Por Redacción | 14 Febrero, 2022 a las 3:43 - Escrito en Es Noticia

Redacción. Poco podía imaginar el casto Valentino que la conmemoración de su martirio en el año 270 se convertiría, con el tiempo, en una fiesta en la que las parejas buscarían regalos que hacerse en los grandes almacenes y en una ocasión propicia para que hoteles, restaurantes y agencias de viajes empleen sus armas más seductoras para cautivar a los jóvenes, y no tan jóvenes, enamorados del siglo XXI.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (7 votos, media: 4.43 de 5)
Loading ... Loading ...

La fiesta de San Valentín, el ya conocido como “El Día de los Enamorados”, es una excusa tan buena como cualquier otra para mimar a la pareja. Por supuesto que los bombones, las flores, las corbatas o los libros vienen bien siempre, pero, en esta ocasión, nuestras propuestas van más allá. Se trata de regalar, o regalarse, experiencias que pocas veces se tienen ocasión de vivir y hacerlo en pareja añade un atractivo más.

El sueño de volar: El símbolo de los enamorados es Cupido, un serafín regordete, al parecer hijo de Venus y Marte, que con su pequeño arco y sus flechas vuela para enlazar parejas. Lo de volar es una de las carencias del ser humano. Pero si de verdad se quiere sorprender a la pareja, nada como invitarla a “volar” juntos. No lo harán como Cupido pero se puede aproximar. En varios lugares de España es posible, casi como flotar en el aire, en los llamados túneles de viento. Los hay en Madrid, Barcelona, Girona, Zaragoza… y también en Oporto. Por ejemplo, el que ofrece Windobona en Madrid para dos personas con dos “vuelos” cada uno de un minuto que recrea perfectamente el efecto de la caída libre con aire de turbulencias que irán tomando velocidad. La experiencia dura en total una hora y media, incluyendo la clase preparatoria, el equipo y la práctica con un monitor y cuesta 89 euros la pareja, por su parte en Windoor Realfly en Barcelona podrán disfrutar de una experiencia similar por 79 euros.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 15 Agosto, 2011 a las 9:32 - Escrito en Cultura

Redacción. La 14 Edición del Sonorana (una de las más concurridas y amplias en duración de la historia del certamen), puso ayer su broche de oro con  la esperadísima actuación de Amaral.

Fotografía: Javier Marqués |  Actuaciones en Sonorama 2011

Fotografía: Javier Marqués | Sonorama 2011

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (8 votos, media: 4 de 5)
Loading ... Loading ...

Poco le importó al numeroso público congregado la espera de más de media hora que medió hasta la aparición en el escenario de Amaral. Los más de 1.000 asistentes al concierto vibraron con la rotunda puesta en escena de los zaragozanos de su último trabajo “Hacia lo salvaje“.

Acordes más rotundos, ritmos más contundentes y un estilo escénico que no defrauda…. incluyendo algún guiño que otro al movimiento 15M.

Un monumental punto final a cuatro días de conciertos en distintos escenarios repartidos por toda la ciudad (Escenario Heineken, Escenario Ribera y Carpa Future Stars Lados Magazine dentro del propio recinto ferial - ver mapa GPS - y el Escenario Bodegas, Bus Red Bull, Escenario Piscina ó Café Central en el Casco urbano de Aranda de Duero).

Por ellos han pasado artistas de la talla de La Sonrisa de Julia, Coque Malla, Sex Museum, Miss Cafeina, Nacho Vegas, Dorian Ivan Ferreiro, Tachenko, Second, Delorean, Stay, La Habitación Roja, Teenage Fanclub y Amaral… entre otros muchos. El festival también ha dado cabida a formaciones de la localidad como Ni voz ni Botox,  Sick Devils ó Maldito Reloj.

Casi 40.000 asistentes.

Durante éstos días la población habitual de la localidad se ha visto prácticamente duplicada con la llegada de jóvenes (…y no tan jóvenes), provenientes de distintos puntos de España y Europa.

40.000 visitantes que, además de una buena oferta musical, han disfrutado plenamente de nuestra rica Gastronomía.

En las horas centrales y finales del día era habituar ver grupos de jóvenes a pie de calle degustando algunas de las propuestas culinarias de la Ribera ó bien, dedicándose en cuerpo y alma al tapeo por los distintos establecimientos de la localidad.

Cara…. y cruz.

Precisamente éstas masificaciones han sembrado cierta polémica entre los establecimientos de la localidad. Así, mientras la hostelería aplaudía la llegada de los numerosos asistentes al festival, los empresarios con establecimientos ubicados en alguna de las zonas estratégicas del Festival, dentro del propio Casco Urbano, nos reseñaban como les resultaba prácticamente imposible acceder a sus comercios, mantener una actividad comercial normal… ó incluso, preservar el buen estado de sus locales.

Y es que, una vez más… nunca llueve a gusto de todos. Afortunadamente, un año más, la valoración general  tanto del público asistente como de la gente de Aranda ha sido totalmente positivo, por lo que unos y otros se preparan ya para un Sonorama 2012 (15 Edición) que, a buen seguro… y siguiendo la tónica habitual, volverá a superar todas las mejores expectativas.