Por Antonio Adeliño Vélez | 30 Abril, 2019 a las 7:15 - Escrito en Cultura

Foto archivo Máximo López | Palacio Episcopal convertido en colegio

Foto archivo Máximo López | Palacio Episcopal convertido en colegio

Antonio Adeliño Vélez. Si nos fijamos con atención en el mapa de Aranda de Duero realizado en 1868 por Francisco Coello, observaremos cinco edificios singulares que han sucumbido al paso y peso de la historia. Estos son: El Convento de Sancti Spiritus, situado frente a la iglesia de Santo Domingo; el Convento de monjas Bernardas, en la plaza de la Constitución; el Convento de san Francisco, al inicio de la avenida de El Ferial; el convento de monjas Antonias (franciscanas), en la plaza de san Antonio; y el Palacio Episcopal, en la plaza de los Jardines de don Diego, sobre el solar que ocupan hoy los edificios comprendidos entre el pasaje Primo de Rivera y la calle Miranda do Douro.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (19 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Maqueta de por Jesús Fernández Chico | Palacio Episcopal

Maqueta de Jesús Fernández Chico | Palacio Episcopal

Pues bien, haciendo honor al título de estas líneas, hablaremos del Palacio Episcopal de Aranda de Duero, levantado entre los años 1781 y 1784, fuera del antiguo recinto amurallado, en el sito conocido como eras de La Resina, sobre el solar que ocupaba la ermita de san Roque, con huertas a la caída del río Arandilla, y al solano de la Casa de Postas. Esta última indicación es interesante de resaltar, por cuanto nos sitúa junto al camino real de Burgos, y en una época en que los viajes se hacían en diligencias y tartanas; por lo que había que establecer a lo largo del camino, recintos para el cambio y descanso de los caballos de tiro que arrastraban los carruajes, y este era el caso de las casas de paradas de postas que se distribuían en todo el trayecto de las líneas de correos.

Conviene recordar que hasta 1956, las parroquias de La Ribera burgalesa pertenecían al obispado de Osma, con sede en El Burgo de Osma (Soria). El mapa geográfico de dicha diócesis, quedó configurado en el concilio de Burgos de 1137 y estuvo en vigor más de 800 años. El concordato entre la Santa Sede y el Estado Español de 27 de agosto de 1953, contemplaba la novedad de acomodar en lo posible, las circunscripciones eclesiásticas a las provincias civiles. Y será mediante Decreto de la Sagrada Congregación Consistorial de Roma de 22 de noviembre de 1955, cuando se dispone que en el año 1956 pasen a la archidiócesis de Burgos, noventa y cuatro parroquias desmembradas de la diócesis de Osma.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 11 Marzo, 2019 a las 8:18 - Escrito en Cultura

Maqueta del convento de Sancti Spiritus realizada por Jesús Fernández Chico

Maqueta del convento de Sancti Spiritus realizada por Jesús Fernández Chico

Antonio Adeliño Vélez. Hay un lugar en mitad del sendero que asciende desde la ermita de San Antón a la de la Virgen de las Viñas de Aranda de Duero, donde rodeado de jardines y en medio de un estanque, se levanta un soberbio arco renacentista de medio punto que corresponde a una portada enmarcada en alfiz con sendos lunetos en las enjutas.

Arco del convento de Sancti Spiritus en el parque de la Virgen de las Viñas

Arco del convento de Sancti Spiritus en el parque de la Virgen de las Viñas

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (16 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Indudablemente el centro de un parque no es el lugar natural de una puerta de semejantes dimensiones, por lo que recurriendo a las crónicas de la villa, sabemos que en el año 1973 se desmontó un arco del derruido convento de Sancti Spiritus en el barrio de Allendeduero, y se llevó al parque de la ermita de la Virgen de las Viñas, donde se colocó sobre un estanque, flanqueado por cuatro escudos labrados en piedra; uno traído de una casa palacio que había en la calle Costanilla, y los otros tres con el emblema del Obispo Acosta, recuperados de los contrafuertes del ábside de la iglesia del convento dominico de Sancti Spiritus. La citada puerta, era la de acceso desde el claustro a la iglesia conventual.

Para la elaboración de este artículo, se acude a la documentación aportada por Jesús Fernández Chico en su trabajo: “Maquetas historiadas”, donde recoge la historia del patrimonio monumental de La Ribera, y nos permite establecer la cronología de un edificio construido a mediados del siglo XVI en el arrabal de Allendeduero, junto al camino de Valladolid, frente al hospital de pobres de los Santos Reyes Magos; y que con la nomenclatura propia de nuestros días, situaríamos entre las calles Ruperta Baraya, Valdolé y el inicio de la calle Santo Domingo; justo enfrente de la iglesia parroquial homónima y de la entrada del hospital de los Santos Reyes.

Así pues, bajo la advocación del Espíritu Santo se fundó en el año 1545 un convento de Padres Dominicos, al mediodía de la villa de Aranda, al otro lado del río Duero, y en el extremo oeste del arrabal. Su promotor y mecenas fue el obispo don Pedro Álvarez de Acosta (1484-1563) que tomó posesión del obispado de Osma (Soria) el 17 de abril de 1539; a esa diócesis perteneció La Ribera burgalesa hasta el año 1956. Este prelado intervino también con su patrimonio personal en otras obras de Aranda, como el hospital para pobres de los Santos Reyes Magos, el presbiterio de la ermita de la Virgen de las Viñas, ciertos remates importantes en la fachada sur de la iglesia de Santa María, y el púlpito y la capilla mayor de la iglesia de Sinovas.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 4 Abril, 2018 a las 7:51 - Escrito en Cultura

Convento de Los Valles en Torresandino

Convento de Los Valles en Torresandino

Antonio Adeliño Vélez. Al suroeste de la provincia de Burgos, en el valle del río Esgueva, a la solana de la ladera que le resguarda de los vientos del norte y en el límite del término municipal de Torresandino con Villovela de Esgueva, se encuentran las ruinas del convento carmelitano de Nuestra Señora de Los Valles.

Iglesia gótica

Ruinas del Templo

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (15 votos, media: 4.73 de 5)
Loading ... Loading ...

Comenzaré diciendo que este artículo está inspirado en un trabajo bastante extenso, realizado por José-Ignacio Sánchez Rivera y David Marcos González, titulado “El convento de los Valles en Torresandino: triste ruina de la presencia mendicante entre el Duero y el Cerrato”, publicado en el número 31 de la revista Biblioteca de Aranda de Duero. Y que al ser yo natural de un pueblo próximo, he visitado varias veces el lugar en cuestión y me ha parecido interesante recordar la historia de un recinto que llegó a ser grande en dimensiones e influencia y acabó abandonado y expoliado.

El origen del convento se halla en una gruta natural que encontramos en el costado norte de la iglesia monacal. En esta cavidad, acondicionada como santuario, se generó un núcleo de eremitas al que con el paso del tiempo y a raíz de la repoblación de las tierras del Duero acaecida durante el siglo X, se le agregó un poblado de aldeanos. El documento más antiguo, aportado por M. J. Martínez, data este lugar en el año 948 y allí se afirma que el monasterio está bajo la advocación de los santos Pedro y Pablo y que se regía por la regla de san Benito.

Unos siglos más tarde, en 1302, se confirma la continuidad de la ocupación religiosa, cuando Fernando IV cede al convento, los impuestos de los ocho vecinos de la aldea. Se desconoce cómo pudo acontecer la desaparición del poblado de Los Valles y permanecer en el lugar sólo el convento, pero el siglo XIV fue muy convulso en el reino de Castilla, con guerras civiles, hambrunas y epidemias de peste que acarrearon despoblación general y abandono de pequeños núcleos habitados. Sólo la presencia de una orden religiosa, pudo garantizar la subsistencia de este enclave.

Continuar leyendo …

Por Antonio Adeliño Vélez | 6 Febrero, 2017 a las 9:13 - Escrito en Cultura

Viñedos n la Arroyada

Fotografías: Jesús Linaje | Viñedos del lugar

Antonio Adeliño Vélez. Siempre he sentido curiosidad por conocer la historia del llamado Convento de La Arroyada en el municipio burgalés de Terradillos de Esgueva. Soy natural de Villatuelda, pueblo limítrofe, y siempre he oído hablar del antiguo Convento, pero al contemplar el solar donde se levantaba, su visión me hacía sospechar que en aquel lugar no se había erigido un convento clásico, lo que aumentaba aun más mi interés por conocer los pormenores de aquel paraje al que siempre los lugareños hemos llamado El Convento.

Iglesia de Terradillos S. XII

Iglesia de Terradillos S. XII

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (15 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Para conocer su historia he indagado en las páginas del libro titulado: “Aproximación al dominio territorial y económico de Cardeña” escrito por fray Dalmacio Ortiz Espinosa. Un libro donde entre apuntes contables, se describen sitios y lugares que pertenecieron y tributaron al Monasterio de San Pedro de Cardeña, desde sus orígenes en el siglo IX hasta la desamortización de Mendizábal en el siglo XIX.

No debe extrañarnos que el Monasterio de Cardeña, a 10 kilómetros de la ciudad de Burgos, tuviera posesiones en el valle del río Esgueva a 75 kilómetros de distancia, pues también las tenía en El Cerrato palentino, en Las Merindades al norte de la provincia de Burgos o en los valles de Cantabria. A las primeras donaciones del rey, que dota al Monasterio de los lugares próximos con denominación de Coto Redondo, se van añadiendo bienes donados por nuevos profesos (monjes que entran al convento), por particulares, o los provenientes de permutas o compras ampliatorias; que es el caso del paraje de La Arroyada, pues a una donación inicial se añaden los terrenos comprados para plantar cepas que produzcan un vino de calidad.

Continuar leyendo …