Por Jorge Romero | 9 Enero, 2020 a las 9:35 - Escrito en Viña y fogón

Chef Jorge Romero. La primera comida del día, la considerada todavía por algunos como la más importante, ya no es lo que era. Las opciones más tradicionales en el desayuno, con alto contenido en azúcares y grasas, están dejando paso a elecciones más saludables, donde la fibra, la fruta fresca y el pan integral no faltan.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (10 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

El desayuno se ha convertido en la prueba del algodón para saber cuánto hemos aprendido de nutrición en los últimos años. Hasta no hace tanto, lo más típico consistía en un café con leche y siete u ocho galletas, cuando no acompañado de pan con mantequilla, mermelada e incluso de un tazón de leche con cereales azucarados. Sin embargo, poco a poco esta tendencia va cambiando cada vez más se tiende a elegir alimentos saludables (frescos, en la medida de lo posible) y que no suministren excesivas cantidades de sal, azúcar o grasas saturadas e hidrogenadas.

“Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo” ya no es necesariamente la norma.

Por muy sana que sea la primera comida del día, hay que tener claro siempre que el desayuno no puede ser, en ningún caso, un comodín con el que compensar las posibles malas elecciones que se tomen durante el resto del día. Puede ser, si así lo deseamos, la comida más relevante, pero lo que cuenta al final es la suma total de nuestra ingesta. Lo verdaderamente importante es hacer una buena elección de alimentos.

Ante dicha falta de pruebas, conviene preguntarse si quizá dar tanta importancia al desayuno acabará por generar una sensación de invulnerabilidad que se traduzca en que la población persista, de forma inconsciente, en sus malos hábitos alimentarios.

Continuar leyendo …

Por Jorge Romero | 28 Octubre, 2019 a las 9:00 - Escrito en ► Sabores ◄

Chef Jorge Romero. La primera comida del día, la considerada todavía por algunos como la más importante, ya no es lo que era. Las opciones más tradicionales en el desayuno, con alto contenido en azúcares y grasas, están dejando paso a elecciones más saludables, donde la fibra, la fruta fresca y el pan integral no faltan.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (5 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Hasta no hace tanto, lo más típico consistía en un café con leche y siete u ocho galletas, cuando no acompañado de pan con mantequilla, mermelada e incluso de un tazón de leche con cereales azucarados. Este tipo de desayuno era el preferido por el 57,64 % de los españoles, según la Encuesta Nacional de Salud de España 2012. Sin embargo, poco a poco esta tendencia va cambiando, según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y consultoras como Nielsen y Mintel: cada vez más se tiende a elegir alimentos saludables (frescos, en la medida de lo posible) y que no suministren excesivas cantidades de sal, azúcar o grasas saturadas e hidrogenadas.

El desayuno no es un salvoconducto

Por muy sana que sea la primera comida del día, hay que tener claro siempre que el desayuno no puede ser, en ningún caso, un comodín con el que compensar las posibles malas elecciones que se tomen durante el resto del día. Puede ser, si así lo deseamos, la comida más relevante, pero lo que cuenta al final es la suma total de nuestra ingesta. Lo verdaderamente importante es hacer una buena elección de alimentos. De nada nos servirá hincharnos a calorías para empezar el día si estas provienen de alimentos poco interesantes.

La antigua creencia de que desayunar abundantemente contribuye a mejorar el rendimiento escolar tampoco ha resistido los embates del tiempo, especialmente si el perfil nutricional de esos alimentos dista mucho de ser considerado saludable.

Consejos para desayunar mejor

Desayunar bien puede ser un auténtico placer, para lo que debemos hacernos con buenos alimentos y dedicarle algo de ganas. Estas son algunas de las sugerencias ofrecidas por los dietistas-nutricionistas para disfrutar de un desayuno cum laude.

Continuar leyendo …

Pan Cada Día. La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) destaca que los cereales y sus derivados como el pan (preferiblemente integral) pueden ser grandes aliados para disfrutar de una dieta sana, equilibrada y variada.

Los cereales necesarios en una dieta sana y equilibrada

Los cereales necesarios en una dieta sana y equilibrada

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (9 votos, media: 4.89 de 5)
Loading ... Loading ...

Así lo revela el documento “Los cereales y sus derivados como el pan son un componente de la dieta mediterránea”, que recientemente ha publicado la sociedad junto con la iniciativa Pan Cada Día. La SEEDO recomienda incluirlos en la alimentación diaria con el fin de alcanzar el objetivo de una alimentación equilibrada.

“Junto con las frutas y verduras, los tubérculos y las hortalizas, los cereales y sus derivados, como el pan, constituyen los pilares de una alimentación sana”, explica el presidente de la SEEDO, Francisco Tinahones Madueño. Tanto es así, que “la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que alrededor de un 50% de la energía debe proceder de fuentes de hidratos de carbono”, recuerda Tinahones.

En este sentido, incluir el pan en nuestra alimentación diaria puede ser una buena alternativa para alcanzar las necesidades diarias de este macronutriente dado que supone “una alternativa nutricional que puede introducirse de una forma sencilla en todas las comidas importantes del día dada la gran diversidad de formatos, siempre como todos los alimentos en cantidades moderadas”, afirma.

La sociedad también ha destacado en ocasiones anteriores la importancia de la utilización de cereales integrales como el trigo, el centeno o la espelta en la elaboración del pan. Así lo demuestra su “Plato para prevenir la obesidad”, en el que también se destaca el papel de otros alimentos y nutrientes como la patata, las frutas, verduras, hortalizas, el agua, el aceite de oliva, los lácteos y las proteínas.

¿Qué nos aporta el pan?

Diversos estudios científicos han demostrado que el alto contenido en fibra del pan supone múltiples beneficios para la salud. Ayuda a combatir el sobrepeso y la obesidad aumentando la sensación de saciedad; disminuye el riesgo cardiovascular; modula la microbiota intestinal; ayuda en la prevención de algunos tipos de cáncer como el de colon; y contribuye a un buen control de enfermedades crónicas como la diabetes a través de una mejor absorción del azúcar.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 3 Octubre, 2018 a las 8:07 - Escrito en Viña y fogón

Pan Cada Día. Las dietas que restringen el consumo de carbohidratos se han extendido en los últimos años con la premisa de perder peso. Sin embargo, una reciente publicación de la revista científica The Lancet Public Health ha revelado que un consumo moderado de carbohidratos está asociado con un riesgo de mortalidad menor.

El artículo, cuyo objetivo fue analizar las relaciones entre el consumo de carbohidratos y la mortalidad, está basado en una revisión de ocho estudios científicos.

El consumo moderado de carbohidratos reduce la mortalidad

El consumo moderado de carbohidratos reduce la mortalidad

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Uno de ellos, el estudio sobre Riesgo de Aterosclerosis en Comunidades (ARIC), evaluó los hábitos dietéticos de 15.428 estadounidenses de cuatro regiones del país desde 1987. Los resultados mostraron que una ingesta de carbohidratos situada en torno al 50-55% de la energía diaria está asociada con un menor riesgo de mortalidad que la de aquellos que consumieron cantidades bajas o altas de este macronutriente.

“Una dieta equilibrada, en la que aproximadamente la mitad de la energía de nuestra alimentación procede de los carbohidratos, es lo mejor para la salud”, afirma sobre el estudio el profesor emérito de Nutrición y Dietética del King’s College de Londres, Tom Sanders.

Las dietas en las que la falta de carbohidratos fue suplida por proteínas y grasas de origen animal procedentes del cerdo, la ternera o el pollo, fueron asociadas con una mortalidad mayor. Por el contrario, aquellos patrones dietéticos que incluían alimentos como verduras, frutos secos, panes integrales o mantequilla de cacahuete, se vincularon a con una mortalidad menor. Esto pone de manifiesto la importancia de la fuente de obtención de los nutrientes a la hora de determinar la relación entre el consumo de carbohidratos y la mortalidad.

Los cereales de grano entero, claves en nuestra alimentación

“Estos hallazgos enfatizan en el hecho de que no se gana nada a largo plazo a través de la adherencia a dietas bajas en carbohidratos y ricas en proteínas y grasas de origen animal”, comenta el investigador en nutrición y profesor emérito del Instituto Quadram de Biociencias, el Dr. Ian Johnson.

Según Johnson, “existen evidencias de otros estudios que muestran que la mayor parte de nuestra alimentación debería proceder de alimentos de origen vegetal, ricos en fibra dietética y cereales de grano completo en lugar de en bebidas azucaradas o alimentos procesados con altos niveles de azúcares añadidos”.

Continuar leyendo …