Por Jorge Romero | 5 Enero, 2012 a las 7:06 - Escrito en ► Sabores ◄

Chef Jorge Romero. Este dulce redondo decorado con frutas guarda en su interior la sorpresa que convierte en rey o reina de la casa a quien le toca.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (5 votos, media: 4.6 de 5)
Loading ... Loading ...

La noche del 5 de enero es la más mágica del año para miles de niños y niñas de todo el mundo. Los Reyes Magos les premian con regalos y, por la mañana, junto al árbol de Navidad o al pie de los zapatos, descubren los juguetes que Melchor, Gaspar y Baltasar les han dejado. El 6 de enero huele a algo especial: a juguetes, a plástico, a papel… Y a roscón de Reyes.

El roscón es un dulce elaborado desde tiempos lejanos. Algunas crónicas apuntan que los romanos ya lo comían para celebrar el fin del solsticio de invierno y en el siglo III servía para elegir al rey de la haba, un honor que recibía el niño que encontraba ésta entre la masa. La haba le daba derecho a ejercer su mando durante las siguientes 24 horas, una tradición que se conserva hoy en muchos lugares. Algunos estudiosos narran que fue el rey borbón Felipe V quien exportó desde Francia, su país natal, la tradición de compartir un roscón para poner punto final a las fiestas navideñas. Por una razón u otra, todos los 6 de enero en las mesas familiares no puede faltar un roscón de Reyes.

Roscón de reyes para 6 personas
Ingredientes

300 gramos de harina.
4 huevos.
100 gramos de azúcar glas.
250 gramos de mantequilla.
25 gramos de levadura.
Sal.
Medio decilitro de ron (optativo).
Medio decilitro de agua de azahar.
Ralladura de 1 limón.
Ralladura de media naranja.
1 huevo batido para pintar el rosco.
Almendras fileteadas.
Frutas escarchadas y azúcar al gusto para decorar.
Frutas escarchadas para decorar.
Un muñeco (de porcelana o de plástico) o un haba para esconder en la masa, protegido con papel de plástico.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 4 Enero, 2012 a las 8:18 - Escrito en Cultura

Antonio Adeliño Vélez. Los Reyes Magos son unos misteriosos personajes que traen regalos a los niños en la madrugada del día 6 de enero. Buscar en los orígenes de esta tradición popular nos lleva al Evangelio de San Mateo.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (10 votos, media: 4.9 de 5)
Loading ... Loading ...

En el capítulo 2, 1-12, se narra cómo unos Magos, guiados por una estrella luminosa, llegaron a Belén para adorar y ofrecer sus dones al Mesías recién nacido; y burlando al infanticida Herodes, rey de Judea, se volvieron a su tierra por otro camino.


Pero San Mateo, no ofrece detalles sobre su origen, ni siquiera afirma que fueran reyes; habla de unos magos de oriente. Existen distintas interpretaciones que dicen que los Reyes Magos podrían haber sido astrólogos babilonios o sacerdotes persas.

Aunque en el Evangelio no se cita el lugar de procedencia, todo apunta a que fueran originarios de Babilonia o de Persia, y lo más probable es que llegaran a Jerusalén dos meses después del nacimiento del niño Jesús.
En cuanto a su número, se acepta el de tres, debido a que fueron tres los presentes ofrecidos al Rey de reyes. Sus nombres originales, tampoco los conocemos y son distintos según las lenguas en que se expresen. Los armenios que suponen que fueron doce, les asignan doce nombres. La tradición occidental les conoce como Melchor, Gaspar y Baltasar.

El venerable monje benedictino Beda, doctor de la Iglesia, los describe así en su códice: Melchor, anciano de blancos cabellos y larga barba del mismo color; Gaspar es mas joven y rubio; Baltasar es negro. Beda, los consideró representantes de Europa, Asia, y África; con el fin de acentuar la soberanía de Cristo sobre todas las razas y países.

Su destino tras la adoración es incierto. San Mateo solo dice que regresaron a su país por otro camino. Una piadosa tradición afirma que fueron discípulos de Santo Tomás. Otros afirman que fueron consagrados obispos y murieron martirizados hacia el año 70. Sus supuestas reliquias, fueron transportadas desde Milán (Italia) a Colonia (Alemania) en el siglo XII, y son veneradas en un relicario bizantino existente en su catedral.

En cuanto a la misteriosa estrella que les guió hasta Belén, se han hecho conjeturas sobre una triple conjunción de los planetas Júpiter y Saturno a su paso por Piscis. También se habla de la transición de un cometa. La tradición afirma que esa gran estrella, una vez concluido su providencial cometido, estalló como una flor de luz en diminutos trozos que se esparcieron por la tierra convertidos en preciosos rubíes.

Continuar leyendo …