta entre población infantil, con una tasa acumulada del 3 % entre los menores de cinco años.

Educación para la salud frente a la gripe

Es conveniente recordar que la gripe en una enfermedad estacional de origen vírico, de transmisión respiratoria, que cursa con cuadros de gravedad variables, pero que en la mayoría de los pacientes presenta una evolución favorable en la que las recomendaciones a tener en cuenta son las ya conocidas, sin necesidad de acudir a un centro sanitario para su adopción.

Entre las actitudes más importantes para afrontar esta patología están guardar reposo; mantenerse hidratado; tomar analgésicos y antipiréticos para mejorar el malestar (los antibióticos no son efectivos ante virus, por lo que su uso únicamente ha de venir a través de una prescripción facultativa y en las condiciones que indique el médico); evitar el tabaco y el alcohol; no administrar ácido acetilsalicílico a niños ni a adolescentes; y, si no es necesario salir, permanecer en casa.

Además de estas medidas de autocuidado existen otras de responsabilidad individual y solidaridad social para evitar la transmisión gripal y la extensión de contagios; son estas: lavarse a menudo las manos; toser o estornudar tapándose la mano con el brazo o con el codo, nunca con las manos; usar pañuelos desechables y tirarlos tras su utilización; evitar, asimismo, el contacto por personas con gripe; y no acudir al trabajo, a la escuela o a lugares concurridos, tales como centros comerciales, hospitales, centros de salud y otros, en el caso de padecer la enfermedad.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 23 Diciembre, 2019 a las 7:27 - Escrito en Salud

Redacción/Agencias. Estamos en plena época de resfriados y gripes. Unos no enferman jamás mientras que otros se pasan la vida con el pañuelo pegado a la nariz. El sistema inmunitario de cada persona es tan diferente como lo es su aspecto…

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Conforme se cumplen años, el sistema inmunitario se refuerza, por eso los adultos enferman menos que los niños, para quienes todos los virus resultan una novedad. Un sistema inmunitario veterano ha aprendido a reconocer a muchos de los invasores y a combatirlos, pero solo hasta cierto punto, porque también envejece y paulatinamente responderá peor a las agresiones.

Por ello, conviene prepararnos para tratar de reforzar nuestro sistema inmunitario para que funcione manteniendo un equilibrio general saludable y seguir una serie de consejos:

Hacer ejercicio cada día
No conformarse con dar un paseo, sino llevar una verdadera vida activa, practicando deporte a diario. Es una verdad probada que el ejercicio es la base de una vida saludable porque mejora el sistema cardiovascular, reduce la tensión arterial y ayuda a mantener el peso adecuado, es decir, contribuye a la buena salud y, por tanto, a que el sistema inmunitario funcione mejor.

No fumar
Y evitar también el tabaquismo pasivo. El humo del tabaco y recientemente se está probando que también el vapor perfumado de los cigarrillos electrónicos son causa de numerosos problemas de salud, incluidos los resfriados.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 16 Diciembre, 2019 a las 7:50 - Escrito en Salud

Redacción/Agencias. El sedentarismo es fuente de muchos males, incluido el sobrepeso y la obesidad, pero también se asocia a enfermedades del corazón, como la cardiopatía isquémica, a la hipertensión, la diabetes, la osteoporosis, a ciertos tipos de cáncer y al deterioro psicológico, incluidas la depresión y la ansiedad.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (3 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Según un estudio, el 49% de los hombres y el 60% de las mujeres no practican ejercicio. Y el abandono aumenta con la edad: a partir de los 65 años, el porcentaje de inactivos sube al 69% en el caso de ellos y al 74% para ellas. Y no solo eso, un 6,9% de nuestros mayores achacan sus problemas de movilidad a no haber practicado suficiente ejercicio.

Lo que no se ha hecho ya no se puede hacer, pero cualquier edad es buena para empezar a cuidarse, para mantener lo que se tiene y para mejorar la calidad de vida. Lo importante es crear un hábito de ejercicios. La pereza inicial se supera con motivación y perseverancia. La motivación está clara: vivir más y mejor. Solo queda insistir hasta adquirir la costumbre y luego no costará mantenerla; es más, se echará de menos cada vez que no sea posible practicar la rutina.

No todo el mundo puede ir al gimnasio, ni jugar torneos del pádel, pero sí está al alcance de cualquiera hacer lo posible por llevar una vida más activa. Es aconsejable que los mayores de 65 años practiquen, al menos, 150 minutos semanales de actividades físicas moderadas, aunque si se puede, es recomendable más tiempo y con más vigor. Esta actividad física hay que incluirla en cuatro categorías:

  • Ejercicios de resistencia, que elevan la respiración y la frecuencia cardiaca, que están indicados para mantener el peso y la energía y para el buen estado de las articulaciones.
  • Ejercicios de fuerza, que potencian o mantienen los músculos y reducen el riesgo de fracturas y lesiones.
  • Ejercicios de equilibrio para evitar caídas.
  • Ejercicios de flexibilidad, porque combaten la rigidez de la edad y conservan las funciones de músculos y articulaciones.

Continuar leyendo …