Por Webmaster | 13 Octubre, 2010 a las 7:46 - Escrito en Cultura

Natalia Morales. Un destacable efecto de la escritura es su capacidad para trasladar a otros lugares remotos, épocas legendarias, y hacer soñar o vibrar. Su sentido varía según el escritor y la esencia que esconde cada una de sus palabras. Muchas veces las temáticas se repiten pero el significado no. Truman Capote lo dijo: “El mayor placer de la escritura no es el tema que se trate, sino la música que hacen las palabras”.

Fotografía: Fabrice Saint-Martin

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (7 votos, media: 4.86 de 5)
Loading ... Loading ...

En la presentación de su libro “Cuentos históricos del pueblo africano” (Ediciones Almuzara) en las jornadas de literatura organizadas por los Amigos de la UNESCO y la librería La Ploma, el escritor Johari Gautier Carmona ha hablado de la escritura como un acto de consciencia y de conexión universal, con el que se puede entender otras culturas e incluso generar un sentimiento de hermanamiento. A través de sus cuentos, el autor franco-español trata de poner en evidencia lo mejor de un continente al que podemos sentir y conocer con más profundidad.

La escritura puede adoptar una dimensión humana y ofrecer una perspectiva insólita sobre la historia.

Un acto de conciencia“. Así es cómo ha definido Johari Gautier el proceso de creación de su reciente libro de cuentos en el que ha querido expresar la riqueza de unos orígenes que le han incitado a acercarse a culturas tan exóticas como las del Caribe y África. A lo largo de esta obra que recopila 18 relatos y abarca poco más de 3000 años de historia del pueblo africano, el autor dice haber crecido y haberse acercado a un pueblo maravilloso que, pese a haber vivido tiempos dolorosos, brilla por su riqueza cultural e histórica. “Ahora más que nunca, siento un gran respeto y una admiración por el continente africano“, nos explica Johari Gautier. Esta sensación de conexión y de hermanamiento es justamente lo que el autor quisiera compartir con el lector. “Me gustaría que el lector conociera el lado más humano y admirable de este pueblo“.

La memoria y la literatura son elementos indisociables según el escritor español Juan Marsé,y Johari Gautier comulga completamente con este punto de vista. La escritura es un ejercicio que procura eternizar un acto o un evento en la memoria colectiva. Sin embargo, este ejercicio común y corriente Johari Gautier lo hace en esta ocasión con la abierta intención de indagar en sus raíces y expresar su riqueza multicultural. Por lo tanto, este libro no puede considerarse “un ajuste de cuentas”. Es un homenaje en tono positivo y una necesidad de sentirse unido más allá de los simples estereotipos y habituales muestras de compasión. El tono positivo que libera este libro se basa en filosofías tan influyentes como la ley de reciprocidad de Martin Luther King, el panafricanismo de William Edward Du Bois o incluso la filosofía Ubuntu hecha famosa por Nelson Mandela que alaba la grandeza del éxito colectivo y la fuerza del perdón. Todas estas corrientes de pensamiento han influido especialmente en el contenido y la presentación de este libro que empieza con un introito dedicado a la memoria histórica y la compenetración afrocaribeña.

trans La escritura como elemento conciliador

Más allá de la investigación histórica, Johari Gautier Carmona nos habla de ciertos recursos literarios ineludibles para conectar y apreciar el África profunda. Esa África mágica y misteriosa descrita con la sensibilidad del lugareño. Donato N´dongo, Wole Soyinka o Emmanuel Dongala son dos autores imprescindibles para percibir el África con todos los sentidos. También la obra de Mía Couto es recomendada por el mundo maravilloso que describe y su lenguaje original. Otras obras como “Akhenatón” de Naguib Mahfuz o “Caso cerrado” de Henri Lopes dan un enfoque interesante sobre aspectos concretos como el Egipto de los faraones o las cuestiones de identidad de la diáspora africana. Si bien todavía quedan muchos temas por abordar en el caso de África, algo queda claro y es que, para el lector interesado, África está cada vez más cerca y desde una perspectiva cada vez más humana.

Por Johari Gautier Carmona | 29 Agosto, 2010 a las 13:16 - Escrito en Cultura

Johari Gautier Carmona. Más allá del papel y de la simple técnica, de las historias más extravagantes y de los Best-sellers, existe en una escritura terapéutica y sanadora. Una escritura que ayuda a la toma de decisiones, la concienciación y la construcción del destino que uno se plantea.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 4.83 de 5)
Loading ... Loading ...

Esa escritura es la que el editor y escritor Manuel Pimentel describe en su última obra: “El libro de la escritura vital” (Almuzara, 2010). En este ensayo didáctico e inspirador, elaborado sobre la base de conceptos teóricos pero también de vivencias, el autor demuestra que la escritura representa una fuente de enseñanzas, de motivación y espiritualidad para afrontar los grandes retos de la vida. Con esta obra descubrimos que “vivir es escribir tu propia novela”.

Paralelismo entre la novela y la vida misma

Las crisis representan oportunidades de crecimiento y de adaptación. “Muchos maestros han escrito sus grandes obras tras padecer periodos atormentados, que les resultaron, finalmente, manantial de inspiración“. Así lo explica Manuel Pimentel en una obra nacida justamente en esos momentos de la vida en los que uno se cuestiona profundamente y debe tomar decisiones difíciles. En aquel periodo de adversidad que conoció el escritor, la escritura se presentó como un instrumento de superación y de fortalecimiento. “Mientras más lo pensaba, más me sorprendía el paralelismo entre la novela y la vida“, nos explica Manuel Pimentel.

La escritura es el arte de crear nuevos mundos con la palabra, hilvanar historias fantasiosas o realistas. Puede considerarse un modo de vida o, por lo menos, una forma especial de relacionarse con ella. Incluye diversas técnicas, conceptos y fórmulas que, aunque pueda parecer exagerado, se aplican perfectamente a nuestra vida y nos ayudan a enfrentarnos a nuestros mayores retos, sueños o deseos. Somos lenguaje. Expresamos nuestras experiencias a través de él. Somos seres relatadores y construimos nuestra identidad con los relatos que escuchamos en nuestro entorno y otros que creamos. De este modo es cómo se funda nuestra personalidad. Así pues, si perseguimos en esta dirección, es fácil concluir que nuestra vida se asemeja a una novela en la cual podemos (aunque no totalmente) cambiar la trama, los argumentos y los personajes. Los actos de hoy tienen efectos en el futuro y, de la misma manera, el futuro que soñamos configura nuestro presente.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 25 Julio, 2010 a las 13:16 - Escrito en Cultura

Julio Antón. Desde los tiempos de los Egipcios, África nos ha ido enviando señas de humo, mensajes de sabiduría, destellos de brillantez que hemos tratado de reproducir e integrar a nuestras costumbres.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (8 votos, media: 4.88 de 5)
Loading ... Loading ...

Hubo un tiempo en que África lo era absolutamente todo. Era el principio y el fin de la Humanidad. Eso era hace miles de años, por no decir millones, pero no hace falta ir tan lejos, rebuscar tanto en la historia, para descubrir riquezas de un pueblo africano que siempre ha vibrado por su sensatez, su extravagancia, su calidez y su gran filosofía.

Simplemente traspasando los límites que impone la lacerante trata negrera y la humillante colonización, descubrimos a pueblos tan poderosos como los de Egipto, Axum, Mali o Songhai. Todas potencias deslumbrantes que marcaron su tiempo con raudales de oro, empresas tan atrevidas como cruzar el atlántico, alianzas de estabilidad con imperios claves como el Imperio Bizantino o conquistas tan extensas como las de Alejandro Magno.

Todas estas anécdotas son algunos de los acontecimientos históricos que recoge la exquisita obra “Cuentos históricos del pueblo africano” de Johari Gautier Carmona (Ediciones Almuzara, 2010).

Pero va mucho más allá, más lejos de la simple puesta en escena, poniendo a los protagonistas en su contexto original, en decorados que transmiten toda la tensión o la grandeza del momento, con personajes que expresan sus sentimientos, esos mismos sentimientos que, nosotros europeos, les hemos prohibido expresar a través de nuestra omnipresencia y prepotencia cultural.

Si algo se hace palpable con este libro es que África merece otra mirada, otro acercamiento, para aprender de ella, disfrutarla, sentir que no somos ni más ni menos que hermanos separados por, poco más que un hilo de agua salada. Porque, al final, ¿de dónde ha sacado Europa y Occidente sus riquezas? De África primero y de América después.

Continuar leyendo …

Johari Gautier Carmona. “Un libro de tensiones fronterizas”. Así es cómo el novelista José Luís Muñoz describe su última obra, La frontera Sur, publicada por Almuzara (2010) y con la cual ha ganado el premio de novela negra Ciudad de Carmona.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 4.83 de 5)
Loading ... Loading ...

En ella retrata las enormes diferencias que caracterizan una misma geografía como puede ser la frontera entre la California de Estados Unidos y la baja California en México. Los contrastes económicos, la inmigración masiva, el miedo, el alzamiento de un muro entre dos países, la guerra al narcotráfico y la corrupción son algunos de los elementos que sirven de decorado para una obra que se enmarca en el género que tan bien domina el autor: la novela negra.

La historia nace de una de sus obras anteriores: Lluvia de Nickel (que publicó en el año 2004) y tras un viaje a la ciudad de Las Vegas en la que pudo comprobar la omnipresencia del juego, el gusto por la ostentación y el despilfarro. El personaje principal, Mike Demon, es un agente de seguros acostumbrado a viajar a menudo, que invierte gran parte de su dinero en mujeres dóciles y complacientes, sin esperar más retribución que la del placer inmediato y variado.

Típico sureño de Estados Unidos, racista y frío, primario y cerrado con una cierta inclinación por las mujeres exóticas, el hombre cae en su propia trampa y se enamora de una prostituta mejicana que le cambia todos los esquemas: Carmela. Ella tiene algo especial, algo distinto, su inocencia, su pureza y dulzura quizás, elementos que hacen temblar a cualquiera y, sobretodo, al protagonista. Asimismo, Mike Demon se ve envuelto en una historia en la que pierde el control, se deja enredar y cruza otra frontera más lejana y deslumbrante que la simple línea geográfica: la del amor.

La ironía de enamorarse en una casa de citas o de una mujer que cobra por sus servicios nos lleva a centrarnos en esa profesión de alto riesgo y de gran entrega que es la prostitución. ¿Cómo es que aparece en tantas obras de novela negra? ¿Por qué llama tanto la atención? José Luis Muñoz explica que es un negocio habitualmente relacionado con tramas criminales o delincuentes.

Por ese motivo, el prostíbulo se ha convertido en un escenario inevitable de las novelas negras en el que se forman relaciones inesperadas, se hacen confidencias o, simplemente, se trata de olvidar la insulsez de una vida rutinaria. Un prostíbulo siempre esconde un chulo, un traficante o una prostituta y de ahí pueden partir las anécdotas más interesantes. Pero más allá de la simple relación con el crimen, el autor reconoce que la prostitución tiene un atractivo literario evidente. “Personas totalmente desconocidas se encuentran y negocian algo tan enigmático como el placer”. Ese puede ser el motivo por el cual la prostitución aparece en muchas otras obras clásicas.

Preguntado sobre lo que ha supuesto para él ganar el premio ciudad de Carmona, José Luís Muñoz comenta que ha ganado en exposición y reconocimiento. “Ganar un premio siempre es importante”, explica él y añade que éste es el primer premio de Novela negra que se le concede pese a tener más de 26 obras publicadas y varios galardones.

No es noticia el hecho que el autor se sienta muy cómodo en este género, gran parte de sus obras lo demuestran y le permiten ahora estar en la primera línea española de la novela policiaca. Según él, “la novela negra es la novela social del siglo XXI”. A través de ella, uno puede retratar la cruda realidad de los ambientes más desconocidos, hablar con libertad de los vicios y los ideales de los personajes con tramas novedosas y palpitantes.

Para el que ya haya leído la novela La Frontera Sur, José Luis Muñoz revela que tiene una nueva obra en camino. Tratará esta vez del nazismo y de un doctor prófugo del que se desconoce el paradero. La novela ha implicado una investigación sobre los métodos que empleó para burlar a las autoridades y, sin lugar a dudas, enganchará al lector con la misma facilidad. De momento, la intriga ya está servida