Por Redacción | 1 Julio, 2012 a las 16:57 - Escrito en Viña y fogón

Fotografía: Merche Abad | Los dulces de Convento, unos de los placeres de nuestra Gastronomía

Fotografía: Merche Abad | Unos de los mayores placeres de nuestra Gastronomía

Redacción. Durante éste fin de semana se está celebrando en Aranda de Duero la I Feria de Dulces de Convento, una muestra gastronómica que nos permitirá deleitarnos con esos pequeños placeres terrenales y culinarios primorosamente elaborados en nuestros Conventos y Monasterios.

Gran acogida del pueblo arandino

Gran acogida del pueblo arandino

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 4.25 de 5)
Loading ... Loading ...

Conventos y Monasterios han sido desde hace siglos, una referencia gastronómica de primer orden. La cuidada repostería monacal rivaliza en primor con vinos, mermeladas licores, quesos… Sin embargo, la tan acuciante crisis ha incidido también en éste tradicional sector, al reducirse las visitas, desplazamientos y flujos turísticos a éstos consagrados templos culinarios.

Por éste motivo, algunos entusiastas y buenos conocedores de la materia, como D. Agustín Meneses (Fotografía de la derecha), plantearon la interesante propuesta de llevar ésta producción monacal directamente al consumidor final mediante las Ferias de Dulces de Convento.

Repostería monacal

Repostería monacal

Un éxito de público.

La primera de éstas Ferias Monacales, tuvo lugar en la castellana localidad de Palencia, dónde cosecho un rotundo éxito de asistencia. Por éste motivo, la experiencia se hizo extensiva a otras localidades, como Aranda de Duero, en cuya Plaza Mayor (ver mapa GPS), y durante éste fin de semana hemos podido disfrutar de una continua asistencia de público. Y es que… nuestra capital Ribereña si por algo se caracteriza es por saber apreciar los mejores yantares.

Arandinos y ribereños pueden, por lo tanto, degustar los productos de 59 monasterios (entre ellos los de Caleruega, Lerma, San Pedro de Cardeña ó Belorado): pastas castellanas, almendras garrapiñadas, pastas de té, amarguillos, tartas, almendrados, bizcochos, las tradicionales yemas, perlas de Noja…. y más allás de la oferta estrictamente repostera: vinos, mermeladas, licores y deliciosos quesos. Nada menos que 188 variedades y todo un espectáculo culinario.

Continuar leyendo …