Por Antonio Adeliño Vélez | 2 Enero, 2020 a las 9:05 - Escrito en Cultura

La última cena de Leonardo da Vinci

La última cena de Leonardo da Vinci

Antonio Adeliño Vélez. El verano pasado, un amigo me recordaba en una conversación distendida, los sinsabores que en su día le produjo la lectura de la novela: “El Código da Vinci” de Dan Brown. Y en concreto me recalcaba las erróneas conclusiones sacadas por el novelista, al describir el cuadro de la última cena del genial Leonardo da Vinci, donde pretende ver a un san Pedro celoso y agresivo con la persona que ocupa el puesto de honor junto a Jesús, que a decir del autor del libro no es el joven san Juan, sino María Magdalena, su supuesta amante con la que además se afirma que tuvo descendencia.

El Cristo de Salvador Dalí

El Cristo de Salvador Dalí

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (18 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

El lector avezado sabe que se encuentra ante una novela, donde se manejan e inventan documentos que se presentan como históricos, para mantener la tensión del lector en el desenlace da la trama. Y también sabe que para determinar la autenticidad y veracidad de los relatos de la Sagrada Escritura, los estudiosos (exégetas) recurren a las fuentes primeras, que entre otras muchas cosas, se ocupan de examinar los usos y costumbres de la época en que fueron escritos.

Un cuadro pintado 1495 años después del acontecimiento, no puede aportar nada sobre la cena que se describe en los cuatro Evangelios. El cuadro es una interpretación del pintor, inmerso en otra época y otra cultura, sobre lo que la Sagrada Escritura dice. Y no al revés, como afirma el autor del libro. Por ese procedimiento se puede afirmar que Jesucristo no tenía rostro, porque Salvador Dalí, lo oculta tras la cabellera, en su famoso cuadro: El Cristo. Absurdo ¿no?. Seguramente cualquier escritor sería capaz de novelar esta circunstancia por muy irreal que nos parezca. Porque otro cuadro, donde se plasma el pecado de Adán y Eva, es el origen de que la gente crea “a pies juntillas” que el fruto prohibido descrito en el relato de la creación, es una manzana; pero si nos acercamos a las fuentes limpias de la Sagrada Escritura no vemos manzanas por ningún sitio. (Gn. 1 y 2).

Continuar leyendo …

Por Johari Gautier Carmona | 9 Agosto, 2010 a las 8:01 - Escrito en Cultura

Johari Gautier Carmona. Muchas obras presentan la figura de Jesús de Nazaret como un superhombre, un verdadero héroe que entregó su vida para salvar la humanidad, pero pocas destacan la figura humana que existe detrás de un nombre tan conocido.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (7 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

La reciente obra del teólogo Bernardo Pérez AndreoDescodificando a Jesús de Nazaret” (Ed. Irreverentes) se centra en la naturaleza humana del pobre judío marginado que cambió la historia de muchas naciones. En esta entrevista, el autor rescata códigos objetivos e imprescindibles para entender la importancia de su acción pero también las claves personales que transformaron a este hombre sencillo en un hombre extraordinario.

Volver dos mil años atrás para reconstruir al auténtico Jesús

Descodificar a Jesús de Nazaret consiste en recuperar las claves que hemos perdido para entender al auténtico Jesús. Se trata de códigos lingüísticos y culturales, rigurosos y verificables alejados del fantasioso “Código Da Vinci” que creó un sensacionalismo mundial. “Hoy en día, las ciencias nos permiten descifrar a Jesús“, explica Bernardo Pérez antes de señalar que su tarea consistió en escarbar en ciertas ideas para acercarlo al público. Una de las claves importantes para entender a Jesús es su forma de ser, basada en la misericordia (que en latín significa “dar el corazón” o “entregarse”). Así pues, la actitud de Jesús es de compasión y apertura, sobretodo hacia los más indefensos (mujeres y niños). Además, Jesús hace la propuesta de una realidad inclusiva en la que los ricos tendrían que ceder un cierto poder a cambio de la integración de los más débiles.

Las investigaciones teológicas se separan en tres principales ramas: la liberal, la New Quest (esencialmente existencialista) y la Third Quest (basada en la historia). El libro que aquí destacamos se basa en esta última perspectiva para recrear la existencia de un judío marginal del estrato más bajo posible, así como también lo sugiere John Meyers (autor representativo de esta corriente). Más allá de las ideas habituales, Bernardo Pérez describe a Jesús como un hombre laico que criticó a los curas y ofreció nuevas vías de progreso para la sociedad. De la vida política de Jesús poco se sabe, debido a que, en los últimos siglos, la Iglesia trató de diluir esa faceta y preservar esencialmente la moral y religiosa. “Sin embargo, lo político es algo que no puede ocultarse”, defiende el teólogo ya que, de esta manera, se desfigura a un hombre que propuso una alternativa social construida en círculos concéntricos y basada en el principio de mesa redonda que incluía a todos los marginados. Jesús habló de crear una nueva familia centrada en los lazos socio-afectivos que se oponía por ende a la familia existente, patriarcal y machista.

Continuar leyendo …