Por Antonio Adeliño Vélez | 30 Abril, 2021 a las 7:23 - Escrito en Cultura

Antonio Adeliño Vélez. Hemos estado durante unas semanas en esta revista, sin poder disfrutar de las viñetas de nuestro redactor gráfico Pedro Félix, y ahora que renueva su colaboración diaria, voy a reflexionar en voz alta sobre el arte de contar historias en dibujos.

Es un arte saber dibujar y no es nada fácil plasmar una idea con cuatro trazos, pero si el dibujante sabe contar historias, tendremos un cuentista que pinta o un pintor de relatos. En ambos casos un narrador que dibuja.

Río fronterizo

Río fronterizo

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (10 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Pintar o dibujar es algo más que expresar unas ideas, porque es el reflejo de la personalidad del dibujante, aunque no domine las artes plásticas. Todos hemos pintado alguna vez, y en aquellos garabatos hemos plasmado con mayor o menor acierto, nuestros deseos, fantasías, ilusiones o anhelos.

Dibujar una viñeta o pintar una escena cotidiana, no deja de ser una aventura cuyo final desconocemos al inicio. Porque el dibujante realiza su trabajo a partir de garabatos que van dando forma a las ideas, de tal manera que a los primeros trazos, se le suman añadidos y se va retocando el dibujo original hasta que termina contando una historia. Algo así, como el cuenta cuentos que con la palabra, va dando vida a los personajes que aparecen en el relato.

Al dibujar estamos compartiendo ideas, ya sea porque las copiamos de los acontecimientos cotidianos o porque las imaginamos extrayéndolas de nuestras ensoñaciones. De esta forma confluyen en el dibujo dos ilusiones: La de quien inició la obra que cuenta una historia a su manera, y la del observador del trabajo que construye o imagina su propio relato. Por tanto se puede afirmar que los trazos despiertan utopías y los colores transmiten emociones.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 27 Marzo, 2021 a las 1:12 - Escrito en Cultura

Imagen de la película “La Pasión de Cristo”

Imágenes de la película “La Pasión de Cristo”

Antonio Adeliño Vélez. Saben nuestros lectores que la Semana Santa comienza el Domingo de Ramos y que ese día se lee en la misa, el relato evangélico de la pasión del Señor. Pues bien, este año se están leyendo en la liturgia de la Iglesia Católica, las lecturas evangélicas del ciclo B, que corresponden al evangelista san Marcos.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (15 votos, media: 4.6 de 5)
Loading ... Loading ...

San Marcos era jovencito cuando aconteció la dramática crucifixión y muerte de Jesucristo. La tradición eclesiástica le sitúa en el Huerto de los Olivos, cuando Jesús es apresado y abandonado por los discípulos que se dan a la fuga. El adolescente Marcos sigue al cortejo, embozado en una sábana, pero cuando trataron de echarle mano, salió corriendo desnudo.

La finalidad del Evangelio de san Marcos, es mostrar que Jesús es el Hijo de Dios, por lo que ante la pregunta que se hacen los discípulos: ¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?, o la de sus paisanos: ¿No es este el carpintero, el hijo de María?; ofrece la respuesta en tres escenas de revelación. La primera acontece en el bautismo del río Jordán, donde una voz del cielo afirma: “Tú eres mi hijo amado”. (Mc. 1,11). La segunda ocurre en el monte Tabor en el suceso de la transfiguración, cuando se escucha desde una nube: “Este es mi Hijo amado, escuchadle”. (Mc. 9,7). Y la tercera es la más rotunda, por ser la confesión de un centurión romano y pagano, que extrañado de las circunstancias que rodean la crucifixión del Gólgota, afirma: “Verdaderamente este hombre era hijo de Dios“. (Mc. 15, 39).

El evangelista se dirige a comunidades cuyos miembros proceden del paganismo y a cristianos que vacilan ante las persecuciones que están sufriendo, por lo que debe proclamar con toda contundencia lo que el centurión pagano declaró en la tarde tormentosa del Calvario, que Jesús es Hijo de Dios. Una confesión que suponía arriesgar la vida, y no era ninguna broma, creer en Jesucristo, Hijo de Dios (El Mesías) que murió y resucitó por salvar al género humano.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 3 Marzo, 2021 a las 8:51 - Escrito en Es Noticia

Páramo del Argallar

Páramo del Argallar

Antonio Adeliño Vélez. ¡Ya tenemos nombre para el páramo! Así, de esta forma tan expresiva nos comunicaba la Asociación Cultural “La Iluminaria” de Terradillos de Esgueva (Burgos), la elección popular del nombre para una paramera que se extiende por los términos municipales de cinco localidades que también comparten la vega del río Esgueva.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (12 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

La primera semana de diciembre, sustituyendo a su 32ª Semana Cultural suspendida por la pandemia del coronavirus, la Asociación Cultural La Iluminaria, de Terradillos de Esgueva lanzó la propuesta de poner nombre al páramo que ocupa parte de su término municipal y que se extiende también por las cercanas localidades de Pinillos de Esgueva, Cabañes de Esgueva, Villatuelda y Torresandino.

El proceso comenzó con la aportación libre de nombres para el páramo. Llegaron 40 propuestas entre las cuales tres lingüistas seleccionaron 10. Se abrió entonces un proceso de votación popular que ha concluido el día 28 de febrero, con la celebración virtual de Las Marzas. Un canto tradicional que da la bienvenida a la primavera meteorológica en los climas mediterráneos, aunque en nuestra paramera con casi mil metros de altitud, se retrase un poquito más.

En la fase de búsqueda y elección del nombre, han participado 258 personas, y el más votado, con un 40,7 %, ha sido “Páramo del Argallar”. Esta palabra tradicional, aún usada en la zona, significa inclinarse a un lado, ladearse, desestabilizarse hasta casi caer. De esta manera, el nombre elegido, pone en valor al mismo tiempo una palabra y una zona geográfica de 2.700 Has.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 19 Enero, 2021 a las 8:56 - Escrito en Cultura

Antonio Adeliño Vélez. Fernando Arribas Lázaro (Nano), ha vuelto al colegio donde cursó sus estudios primarios en el barrio arandino de Santa Catalina, para decorar una de sus paredes con un mural que recrea los sueños infantiles y transmite un mensaje de amistad, entre personas de diversas procedencias.

muralnano arandahoy Nuevo Mural de Nano en Santa Catalina

Click en foto para ampliar

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (14 votos, media: 4.79 de 5)
Loading ... Loading ...

Los pequeños colegiales que, tras las vacaciones navideñas, regresaron a las aulas del colegio de nuestro barrio, se llevaron una grata sorpresa al contemplar sobre una de las fachadas de su centro educativo, un bonito mural donde se puede ver a dos niños volando a lomos de un divertido dragón extraído de los cuentos infantiles.

Es un trabajo encargado por la dirección del colegio público y la AMPA para reflejar la amistad entre las diversas razas y culturas, que es la esencia de este colegio donde conviven y se forman, niños de distintas nacionalidades.

Este mural, es el segundo de Nano que adorna las paredes del colegio de Santa Catalina, pues en 2017 pintó en la portada principal del edificio, otro por encargo del Ayuntamiento arandino, dedicado a la igualdad entre sexos con el lema “Si nos educas en igualdad, seremos iguales”.

En total, son ocho los murales que el artista arandino afincado en Valladolid, ha pintado en el barrio de Santa Catalina. Frente a la iglesia se halla la alegoría del barrio, con la imagen de santa Catalina presidiendo la escena. Al inicio de la calle Pizarro, se retrata el alma castellana en figura de mujer que encarna la esencia de la región y del barrio. En la Avenida de Burgos, un mural costumbrista homenajea al empresario y emprendedor Gerardo de la Calle. Al final de la calle Alameda, un labrador y una chimenea, recuerdan los orígenes del barrio. Al inicio de la calle Alameda, un trampantojo retrata a varios personajes conocidos y es un giño a la sociedad que se asoma a los balcones durante un confinamiento. Y en la Plaza Maestro Nebreda, un falso escaparate refleja el sueño de los comerciantes del barrio.