Por Antonio Adeliño Vélez | 22 Mayo, 2017 a las 8:00 - Escrito en Cultura

Ermita de La Aynosa (Cilleruelo de Abajo)

Ermita de La Aynosa (Cilleruelo de Abajo)

Antonio Adeliño Vélez. Existe una coplilla que se recita con frecuencia en los pueblos del valle del río Esgueva, seguramente adaptada del cancionero popular castellano, que se refiere a una semana de fiestas y romerías que dice así: Lunes a La Blanca / Martes a Monzón / Miércoles La Aynosa / Jueves la Ascensión / Viernes de Dolores / Sábado llovió / Y esta semanita / No trabajo yo.

La letra nos recuerda aquellos tiempos en que en el mundo rural, se trabajaba de sol a sol y sólo se descansaba el domingo, por lo que suponía un alivio que a mitad de semana se celebrara una fiesta para acortar los días laborables y aliviar la pesadumbre de las semanas camperas.

Ventana románica de la ermita de La Blanca (Pinillos de Esgueva)

Ventana románica de la ermita de La Blanca (Pinillos de Esgueva)

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Seguramente no gustaba a todos estos descansos intermedios, y de ahí que aparecieran estos chascarrillos con un fundamento histórico que voy a relatar para rescatar del olvido, costumbres ancestrales que han perdurado al derrumbe y desaparición de las poblaciones donde surgieron.

La Blanca es una Virgen románica con ermita en Pinillos de Esgueva y su romería se celebra actualmente el sábado anterior a la Ascensión (antiguamente era el lunes anterior a la Ascensión). La imagen se guarda en la iglesia parroquial, porque la ermita se halla a cuatro kilómetros del pueblo dirección norte en un descampado con abundante agua, donde a comienzos del segundo milenio se levantó un poblado del que solo se conservan restos de su iglesia. El templo se ha convertido en ermita y los elementos románicos que incorpora nos hablan de su longevidad, como podemos apreciar en la ventana sur del ábside. Cuenta la tradición que durante muchos años, vivió un ermitaño que se sustentaba con el aceite que manaba de la fuente milagrosa que brota al pie de unos peñascos.

Monzón es una aldea próxima a Gumiel de Mercado y en el siglo XVI figura como anejo de dicho municipio. La ermita de Monzón es una construcción del siglo XV con portada gótica flamígera y arcada conopial que remata en una peana flameante, y durante siglos fue la iglesia parroquial de la desaparecida población homónima. Se halla a tres kilómetros de Gumiel de Mercado junto a la carretera que va a Gumiel de Hizán. Este lugar estuvo habitado hasta mediados del siglo pasado y los niños del Coto de Monzón, iban a la escuela de Quintana del Pidio. El santo titular de la ermita es San Juan y su fiesta se celebra el 24 de junio, con procesión por el entorno del paraje, durante la cual se baila delante del santo. En tiempos remotos y a tenor de la copla popular, su romería se celebraba el martes de la semana de la Ascensión.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 26 Abril, 2017 a las 8:09 - Escrito en Es Noticia

Antonio Adeliño Vélez. Iniciada la campaña para realizar la declaración de la renta (IRPF) conviene saber que marcar la “x” en la casilla de la Iglesia Católica para que una parte de nuestros impuestos se destine a su sostenimiento, es absolutamente gratis.

La Agencia Tributaria no nos cobrará más, en caso de que debamos pagar; ni nos devolverá menos, si nos correspondiera una devolución.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (10 votos, media: 4.6 de 5)
Loading ... Loading ...

Fotografía: Merche Abad | Iglesia de Santa María

Fotografía: Merche Abad | Iglesia de Santa María

Pero además de no costarnos nada, es una obligación moral como católicos, ayudar a la Iglesia en sus necesidades. Es hora de despojarnos de los rancios prejuicios anticlericales que algunos vuelven a cacarear, y si en España se confiesan católicos el 70,2% de los ciudadanos, no es coherente que sólo sean un 35% quienes marquen la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta.

Marcar la “x” es también un acto soberano y democrático, pues por una parte decidimos lo que queremos que se haga con un pequeño porcentaje de nuestros impuestos, y por otra manifestamos que estamos a favor de la libertad religiosa consagrada en la Constitución Española, como uno de los valores inherentes al ser humano.

Para el creyente, esta aportación será el dinero mejor invertido del año, pues es una forma de adherirse a las actividades pastorales de la Iglesia, ya que sin ese apoyo económico, el clero no podría dedicarse a anunciar el Evangelio y a administrar los sacramentos, y se vería mermada o anulada la labor social que realizan los distintos organismos eclesiales. Y para las personas de buena fe, es una oportunidad de reconocer el esfuerzo que se realiza en el campo asistencial, educativo, o de conservación del patrimonio cultural histórico y artístico.

Detrás de cada “x” hay una historia. La de quien entra en una casa de acogida; en un centro de emigrantes o refugiados; en una escuela marginal; en un lugar de desintoxicación; en un comedor social… Y la historia de quien mediante este gesto sencillo, gratuito y valiente, contribuye a mantener estos centros y promover sus actividades. Además, se puede marcar también la “x” en la casilla destinada a otros fines sociales, con lo que se sumarían las aportaciones solidarias del contribuyente.

Por Antonio Adeliño Vélez | 14 Abril, 2017 a las 1:28 - Escrito en Cultura

Antonio Adeliño Vélez. Estamos inmersos en la Semana Santa. La manifestación más importante del calendario cristiano, donde se celebra el Triduo Pascual y se conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Un acontecimiento que ya la Iglesia primitiva, sintió la necesidad de recordar anualmente, mediante una liturgia que actualizase (memorial) el hecho liberador de la esclavitud del pecado y de la muerte que éste acarrea.

Fotografía: Arturo Sanz Martín | Procesión de la Resurrección

Fotografía: Arturo Sanz Martín | Procesión de la Resurrección

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (13 votos, media: 4.69 de 5)
Loading ... Loading ...

La imaginería religiosa que sale a las calles de pueblos y ciudades, nació para hacer comprensible a los fieles, la liturgia y el dogma; dado los escasos conocimientos teológicos de la época, aunque ahora no estamos mejor que entonces. Pero abundan las imágenes que relatan la pasión y muerte de Jesucristo y escasean las representaciones del Señor resucitado; por lo que Aranda de Duero constituye una honrosa excepción, al no quedarse en el viernes santo y procesionar en la mañana del domingo de Pascua a un resucitado que torna en alegría el luto de una madre compungida. Porque la clave de la fe cristiana está en la resurrección.

Desde los postulados racionalistas es difícil creer en la resurrección. El propio san Juan que estuvo presente en la crucifixión y fue testigo de la muerte y sepultura del Señor, nos dice en el evangelio que hasta que no llegó al sepulcro en la mañana del domingo, no entendió lo que dice la Escritura: “Que Él había de resucitar de entre los muertos” (Jn 20,19). ¿Por qué en la puerta del sepulcro, el joven discípulo vio y creyó? Porque la tumba estaba vacía y la sabana con las vendas en que había envuelto al Maestro el viernes, se hallaban desinfladas en el suelo. Nadie podía haberse llevado el cadáver sin romper, desatar o desliar, la mortaja.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 21 Marzo, 2017 a las 1:15 - Escrito en Gente nuestra

D. Fidel Herráez Vegas en la Asociación de Vecinos del Barrio de Santa Catalina

D. Fidel Herráez Vegas en la Asociación de Vecinos del Barrio de Santa Catalina

Antonio Adeliño Vélez. En el marco de la visita pastoral a la Parroquia de Santa Catalina de Aranda de Duero, el Arzobispo de Burgos don Fidel Herráez Vegas, se reunió con la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos del Barrio de Santa Catalina en su sede de la calle Zazuar, 1 bajo.

En un momento de la reunión

En un momento de la reunión

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (9 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

No es habitual que un Prelado visite una Asociación de Vecinos. De hecho, es la primera vez que don Fidel tiene un encuentro con los responsables de un colectivo vecinal, cuyos objetivos son diferentes de la pastoral católica; aunque el trabajo altruista y desinteresado que desarrollan para mejorar los servicios públicos en el barrio, y para animar la vida social y cultural del vecindario, tienen cierto parecido y alguna semejanza con ella.

Si buscamos un motivo a esta visita, tenemos que mirar 42 años atrás, cuando la Asociación de Vecinos del Barrio de Santa Catalina, iniciaba su andadura impulsada por el inquieto Vicario parroquial don Felipe Ontoso, siempre dispuesto a ceder el primer templo parroquial conocido como La Nave, para las reuniones y asambleas de esta “sociedad popular”, que era como se apellidaba, y cuyo apelativo derivaba de pueblo llano.

Continuar leyendo …