Por Jorge Romero | 8 Enero, 2021 a las 9:25 - Escrito en Viña y fogón

Jorge Romero. Después de las fiestas de Navidad o de Año Nuevo, el caos reina en la nevera: recipientes aquí y allá con restos de ingredientes, platos con sobras cubiertos con papel film, quizá algo de asado…

Croquetas caseras

Croquetas caseras

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Los menús de las fiestas siempre son copiosos y, a pesar de los excesos en las comidas y cenas navideñas, no es raro que nos sobren platos sueltos, más un par de bandejas de dulces y mucho pan. ¿Cómo podemos aprovechar todo lo que ha sobrado? ¡Os lo contamos!

El pan
En general, el pan es de lo que mas sobra… en parte, porque es difícil ajustar la cantidad adecuada para un número de comensales al que no se está acostumbrado. La ventaja es que el pan tiene múltiples usos, aunque se haya quedado duro: tostadas con aceite de oliva y zumo para desayunar, picatostes para acompañar un puré de verduras, pan rallado para los empanados, croquetas caseras o escalopes.

Los entrantes y el marisco
Si se han conservado bien en la nevera, pueden ser un acompañamiento idóneo en una ensalada ligera de hortalizas frescas (como el berro o unas lechugas variadas). Los trocitos de marisco aportarán un interesante contrapunto a la ensalada, que puede aliñarse con una vinagreta de naranja o una salsa mayonesa aligerada. Para los más animados, unas empanadillas de salmón, eneldo, mascarpone y nueces o croquetas de marisco.

Continuar leyendo …

Por Jorge Romero | 18 Noviembre, 2020 a las 7:05 - Escrito en Viña y fogón

Vitamina A o retinol

Vitamina A o retinol

Jorge Romero. Las vitaminas, como los minerales, son esenciales para fortalecer las defensas de nuestro organismo. Aportan nutrientes y contribuyen a prevenir enfermedades. Se clasifican en dos grupos: las liposolubles (D, A, E) y las hidrosolubles (C y B). Cada una de ellas está presente en distintos alimentos, por lo que se recomienda tener una dieta variada.

Almendras

Almendras

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 4.5 de 5)
Loading ... Loading ...

Vitaminas liposolubles

Se trata de vitaminas que se almacenan en nuestro organismo, en los tejidos grasos y en el hígado. Al no eliminarse a través de la orina, duran más en el cuerpo. Por ello, no es necesario tomarlas a diario. Y, dado que se encuentran principalmente en las partes grasas de los alimentos, no es recomendable seguir dietas excesivamente bajas en grasas.

Vitamina D

Su función. Es necesaria para la absorción del calcio y del fósforo de los alimentos y, por ello, se revela esencial para la salud ósea y dental. Es fundamental para el desarrollo muscular y el crecimiento de los niños, pero también para el sistema inmune, ya que influye en el desarrollo y en la activación de los linfocitos T, los glóbulos blancos que se forman en la médula ósea y que ayudan a protegernos de las infecciones, además de ser capaces de destruir las células tumorales y las infectadas por los virus. También hay estudios que demuestran el importante papel de esta vitamina en los casos de infección del tracto respiratorio superior, en la EPOC, el VIH y en infecciones respiratorias en niños.
Cantidad recomendada. El comité científico de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) estableció en 2019 la ingesta en 12,5 µg (microgramos) al día para adultos y 15 µg en embarazadas y durante la lactancia. Cuando se recibe la dosis precisa a través del sol, la necesidad de obtenerla a través de la dieta es menor. Pero, ¿cómo sé que he recibido la dosis necesaria a través del sol? Dependerá de la estación del año, de la latitud en la que nos encontremos y del tipo de piel (las blancas necesitan menos minutos para sintetizarla). En los meses de invierno, necesitamos entre 30 y 40 minutos diarios de exposición solar. No obstante, durante esa época, el sol incide en nuestra latitud de manera muy indirecta, por lo que se hace más importante ingerir la vitamina D a través de los alimentos, así como haber asegurado una reserva suficiente en los meses anteriores, más soleados. En verano, sin embargo, con 10-15 minutos de exposición directa tres veces por semana sería suficiente.

Continuar leyendo …

Por Jorge Romero | 4 Septiembre, 2020 a las 8:11 - Escrito en Viña y fogón

Gazpacho tradicional

Gazpacho tradicional

Chef Jorge Romero. El gazpacho es uno de los platos más tradicionales y conocidos de nuestro país. Típico del verano y de Andalucía, el gazpacho es una receta muy sana, refrescante y nutritiva que se agradece en los días de calor.

Gazpacho de lechuga

Gazpacho de lechuga

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (12 votos, media: 4.75 de 5)
Loading ... Loading ...

Esta sopa fría se prepara con verduras y hortalizas frescas, es ligera y fácil de hacer y tiene unas cuantas versiones, según los gustos particulares y las regiones donde se haga.

Receta tradicional

El gazpacho lleva los mismos ingredientes que una ensalada, pero triturados en forma de crema. Una vez que se elabora, se guarda en la nevera y se toma frío, ya sea como entrante, primer plato o como tapa a media mañana.

Las versiones de este rico plato, son tan variadas como pueblos y regiones hay en el sur de España, aunque existe una receta que se podría considerar como la original o la base.

Los ingredientes básicos para elaborar el gazpacho son los siguientes: un kilo de tomates maduros, un pimiento verde, un diente de ajo, medio pepino, 100 g de miga de pan duro, 250 ml de aceite de oliva, 50 ml de vinagre de Jerez y 300 ml de agua bien fría (de la nevera). Para hacer este gazpacho tradicional y rápido se siguen estos pasos:

Elaboración: Se lavan los tomates, el pimiento y el pepino, se pela el diente de ajo y se pone en remojo la miga de pan en el agua fría, hasta que se rehidrate y quede esponjosa.
En un vaso de batidora, hay que colocar los tomates troceados, el pimiento verde troceado y sin pepitas, la mitad de un pepino pelado y troceado, el diente de ajo pelado, el aceite de oliva, la miga de pan y una pizca de sal.

Continuar leyendo …

Por Jorge Romero | 7 Agosto, 2020 a las 8:12 - Escrito en ► Sabores ◄

Jorge Romero. En el verano aumenta de manera espectacular el consumo de helados y sorbetes, uno de los postres preferidos de los niños -y los no tan niños-. ¿Quién puede resistirse a un polo en una calurosa tarde veraniega? ¿Y a un cremoso helado de yogur con frutas? En casa se pueden elaborar de una manera sencilla en cualquiera de sus variantes.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (9 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Helados caseros cremosos y fáciles

Elaborar helados caseros es bastante sencillo y hay tipos como gustos. Los ingredientes son cotidianos y solo se necesita tener un congelador para hacerlos y asegurarse de que no hay ningún riesgo. La principal diferencia entre los helados está en sus ingredientes:

  • Los helados cremosos contienen leche en cualquiera de sus variedades (yogur, nata, leche en polvo…). También llevan huevos y azúcar para la base, a la que luego se agregan frutas, chocolate, café, esencias, etc.
  • Los sorbetes o helados de hielo se elaboran a partir de zumos de frutas o de hielo junto con un almíbar que suele contener pulpa de frutas o sabores variados (como café). Se presentan en forma de sorbete, granizado o los famosos y ricos polos de hielo.

Helados cremosos y biscuits

En este grupo de helados siempre se parte de una base cremosa de un lácteo (natilla, crema inglesa, yogur, leche o nata montada) a la que luego se va agregando el resto de los ingredientes.

Continuar leyendo …