Por Redacción | 30 Agosto, 2010 a las 9:57 - Escrito en ► Sabores ◄

Mochileros Gastronómicos. Aunque nueva para muchos, la Colorterapia es una técnica muy antigua que se basa en la armonía de los tonos, en los alimentos su objetivo es mejorar nuestra salud física y mental.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (2 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

La Colorterapia no es algo nuevo, sino que se ha rescatado del saber de culturas milenarias como la egipcia, la persa, la china o la precolombina. Estos pueblos conferían gran importancia a la luz y el color. En China se desarrolló la teoría de los cinco elementos y su medicina se basaba en el color de la piel de los pacientes. También en Persia, los médicos (llamados parsis), creían en las propiedades del color para la salud humana y muchos curaban con piedras preciosas.

Grandes pensadores como Pitágoras, Platón, Aristóteles, Francis Bacón, Isaac Newton, o Albert Einstein demostraron también, en algunas de sus investigaciones, la influencia de los colores sobre nuestra psique. La influencia de los colores en las personas es ya un hecho demostrado, que se aplica a muchos ámbitos de la vida. Quizás el más evidente sea la decoración de interiores, donde se trata de combinar los tonos en armonía.

La moda es otro claro ejemplo: los colores de nuestra ropa también tienen su efecto en nosotros, del mismo modo, los colores de las comidas pueden influir en nuestro estado de ánimo, en el apetito o en la estimulación del sueño, entre otras cosas. Diversos estudios médicos han confirmado la influencia de los colores en la salud, por lo que, cada vez más, la Colorterapia se usa como complemento de la medicina tradicional.

Se puede creer o no en la Colorterapia, pero su planteamiento es muy lógico: si se afirma, por ejemplo, que el color rojo equivale a vitalidad, es porque los alimentos con este matiz contienen carotenos, que proporcionan antioxidantes. Otro ejemplo: el verde se asocia a calma y bienestar porque los alimentos de este color contienen fibra. Y si en las teorías del diseño los tonos fríos (verde, azul) calman y los cálidos (rojo, amarillo, naranja) estimulan, lo mismo ocurre con la Colorterapia.

Continuar leyendo …