Por Antonio Adeliño Vélez | 27 Enero, 2020 a las 8:01 - Escrito en Opinión

Antonio Adeliño Vélez. Muchas personas se han escandalizado con las declaraciones de la ministra de educación del actual gobierno social comunista, doña Isabel Celaá, al afirmar que “los hijos no pertenecen a los padres”. Y hasta tal punto llega su enfado que se sienten avergonzados de haber votado a estos socialistas que ahora enseñan sus orejas de lobo, ocultadas por una piel de cordero durante la campaña electoral.

Fábula de la rana y el agua hirviendo

Fábula de la rana y el agua hirviendo

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (20 votos, media: 4.85 de 5)
Loading ... Loading ...

Pero los socialistas no engañan, su ideología es marxista aunque su propaganda la disfrace de socialdemócrata para timar a los incautos, porque su tendencia natural es ir a implantar el humanismo marxista a fuego lento para que la sociedad no reaccione y se adormezca en el agua tibia en vez del saltar de la olla al sentir el quemazón del agua hirviendo (recuerden la fábula de la rana y el agua hirviendo). Y ahora que se han asociado con los comunistas, no van a perder la oportunidad de introducir la filosofía marxista como un nuevo humanismo, enfrentado a un supuesto rancio humanismo cristiano.

Tenemos que decir que ambos planteamientos humanistas, centran sus esfuerzos en el hombre para promover la dignidad del ser humano en la organización de la vida social; pero la comparación de algunos puntos de ambos postulados, nos despejan las dudas que pudiéramos tener sobre las verdaderas intenciones que tienen los marxistas en los campos que ahora están en discusión: Las clases de religión, la familia y educación de los hijos, el aborto, la eutanasia o la investigación con células embrionarias.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 2 Enero, 2020 a las 9:05 - Escrito en Cultura

La última cena de Leonardo da Vinci

La última cena de Leonardo da Vinci

Antonio Adeliño Vélez. El verano pasado, un amigo me recordaba en una conversación distendida, los sinsabores que en su día le produjo la lectura de la novela: “El Código da Vinci” de Dan Brown. Y en concreto me recalcaba las erróneas conclusiones sacadas por el novelista, al describir el cuadro de la última cena del genial Leonardo da Vinci, donde pretende ver a un san Pedro celoso y agresivo con la persona que ocupa el puesto de honor junto a Jesús, que a decir del autor del libro no es el joven san Juan, sino María Magdalena, su supuesta amante con la que además se afirma que tuvo descendencia.

El Cristo de Salvador Dalí

El Cristo de Salvador Dalí

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (17 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

El lector avezado sabe que se encuentra ante una novela, donde se manejan e inventan documentos que se presentan como históricos, para mantener la tensión del lector en el desenlace da la trama. Y también sabe que para determinar la autenticidad y veracidad de los relatos de la Sagrada Escritura, los estudiosos (exégetas) recurren a las fuentes primeras, que entre otras muchas cosas, se ocupan de examinar los usos y costumbres de la época en que fueron escritos.

Un cuadro pintado 1495 años después del acontecimiento, no puede aportar nada sobre la cena que se describe en los cuatro Evangelios. El cuadro es una interpretación del pintor, inmerso en otra época y otra cultura, sobre lo que la Sagrada Escritura dice. Y no al revés, como afirma el autor del libro. Por ese procedimiento se puede afirmar que Jesucristo no tenía rostro, porque Salvador Dalí, lo oculta tras la cabellera, en su famoso cuadro: El Cristo. Absurdo ¿no?. Seguramente cualquier escritor sería capaz de novelar esta circunstancia por muy irreal que nos parezca. Porque otro cuadro, donde se plasma el pecado de Adán y Eva, es el origen de que la gente crea “a pies juntillas” que el fruto prohibido descrito en el relato de la creación, es una manzana; pero si nos acercamos a las fuentes limpias de la Sagrada Escritura no vemos manzanas por ningún sitio. (Gn. 1 y 2).

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 20 Diciembre, 2019 a las 9:05 - Escrito en Cultura

Antonio Adeliño Vélez. Ya va siendo habitual encontrar a Fernando Arribas Lázaro (Nano), pintando un mural en una fachada del barrio de Santa Catalina de Aranda de Duero. Y en esta ocasión, el artista arandino afincado en Valladolid, compagina costumbrismo y modernidad en una nueva obra que surge de su ingenio y que, seguramente sin intención del autor, va configurando un sello de identidad para el vecindario de Santa Catalina.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (21 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

La Asociación de Comerciantes de Santa Catalina como promotores de la obra y el Grupo Gerardo de la Calle como patrocinador, han elegido una fachada lisa de un bloque de la avenida de Burgos, junto al Centro Cívico “Virgen de las Viñas”, para materializar un nuevo encargo al muralista arandino. Y esta vez el pintor, ha unido en su obra una escena costumbrista de mediados del siglo pasado, con un paisaje industrial moderno, donde sorprende singularmente la estampa preindustrial de una galera arrastrada por caballos, frente a otra imagen moderna de una planta de transformación de áridos; y aunque ésta última aparece en el cuadro más pequeña, expresivamente es más potente por cuanto sustenta a la primera, queriendo de esta forma, hacer un guiño al empresario Gerardo de la Calle Vallés que aparece retratado en sus inicios como industrial a lomos de un caballo de tiro y después simbólicamente representado como artífice de la gran empresa que contemplamos a sus pies.

Nuevamente Nano, nos sorprende con su buen hacer en el manejo del aerógrafo, ya que ha conseguido realizar una obra artística que cumple su inicial función estética, a la vez que rinde homenaje de gratitud a uno de los más significativos emprendedores ribereños, pues aunque segoviano de nacimiento, es arandino de corazón y devoción. Y en su persona se quiere agradecer el sacrificio de todos los inmigrantes del medio rural y agrícola de nuestra España más castiza, hacia el mundo industrial y urbano de entonces; pues supuso para ellos un esfuerzo titánico no exento de sufrimiento, para progresar personalmente y para transformar la sociedad y mejorarla, que no ha sido debidamente reconocido.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 31 Octubre, 2019 a las 8:59 - Escrito en Cultura

Edades del Hombre Lerma 2019

Edades del Hombre Lerma 2019

Antonio Adeliño Vélez. En el año 2019, en la ribera del Arlanza, han estado de moda lo ángeles, ya que de abril a noviembre, se ha celebrado en la villa ducal de Lerma, la vigésimo cuarta edición de la exposición “Las edades del hombre”, donde hemos podido contemplar 90 piezas artísticas con más de trescientos ángeles, de los que 268 eran buenos y el resto eran demonios o ángeles malos. Y esta circunstancia me da pié a comentar algunas notas sobre los ángeles en general y sobre los demonios en particular.

Entiendo que el tema puede ser interesante para el lector por cuanto los ángeles forman parte de casi todas las culturas, desde las más antiguas como las mesopotámicas o las griegas, pasando por las judaicas, cristianas e islámicas, hasta las sectas actuales. En este artículo, recogeré la visión cristiana y católica de ángeles y demonios, por ser la que mejor conozco.

Monumento del Ángel Caído | Obra de Ricardo Bellver

Monumento del Ángel Caído | Obra de Ricardo Bellver

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (19 votos, media: 4.95 de 5)
Loading ... Loading ...

Ángeles y demonios no son entelequias salidas de la imaginación humana; son seres espirituales creados por Dios al comienzo del tiempo (solo Dios es eterno), su naturaleza es intelectual y por tanto son inmateriales, asexuados e inmortales. Son personas, por lo que están dotados de conocimiento y voluntad, pero su conocimiento aunque intuitivo es limitado porque desconocen los misterios sobrenaturales de Dios. Gozan de libre albedrío y de ahí que algunos eligieran conscientemente el mal, rechazando a Dios, en vez de amarle, adorarle y servirle, siendo mensajeros de sus designios y ayudándole en los planes de salvación para el género humano.

Los demonios son ángeles pecadores, caídos del estado de gracia en que fueron creados por rebelarse contra Dios, y al que no pueden retornar porque conocían perfectamente las consecuencias de sus actos, pues al ser espíritu puro no tuvieron ningún condicionamiento externo que interfiriera en su decisión. No sabemos cual pudo ser el pecado concreto de los demonios, se especula que solo cabe la soberbia y la envidia por querer ser como Dios; y esto, no en cuanto a naturaleza que sería absurdo, sino en cuanto a la gracia que solo concede Dios a las criaturas, y ellos querían conseguirla por sus propias fuerzas, sin intervención de Dios que la concede a quien quiere y conviene. Buscaban pues los demonios prescindir de Dios para alcanzar más bienaventuranza sobrenatural de la que ya gozaban, apoyándose solo en sus fuerzas para buscar su propio bien, prescindiendo de los designios de Dios. De ahí su inquina sobre el género humano, pues siendo este infinitamente inferior en naturaleza, puede alcanzar la bienaventuranza celestial con la ayuda de la gracia divina.

Continuar leyendo …