Por Jorge Romero | 22 Diciembre, 2014 a las 12:05 - Escrito en ► Sabores ◄

Chef Jorge Romero. Las compotas y tartas, junto con las peras cocidas, hacen de esta fruta una de las estrellas de los postres invernales.

Peras al vino con canela

Peras al vino con canela

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

La pera es una fruta que se puede adquirir durante todo el año en el mercado. Esta fruta es exquisita, jugosa y de un sabor muy característico, que se aprecia sobre todo si se consume en su justo punto de maduración. Durante los meses de invierno, se dispone de numerosas variedades de peras, que permiten elaborar jugosas recetas, desde las más dulces a salsas para acompañar platos de carne.

La pera, una vez fuera del árbol, se convierte en una fruta delicada, ya que tiene una piel muy fina que apenas la protege del calor, golpes y magulladuras. Por este motivo, una vez compradas, deben conservarse dentro de la nevera, sacarlas del plástico de la bolsa, en el caso de que se hayan adquirido así, ya que se evita un exceso de maduración que acabaría por estropear la fruta, y consumirse en un plazo inferior a cuatro días.

Peras de invierno

Durante los meses más fríos del año, puede encontrarse una gran variedad de peras: pera conferencia, de Rincón de Soto, pera Concorde, d’Anjou y del Comicio. Todas estas peras comparten una misma característica, que es su tamaño medio (forma un poco alargada, de gran jugosidad y sabor dulce y exquisito). La jugosidad y dulzor de la pera permite elaborar múltiples platos, sobre todo en invierno, cuando apetecen postres y menús calientes. Las compotas y tartas, junto con las peras cocidas, hacen de esta fruta una de las estrellas de los postres invernales.

Continuar leyendo …