Por Redacción | 10 Julio, 2018 a las 8:03 - Escrito en ► Sabores ◄

Un puñado de cerezas

Un puñado de cerezas

Chef Jorge Romero. Las cerezas tienen fama de ser calóricas y arrastran unos cuantos mitos, pero en realidad son un alimento sano y muy rico, también en su composición nutricional.

Las cerezas son un alimento precioso, una joya natural que podemos disfrutar a bocados entre finales de mayo y julio. Su sabor y su aspecto permite comerlas al natural o en distintas preparaciones: desde salsas o aperitivos, hasta postres muy vistosos, de esos que enamoran a primera vista, como siropes, tartas o helados.

Secreto de cerdo con salsa de cerezas

Secreto de cerdo con salsa de cerezas

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Quizá sea el uso habitual de esta fruta en recetas grasas y azucaradas lo que le ha adjudicado la mala fama de ser calórica, de contener mucho azúcar y de estar contraindicada para las personas con diabetes y con obesidad. Por fortuna, este mito es irreal!!

En 100 gramos de cerezas solo hay 63 calorías y 12 gramos de azúcares naturales, unos valores similares a los de otras frutas de consumo habitual. Además, según las tablas de composición de los alimentos, el 82 % de una cereza es, simplemente, agua. ¡Y más del 2 % de esta fruta es fibra dietética! Este nutriente ayuda a combatir el estreñimiento y es de suma importancia para cuidar la salud cardiovascular.

Las cerezas también contienen flavonoides y ácido elágico, dos valiosos antioxidantes, en especial de cara al verano. Los antioxidantes reducen la acción de los radicales libres que se forman en nuestro cuerpo, ayudan a mantener hidratada la piel y contrarrestan los signos de envejecimiento prematuro por la exposición al sol. Las cerezas -y las frutas en general- son buenas para la salud, aptas para las personas con diabetes y muy recomendables para tomar en el desayuno, en el postre o para picotear algo sano entre horas.

Continuar leyendo …

Por Jorge Romero | 30 Junio, 2014 a las 11:23 - Escrito en Viña y fogón

Chef Jorge Romero. Ricas, vistosas y de presencia fugaz, las cerezas son una fruta deliciosa con múltiples propiedades beneficiosas para la salud.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Muy apreciadas por su sabor, populares entre los niños y con beneficios confirmados por la ciencia, las cerezas llegan a los consumidores en su tiempo y en forma óptima, pues pasan del árbol a la mesa y solo están disponibles durante unas pocas semanas al año. ¿Cómo aprovechar el mejor momento de las cerezas? ¿Cuántas se pueden comer? ¿Es verdad que no se puede beber agua cuando se ingieren muchas?

Cerezas: cómo, cuándo y cuántas comer

Las cerezas anuncian la llegada de los días largos y preceden al calor estival. Cuanto más grandes y dulces son, mejor es su calidad. Las dobles son una malformación y la variedad más habitual es la napoleónica, roja oscura (casi negra), dorada por dentro y carnosa. Existen poderosas razones para aprovechar esta fruta tan ligada a la temporalidad y a la geografía que solo puede disfrutarse durante unas pocas semanas al año.

Lo primero que hay que desterrar de la cesta de cerezas es el mito de que engordan. Les sucede como a otras frutas que cargan con esa mala etiqueta, pero de manera infundada. A pesar de ser dulces, su contenido en azúcares naturales -y, por ende, en calorías- no es superior al de frutas comunes como manzanas, mandarinas o peras. De hecho, cien gramos de cerezas proporcionan 48 Kcal, cantidad de energía equivalente a las 54 Kcal de la misma cantidad de manzana (por lo general, una pieza pesa el doble o casi), las 50 Kcal de 100 g de pera o las 46 Kcal del mismo peso de nectarina.

Continuar leyendo …

Por Redacción | 12 Julio, 2013 a las 8:04 - Escrito en ► Recetas ◄

Redacción. Hemos recibido en la redacción la visita de nuestro amigo Luis, ha llegado a primera hora con una gran cesta de cerezas de su huerta. Tenían un llamativo color rojo negruzco y un tamaño descomunal, estaban tersas, con el frescor de haber sido lavadas pacientemente… vamos, que se nos iban los ojos, así que, no hemos podido resistirnos a comer unas pocas … frescas, dulces, carnosas, jugosas.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Las cerezas son propias del verano, y aunque podemos empezar a disfrutar de ellas desde finales de abril, es en estas fechas cuando los cerezos llenan sus ramas de esta fruta tan sabrosa.

Desde la redacción y para que no se estropee ni una sola de estas exquisitas cerezas, les proponemos realizar una rica mermelada y un salmorejo de cereza.

Mermelada de Cereza

Ingredientes
100 ml de agua, 1.300 gr de cerezas picotas y 650 gr de azúcar

Elaboración
Lo primero que tenemos que hacer a parte de lavarlas muy bien es despepitarlas. Pesamos la fruta ya sin hueso y vamos a añadir la mitad de ese peso en azúcar. Introducimos las cerezas y el azúcar en una cazuela, añadimos 50 ml de agua (que se evaporará) y lo ponemos al fuego dejándolo cocer poco a poco durante una hora aproximadamente removiendo varias veces. Sacamos del fuego y trituramos la fruta con la batidora. Volvemos a ponerla en el cazo y la damos un nuevo hervor. En un principio os dará la sensación de que está muy líquida, no os preocupéis, se irá espesando conforme se enfrié. Lo más recomendable es usas tarros de cristal previamente esterilizados en agua hirviendo para que se conserve perfectamente. Rellenamos los frascos, los tapamos y los pondremos boca abajo hasta que se enfríen. Acto seguido, ya podéis disfrutar de una exquisita mermelada de cereza.

Salmorejo de cerezas (6 personas)

Ingredientes
650 gr de tomates maduros
350 gr de cerezas
1/2 hogaza de pan del día anterior (200 gr)
150 ml aceite de oliva virgen extra,
sal al gusto
1/2 diente de ajo y opcionalmente, medio pepino

Elaboración
Lavamos bien los tomates, los picamos y trituramos. Si nos gusta el pepino, lo incorporamos también. Sacamos el hueso de las cerezas y las añadimos a la mezcla anterior. Vamos añadiendo el pan duro que habremos partido en trozos previamente y lo dejamos reposar un rato para que empape y se ablande. Añadimos el aceite de oliva y si apetece, el ajo. Trituramos todo junto y sazonamos. Quedará una crema espesa que la pasaremos por el colador chino para quitar todas las pipas del pepino o las pieles de la cereza y el tomate. Meter a la nevera y servir muy fresquito acompañado de taquitos de jamón y de huevo duro picado. Si lo presentais en copas pequeñas, podéis utilizarlo como aperitivo o entrante ligero o incluso servir al principio de un cóctel. Seguro que sorprenderéis a todos con su color e increíble sabor.

Por Jorge Romero | 10 Agosto, 2011 a las 7:31 - Escrito en ► Sabores ◄

Chef Jorge Romero. Las frutas constituyen un grupo de alimentos indispensable para nuestra salud y bienestar, especialmente por su aporte de fibra, vitaminas y minerales y sustancias de acción antioxidante (vitamina C, Vitamina E, beta-caroteno, licopeno, luteína, flavonoides, antocianinas, etc.).

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

La gran diversidad de especies, con sus distintas propiedades organolépticas (aquellas que apreciamos mediante los sentidos, como el sabor, aroma, color, textura…) y la distinta forma de prepararlas, hacen de ellas productos de gran aceptación por parte de los consumidores, sobre todo del sur de Europa.

El albaricoque, también conocido como damasco o albérchigo, es el fruto del albaricoquero, árbol de la familia de las Rosáceas. Esta familia incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo. Las principales frutas europeas, además del rosal, pertenecen a esta gran familia. El fruto tiene la carne jugosa, firme y con un delicioso sabor dulce.

Las cerezas y las guindas son los frutos del cerezo y del guindo respectivamente, árboles de la familia de las Rosáceas que alcanzan hasta 20 metros de altura. Esta familia incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por las regiones templadas de todo el mundo. Las principales frutas europeas, además del rosal, pertenecen a esta gran familia. Existen cientos de variedades de cerezas. Sus productores las clasifican por su sabor en dulces o agrias. También existen híbridos de variedades dulces y agrias que pueden comerse tanto frescas como cocinadas en un sin fin de formas. Las cerezas silvestres, clasificadas como fruta agria, se denominan guindas y son las antecesoras de todas las variedades actuales.

El melocotón es el fruto del melocotonero, árbol de la familia de las Rosáceas. Esta familia incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo. Las principales frutas europeas, además del rosal, pertenecen a esta gran familia. Existen cientos de variedades que se han agrupado en cinco razas, cada una de ellas con características, periodo de maduración y aplicaciones propias. Las nectarinas y los paraguayos son de las más conocidas en el mercado español.

La piña pertenece a la familia de las Bromeliáceas, que comprende unas 1.400 especies de plantas, casi todas herbáceas, de hoja perenne y con flores muy llamativas. Algunas de ellas producen enzimas proteolíticas (que disgregan las proteínas de los alimentos) y se localizan sobre todo en América tropical.

El melón es el fruto de la melonera, planta de tallo rastrero que pertenece a la familia de las Cucurbitáceas, que incluye unas 850 especies de plantas herbáceas que producen frutos generalmente de gran tamaño y protegidos por una corteza dura. Al género Cucumis pertenecen especies tan diversas como el pepino (Cucumis sativus L.) y el kiwano (Cucumis metuliferus).

La granada es una infrutescencia, fruto de un árbol llamado granado que alcanza hasta cuatro metros de altura, de la familia de las Punicáceas; pequeña familia de árboles y arbustos, cuyos frutos tienen semillas prismáticas y rugosas. Esta fruta posee una piel gruesa de color escarlata o dorada con tono carmesí en el exterior y una gran cantidad de semillas internas rodeadas de una jugosa pulpa de color rubí. En oriente es considerada como un símbolo del amor y de la fecundidad y sus virtudes han sido difundidas por poetas tan conocidos como García Lorca.

Continuar leyendo …