Por Antonio Adeliño Vélez | 27 Marzo, 2020 a las 9:06 - Escrito en Es Noticia

Antonio Adeliño Vélez. Seguramente habrán oído hablar del Sínodo especial para la región amazónica, convocado por el Papa Francisco y que se celebró en Roma del 6 al 27 de octubre del pasado año 2019.

Una reunión de obispos y consultores de los distintos países que engloba la Amazonía, y que fuera del ámbito eclesial ha tenido poca trascendencia, salvo por la noticia de que sobre la mesa estaba la posible ordenación de hombres casados para paliar la escasez de sacerdotes en tan vastos territorios.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (18 votos, media: 4.72 de 5)
Loading ... Loading ...

Parece ser que las cosas se han quedado como estaban, quizás por miedo a provocar un cisma en la Iglesia Católica que se suscitaría entre partidarios y detractores del celibato para ordenados. Una cuestión nada baladí, dados los escasos resultados que se han obtenido en otras confesiones cristianas donde se han permitido la ordenación de casados, de mujeres u homosexuales. Y es que el problema de falta de vocaciones para el servicio del pueblo de Dios, no se resuelve eliminando el celibato, ordenando mujeres o probando otras fórmulas poco convencionales.

El sacerdocio es algo más que un puesto de trabajo de funcionario público para el que seguramente sobrarían candidatos. Es una vocación donde se precisan suficientes conocimientos para enseñar y no errar, psicología y prudencia para tratar a los fieles, y sobre todo madera de santidad para rezar por el pueblo fiel y orientarle hacia Dios. Si olvidamos esta premisa, surgirán charlatanes que embaucarán con sus soflamas a la gente sencilla. Y a la vista está, el auge que tienen las sectas, sobre todo en el continente americano. Sectas que siempre buscan un interés económico para sí, ya sea sacando dinero de sus adeptos o embolsándose las cuantiosas subvenciones de países u organizaciones proselitistas.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 28 Febrero, 2020 a las 9:15 - Escrito en Es Noticia

Antonio Adeliño Vélez. Decía en un primer artículo sobre este tema, que torear es el arte o ardid de burlar a un toro bravo para darle muerte en un coso taurino, y explicaba los instrumentos y conceptos básicos del arte de torear para entender la particular liturgia del toreo, y comprender la faena que el torero ejecuta en el albero.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (12 votos, media: 4.92 de 5)
Loading ... Loading ...

En esta ocasión vamos a estudiar las suertes más comunes que los toreros realizan en la plaza. Para ello comenzamos recordando que se llaman suertes, a las formas o maneras de dar los sucesivos lances o pases al toro, empleando distintos recurso técnicos para resolver los problemas que plantea el toro durante la lidia. Y para aclarar un poco más la terminología y acotar el concepto de suerte, recuerdo a modo de ejemplo, que a los pases con la izquierda se llaman naturales, y varios pases de estos, constituyen una suerte. Así pues, un pase natural es un lance, una serie de pases naturales es una suerte y la conclusión de la serie con un pase de pecho (lance distinto a los de la serie) se denomina adorno.

La lidia o toreo a pie se divide en tres tercios, conocidos como de picar, de banderillear y de matar. A cada uno de estos periodos les corresponden distintas series de suertes. Hay quien afirma que son cuatro periodos, pues antes de salir los picadores se capea al toro efectuando distintas suertes con el capote; pero aquí vamos a respetar la división clásica y consideraremos las suertes de capote como una preparación a la suerte de varas que tiene lugar en el primer tercio de la lidia.

Entiendo que al lector profano en la materia, le puede resultar farragosa la descripción que se van a hacer de las suertes, pero si logramos comprender las particularidades de estos recursos, el espectáculo taurino resultará entretenido y se entenderá porqué a este ejercicio se le llama arte, pues no es fácil rendir a un toro bravo a la vez que se ejecutan las distintas suertes con maestría y gallardía.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 27 Enero, 2020 a las 8:01 - Escrito en Opinión

Antonio Adeliño Vélez. Muchas personas se han escandalizado con las declaraciones de la ministra de educación del actual gobierno social comunista, doña Isabel Celaá, al afirmar que “los hijos no pertenecen a los padres”. Y hasta tal punto llega su enfado que se sienten avergonzados de haber votado a estos socialistas que ahora enseñan sus orejas de lobo, ocultadas por una piel de cordero durante la campaña electoral.

Fábula de la rana y el agua hirviendo

Fábula de la rana y el agua hirviendo

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (26 votos, media: 4.77 de 5)
Loading ... Loading ...

Pero los socialistas no engañan, su ideología es marxista aunque su propaganda la disfrace de socialdemócrata para timar a los incautos, porque su tendencia natural es ir a implantar el humanismo marxista a fuego lento para que la sociedad no reaccione y se adormezca en el agua tibia en vez del saltar de la olla al sentir el quemazón del agua hirviendo (recuerden la fábula de la rana y el agua hirviendo). Y ahora que se han asociado con los comunistas, no van a perder la oportunidad de introducir la filosofía marxista como un nuevo humanismo, enfrentado a un supuesto rancio humanismo cristiano.

Tenemos que decir que ambos planteamientos humanistas, centran sus esfuerzos en el hombre para promover la dignidad del ser humano en la organización de la vida social; pero la comparación de algunos puntos de ambos postulados, nos despejan las dudas que pudiéramos tener sobre las verdaderas intenciones que tienen los marxistas en los campos que ahora están en discusión: Las clases de religión, la familia y educación de los hijos, el aborto, la eutanasia o la investigación con células embrionarias.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 2 Enero, 2020 a las 9:05 - Escrito en Cultura

La última cena de Leonardo da Vinci

La última cena de Leonardo da Vinci

Antonio Adeliño Vélez. El verano pasado, un amigo me recordaba en una conversación distendida, los sinsabores que en su día le produjo la lectura de la novela: “El Código da Vinci” de Dan Brown. Y en concreto me recalcaba las erróneas conclusiones sacadas por el novelista, al describir el cuadro de la última cena del genial Leonardo da Vinci, donde pretende ver a un san Pedro celoso y agresivo con la persona que ocupa el puesto de honor junto a Jesús, que a decir del autor del libro no es el joven san Juan, sino María Magdalena, su supuesta amante con la que además se afirma que tuvo descendencia.

El Cristo de Salvador Dalí

El Cristo de Salvador Dalí

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (18 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

El lector avezado sabe que se encuentra ante una novela, donde se manejan e inventan documentos que se presentan como históricos, para mantener la tensión del lector en el desenlace da la trama. Y también sabe que para determinar la autenticidad y veracidad de los relatos de la Sagrada Escritura, los estudiosos (exégetas) recurren a las fuentes primeras, que entre otras muchas cosas, se ocupan de examinar los usos y costumbres de la época en que fueron escritos.

Un cuadro pintado 1495 años después del acontecimiento, no puede aportar nada sobre la cena que se describe en los cuatro Evangelios. El cuadro es una interpretación del pintor, inmerso en otra época y otra cultura, sobre lo que la Sagrada Escritura dice. Y no al revés, como afirma el autor del libro. Por ese procedimiento se puede afirmar que Jesucristo no tenía rostro, porque Salvador Dalí, lo oculta tras la cabellera, en su famoso cuadro: El Cristo. Absurdo ¿no?. Seguramente cualquier escritor sería capaz de novelar esta circunstancia por muy irreal que nos parezca. Porque otro cuadro, donde se plasma el pecado de Adán y Eva, es el origen de que la gente crea “a pies juntillas” que el fruto prohibido descrito en el relato de la creación, es una manzana; pero si nos acercamos a las fuentes limpias de la Sagrada Escritura no vemos manzanas por ningún sitio. (Gn. 1 y 2).

Continuar leyendo …