Por Webmaster | 9 Marzo, 2011 a las 8:22 - Escrito en ► Recetas ◄

Chef Carlos La Cruz. De sabor muy suave, la carne de la trucha se puede cocinar con productos de la huerta u otros más intensos como el jamón o el bacón, pero también pueden optar por rellenarlas con una farsa de hongos frescos con chorizo y reposarla en una finísima cama de puré de ñame con mantequilla andina…. que les aproveche.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Ingredientes (para 4 Personas)
4 truchas de 250 gr aproximados cada una, limpias.
50 gr de natilla andina
1 chorizo carupanero
400 gr de Hongos
2 dientes de ajo finamente picados
3 C. de hojas de orégano fresco picado
1 ramita de Romero fresco
una taza de Vino blanco chardonnay
sal
pimienta negra recién molida

Preparación:
Las truchas: ábralas con cuidado ponga los dedos en el cuello y deslícelos cuidadosamente siguiendo la columna de la trucha hasta la cola, luego con una tijera cortar en la cola y en el cuello, cortar también las aletas. Sal cimentar cuidadosamente por dentro y por fuera. En una sartén a fuego medio bajo poner natilla andina y los Hongos a saltear, cuando estén blandos incorpore el ajo picado, y la mitad del orégano picadito cuando el ajo comience a hacerse transparente incorporar el chorizo y más Hongos picados en rueditas, salpimentar, mezclar bien agregar la taza de vino blanco recomiendo un buen chardonnay y tapar por 5 minutos. Los Hongos están listos en 10 minutos. Debe quedar color crema café claro. Apagar, agregar el resto del orégano y una ramita de romero fresco y dejar reposar un par de minutos. Rellenar con esta mezcla las truchas, marcarlas en un sartén antiadherente con un poco de natilla andina y llevar al horno por 6 minutos. Es ideal acompañarlas con un puré de ñame con mantequilla andina amarilla pura, aceite de oliva y hojas de orégano o con un puré papas aceite de oliva con eneldo. Si tienen una naranja un minuto antes de apagarla rállenle un poco de la concha por encima.

Por Redacción | 25 Agosto, 2010 a las 10:51 - Escrito en ► Sabores ◄

Chef Carlos La Cruz (New York). Muchos ingredientes como los tomates, cebollas o champiñones se utilizan para decorar los platos. Con algunas técnicas sencillas podremos obtener guarniciones distintas para embellecer nuestras comidas.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (5 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Guarniciones especiales para decorar los platos.

Un buen anfitrión ante sus invitados, tiene que intentar impresionarlos primero con la presentación y después con el sabor. Los platos que podamos preparar en tales ocasiones especiales pueden lucirse más si utilizamos algunas técnicas de decoración, porque como ya sabemos, las comidas se disfrutan más si entran primero por la vista antes que por la boca.

Las guarniciones pueden ser simples comidas para acompañar o tener un mayor protagonismo. Las hierbas aromáticas, por ejemplo, pueden servirnos para añadir color a un plato, y también como aderezo para realzar el sabor de algunas comidas, por lo que no solo aportarán belleza sino también mucho sabor.
Las hojas o flores del perejil, salvia, cebollas de verdeo o estragón son una Guarnición natural para muchos platos. Podemos utilizar ramitas pequeñas u hojas sueltas en platos individuales. También en las bandejas de servir se puede hacer ramilletes de hierbas variadas, o en aquellos platos que tengan poco color natural por sí mismos, podemos espolvorear hierbas frescas cortadas en pequeños trocitos.

Otras técnicas e ingredientes para decorar nuestros platos incluyen los tomates, champiñones, cebollas y rabanitos. A continuación veremos cómo utilizarlos:

Tomates valona:
Para esta técnica debemos cortar el tomate en zigzag (si es redondo mejor) con un cuchillo pequeño y bien afilado, penetrando hasta el corazón. De esta forma tendremos las dos mitades del tomate cortadas, pero en lugar de hacerlo de forma tradicional, con un corte lineal, los bordes del tomate serán irregulares de forma puntiaguda. Luego, podremos vaciar con una cuchara las dos mitades y rellenarlas con Jardinera con mayonesa, arvejas o pepinos en daditos.

Champiñones estriados:
Para esta Guarnición debemos utilizar champiñones muy blancos y de tamaño uniforme. Primero, debemos cortar la cabeza del champiñón con un cuchillo de pelar pequeño y puntiagudo, en tiras que irán desde el centro hacia los bordes, como si dibujáramos un asterisco pero con más cantidad de puntas. Todos los cortes deben tener intervalos regulares, y cada uno de ellos arrancará una fina lámina de carne. Por último, quitamos el tallo.

Continuar leyendo …