Por Jorge Romero | 27 Julio, 2015 a las 8:10 - Escrito en Viña y fogón

Aceite y vinagre para elaborar vinagreta

Aceite y vinagre para elaborar vinagreta

Chef Jorge Romero. La salsa vinagreta es uno de los aliños caseros más tradicionales, sabrosos y fáciles de preparar. Aceite, vinagre y sal. Con estos tres ingredientes tan comunes en cualquier cocina podemos preparar una salsa vinagreta muy sencilla y deliciosa.

Vinagreta para ensaladas

Vinagreta para ensaladas

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Basta combinarlos en su adecuada proporción (tres medidas de aceite por una de vinagre, más una pizca de sal al gusto), y remover con ayuda de un tenedor hasta obtener una consistencia cremosa. Su facilidad de elaboración la ha convertido en una opción muy popular que, además, nos permite una gran cantidad de combinaciones diferentes.

Las vinagretas más simples

La vinagreta se puede emplear en infinidad de recetas. Se considera una “salsa emulsionada inestable” ya que, por mucho que mezclemos sus ingredientes, el reposo tiende a separar otra vez los elementos líquidos. Esto se debe a que el ingrediente principal es el aceite, cuya densidad es menor que la del vinagre. Las medidas adecuadas para hacer una vinagreta básica son las siguientes: tres partes de aceite por cada parte de vinagre, y sal al gusto.

Si bien la preparación es muy sencilla, podemos jugar con diferentes combinaciones:

Tipo de aceite. Si utilizamos un aceite de oliva virgen, nos saldrá una vinagreta más densa que si usamos aceite de girasol o de semillas. Podemos obtener notas únicas de sabor si empleamos aceites aromáticos; por ejemplo, al macerar unos dientes de ajo, unas hojas de albahaca o unas rodajitas de pimienta cayena. Este tipo de mezclas hará que nuestras vinagretas adquieran unos matices muy interesantes para realzar nuestros platos.

Continuar leyendo …

Por Jorge Romero | 21 Mayo, 2014 a las 8:06 - Escrito en Viña y fogón

Chef Jorge Romero. Aliñar una ensalada no es complicado. En general, con tres ingredientes básicos como el aceite, el vinagre y la sal podemos hacer unas vinagretas muy agradables, y variadas, gracias a la diversidad de productos que se comercializan hoy día.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (3 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Existen muchas opciones para aderezar las ensaladas; casi todas son económicas, prácticas y fáciles de preparar, de modo que la elección entre unas y otras es una cuestión de gustos. En este artículo se reseñan cinco salsas rápidas y sabrosas para aliñar las ensaladas: desde las clásicas vinagretas y mayonesas, con sus variantes, hasta otras agridulces, de queso o de yogur.

1. Vinagretas, un aliño clásico con muchas posibilidades

Para aliñar ensaladas, la salsa más utilizada es la vinagreta. Por lo general, acompaña ensaladas con una base de hojas (lechugas, canónigos, escarolas, achicoria, rúcula, etc.), que además contienen otros vegetales (cebolletas frescas, espárragos, tomates, pimientos), elementos proteicos (como huevos, pescados en conserva o ahumados) e incluso algún toque frutal. Sus proporciones son tres medidas de aceite por una medida de vinagre y una pizca de sal. La vinagreta es una emulsión inestable, ya que el aceite y el vinagre tienen densidades diferentes y, si se deja en reposo, estos ingredientes se separan. Por ello es necesario batirla justo en el momento de aliñar -ya sea en un bol o en un vaso-, de manera que forme una crema uniforme.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 24 Abril, 2014 a las 8:46 - Escrito en Viña y fogón

Chef Jorge Romero. La salsa vinagreta es uno de los aliños caseros más tradicionales, sabrosos y fáciles de preparar.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (3 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Aceite, vinagre y sal. Con estos tres ingredientes tan comunes en cualquier cocina podemos preparar una salsa vinagreta muy sencilla y deliciosa. Basta combinarlos en su adecuada proporción (tres medidas de aceite por una de vinagre, más una pizca de sal al gusto), y remover con ayuda de un tenedor hasta obtener una consistencia cremosa. Su facilidad de elaboración la ha convertido en una opción muy popular que, además, nos permite una gran cantidad de combinaciones diferentes. Os proponemos algunas de ellas.

Las vinagretas más simples

La vinagreta se puede emplear en infinidad de recetas. Se considera una “salsa emulsionada inestable” ya que, por mucho que mezclemos sus ingredientes, el reposo tiende a separar otra vez los elementos líquidos. Esto se debe a que el ingrediente principal es el aceite, cuya densidad es menor que la del vinagre. Las medidas adecuadas para hacer una vinagreta básica son las siguientes: tres partes de aceite por cada parte de vinagre, y sal al gusto.

Si bien la preparación es muy sencilla, podemos jugar con diferentes combinaciones:

Tipo de aceite. Si utilizamos un aceite de oliva virgen, nos saldrá una vinagreta más densa que si usamos aceite de girasol o de semillas. Podemos obtener notas únicas de sabor si empleamos aceites aromáticos; por ejemplo, al macerar unos dientes de ajo, unas hojas de albahaca o unas rodajitas de pimienta cayena. Este tipo de mezclas hará que nuestras vinagretas adquieran unos matices muy interesantes para realzar nuestros platos.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 15 Abril, 2014 a las 9:38 - Escrito en Viña y fogón

Chef Jorge Romero. El aceite de oliva es un alimento saludable. Numerosas investigaciones -entre ellas, el estudio Predimed- han señalado sus beneficios para el organismo, en especial, en la mejora de los niveles de colesterol y en los marcadores de salud cardiovascular.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (5 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Pero, además de estas propiedades, el aceite de oliva es un ingrediente estupendo para crear en la cocina. Su textura, su aroma y su sabor característicos son capaces de realzar numerosos tipos de comidas, al tiempo que admiten distintos toques personales. Con hierbas, cítricos, canela o con especias son solo algunas de las muchas posibilidades que podemos explorar. A continuación se proponen seis ideas para aromatizar el aceite y aportar nuevos sabores a la mesa.

Aceites aromáticos: seis ideas para preparar en casa

Los aceites aromatizados son muy fáciles de preparar y dan mucho juego en la mesa. En crudo, funcionan muy bien como aliños especiales para ensaladas y platos fríos, o como ingredientes de vinagretas y mayonesas. Sin embargo, también se utilizan en preparaciones en caliente, como pescados o verduras cocinadas al horno o a la plancha. En este último caso conviene no emplearlos como aceite principal de la elaboración, sino utilizarlo en el último momento y a modo de complemento para que no pierda su aroma y sus matices.

Aceite a las especias.
Ingredientes: 3 ramitas de romero fresco, 3 ramitas de tomillo fresco, 3 ramitas de orégano fresco, 3 ramitas de hierbabuena fresca, 3 ramitas de albahaca fresca, 1 cucharada sopera de sal de grosor mediano y 1 litro de aceite de oliva virgen extra.
Preparación: Limpiar las hierbas con un papel de celulosa, pero sin lavarlas. Machacarlas ligeramente en el mortero y colocarlas en un tarro de boca ancha -que antes habremos hervido y secado-, espolvoreándolas con sal a medida que las colocamos. Llenar así unas 3/4 partes del tarro. Agregar el aceite, hasta asegurarnos de que cubra a las hierbas por más de 2-3 cm y tapar de manera hermética. Poner en un sitio resguardado durante 3 semanas. Filtrar por un colador fino y pasar a una botella limpia, poniendo alguna ramita dentro.

Continuar leyendo …