Por Redacción | 19 Septiembre, 2011 a las 6:40 - Escrito en Cultura

Redacción/Agencias. Este nuevo complejo cultural constituye un claro ejemplo de la necesidad de concertación y participación público-privada en los distintos proyectos de dinamización turística y cultural.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, presidió ayer domingo junto a la ministra de Cultura de Noruega, Anniken Huitfeldt el acto de inauguración de la Capilla de San Olav, en la localidad burgalesa de Covarrubias. Se materializa así el deseo expresado hace casi 750 años por la princesa Kristina de Noruega a su marido, el infante Felipe (hermano del rey Alfonso X el Sabio de Castilla y León), de construir una capilla en España en honor a Olav el Santo. Con la construcción de esta capilla se recupera el estrecho enlace que entonces unió a ambos países.

En su intervención, el presidente de la Junta ha destacado que la construcción del Complejo Cultural de la Capilla de San Olav constituye un claro ejemplo de la necesidad de concertación y participación público-privada en los distintos proyectos de dinamización cultural, ya que en la financiación de éste confluyen tanto la Junta de Castilla y León y Fondos Europeos, como distintas entidades privadas entre las que se encuentran Caja Burgos y Caja Círculo.

Proyecto conjunto

Al mismo tiempo, se trata de un proyecto que contribuye a la internacionalización y promoción exterior de Castilla y León, puesto que ha sido desarrollado conjuntamente por instituciones públicas y entidades privadas tanto castellanas y leonesas como noruegas. Por último, este nuevo equipamiento va a enriquecer y dinamizar la vida cultural de la emblemática villa de Covarrubias, al vertebrar nuevas rutas de atracción turística que permitirá aumentar la oferta de contenidos culturales en un entorno de interés paisajístico.

El importe total de las obras de construcción de la Capilla de San Olav ha superado el millón de euros, de los que la Junta de Castilla y León ha aportado 300.000 euros.