Por Redacción | 14 Enero, 2010 a las 14:27 - Escrito en Es Noticia, Viña y fogón

Redacción. La Consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha indicado que la Audiencia Nacional y la Comisión Europea ya dieron la razón a la Junta de Castilla y León cuando impugnó en el año 2006 una Orden ministerial con un reconocimiento geográfico idéntico, anulando la disposición  publicada en el Boletín Oficial del Estado.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (3 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

La Junta de Castilla y León, a través de sus Servicios Jurídicos, ha presentado, el miércoles 13 de enero, ante la Audiencia Nacional el escrito de formalización de demanda contra la Orden del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino por la que se reconoce y regula la indicación geográfica “Viñedos de España”, para los vinos con derecho a la mención tradicional  “Vino de la Tierra”, publicada en el Boletín Oficial del Estado del pasado 30 de julio.

La Consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha declarado que a través de esta Orden el Estado no viene sino a aprobar para los vinos una denominación idéntica a la aprobada en el año 2006 por el entonces Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Frente a dicha denominación la Junta de Castilla y León reaccionó procediendo a su impugnación en vía  contencioso-administrativo, al tiempo que presentó una denuncia ante la Comisión Europea, por entender que la misma perjudicaba gravemente los intereses del sector en Castilla y León. Como consecuencia de estas actuaciones, la Orden ministerial del año 2006 fue jurídicamente anulada.

Las pretensiones que actualmente tiene el Gobierno de la nación en la nueva Orden del Ministerio, que dirige Elena Espinosa, publicada el 30 de julio en el Boletín Oficial del Estado, son idénticas a las planteadas en el año 2006.

En esencia, se crea una indicación geográfica para sólo una parte del territorio vitivinícola español identificándola con el término “Viñedo de España”, actuación completamente artificial ya que las indicaciones geográficas vitivinícolas deben estar claramente asociadas con territorios delimitados en los que se dan unas condiciones homogéneas de producción y elaboración.

Los efectos de la utilización de esta indicación van a ser:

Una clara confusión para el consumidor, en el territorio nacional y en los mercados exteriores, que asociará el vino procedente de esta indicación  con un vino procedente de las regiones vitivinícolas españolas. Lejos de la realidad ya que hay regiones españolas productoras de vino no incluidas en ella.

Continuar leyendo …