Redacción/Agencias. El Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero asegura que es una cosecha fruto del “milagro de la Ribera”.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (3 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

El Presidente de Ribera del Duero, José Trillo, destacó durante el acto de presentación oficial de la añada 2010 que se celebró en el Círculo de Bellas Artes de Madrid que “este es el milagro de la Ribera. Así un año como el 2010, donde las heladas tardías del mes de mayo, la lluvia y el viento de junio en plena floración, no hacían presagiar nada bueno, nos trajo también un verano y principios de otoño con una temperatura e iluminación óptimas que nos ha dejado una cosecha con visos de histórica. Una cosecha Excelente“.

La Cosecha 2010, siguiendo la tónica habitual en la Ribera del Duero, estuvo notablemente condicionada por los rigores invernales acaecidos en la Denominación de Origen. Aunque la brotación de la vid se inició en las fechas habituales, las típicas heladas tempranas de primavera hicieron su aparición a mediados de mayo, provocando así el retraso del ciclo.

De nuevo el viñedo de la Ribera volvió a demostrar su capacidad para hacer frente a una climatología extrema y completar su desarrollo vegetativo de forma vertiginosa. Fue a partir del envero cuando la regularidad de los viñedos se puso de manifiesto, equiparándose al ciclo normal para esas fechas.

Las magníficas condiciones de iluminación y temperatura registradas, así como la importante reserva hídrica en los suelos, han provocado esta campaña una maduración paulatina del fruto, responsable de la enorme riqueza en tanino dulce y elevado color que caracterizan a la cosecha.

Tales condiciones permitieron una vendimia sana y escalonada, garantizando a viticultores y bodegueros la recolección de la uva en su justo punto de madurez; 71.145.000 fueron los kilogramos de uva entregados en las bodegas elaboradoras inscritas durante la Campaña 2010.

Los Vinos de la Cosecha 2010

Los vinos jóvenes de esta cosecha muestran su potencia, destacando la intensidad frutal que siempre ofrece la Ribera del Duero. Vinos jóvenes que refrendan su riqueza olfativa y presentan gran equilibrio en boca, basado especialmente en su tanino dulce y su longitud, de gran persistencia“.

Continuar leyendo …