Por Jorge Romero | 22 Noviembre, 2018 a las 0:46 - Escrito en ► Recetas ◄

Crema de calabaza y curry

Crema de calabaza y curry

Chef Jorge Romero. La llegada del otoño hace cambiar de hábitos y apetencias. De las comidas ligeras y frescas, se pasa a cocinar platos más sustanciosos y calentitos. Con los días que se acortan y las noches que refrescan, el cuerpo necesita calor, por lo que las cremas y sopas están entre las mejores alternativas para comenzar cada comida.

Crema de alcachofas con trocitos de jamón

Crema de alcachofas con trocitos de jamón

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (12 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Crema de calabaza y curry

En una cazuela con un poco de aceite caliente se cocinan a fuego suave una cebolleta y un puerro cortados en brunoise (cuadraditos pequeños). Cuando estén blandos, se añaden 400 gramos de calabaza pelada, limpia y cortada en trozos irregulares, además de una zanahoria pelada y en rodajas. Se rehoga el conjunto y se agrega también un calabacín pelado y troceado.

Hay que cubrirlo todo de agua, justo hasta sobrepasar las verduras. Una vez que el conjunto comience a hervir, se añade una pizca de sal, se tapa la cazuela y se deja hervir a fuego suave durante 40 minutos.

Crema fina y sabrosa de setas

Crema fina y sabrosa de setas

Cuando la calabaza, el calabacín y la zanahoria estén cocidos, se saca la cazuela del fuego y se añade a la crema un refrito de curry. Para ello, hay que pelar dos dientes de ajo, cortarlos en láminas y dorarlos en una sartén con unas cucharadas de aceite de oliva caliente. Cuando se hayan dorado, se saca la sartén del fuego, se agrega la cucharadita de curry, se remueve un segundo y de inmediato se vierte sobre la cazuela con las verduras cocinadas, se tapa y se deja que repose todo durante cinco minutos.

Transcurrido el tiempo de reposo, se pasa por el pasapurés o por la batidora hasta conseguir una crema suave y uniforme. En caso de que quede muy espesa, se vierte un poco de agua caliente y se pone a punto de sal. Se da un hervor ligero para que se unifiquen los sabores y ¡listo para servir! Este puré se puede acompañar de unos trocitos de pan frito, salteados en una sartén con un poco de ajo y aceite de oliva.

Continuar leyendo …

Por Jorge Romero | 9 Enero, 2014 a las 9:31 - Escrito en Viña y fogón

Chef Jorge Romero. Las hortalizas y verduras frescas son alimentos que contribuyen a hidratar nuestro organismo por su alto contenido de agua, además de ser nutritivas y saludables.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (1 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Son ricas en vitaminas, minerales, fibra y, en menor medida, en almidón y azúcares, hecho que explica su bajo aporte calórico. Son también una fuente indiscutible de sustancias de acción antioxidante. Por todo ello se consideran fundamentales para la salud e indispensables dentro del concepto de dieta equilibrada, cuyo modelo más representativo es la dieta mediterránea.

Las hortalizas se pueden clasificar en función de la parte de la planta a la que pertenecen en:

  • Frutos: berenjena y pimientos.
  • Bulbos: ajo, cebolla, puerro, chalota, etc.
  • Coles: repollo, brécol, coles de Bruselas y coliflor.
  • Hojas y tallos tiernos: acelga, achicoria, borraja, cardo, endibias, escarola, espinacas y lechuga.
  • Inflorescencia: alcachofa.
  • Pepónides: calabacín, calabaza y pepino.
  • Raíces: nabo, rábanos, remolacha de mesa y zanahoria.
  • Tallos jóvenes: apio, espárrago blanco y triguero.

Mención especial cabe realizar sobre las setas comestibles. Aunque aparecen dentro de una sección en el grupo de hortalizas, constituyen un reino aparte llamado fungi. Esto es debido a sus características específicas, entre las que destaca la ausencia de clorofila y la presencia de quitina, una proteína que sólo está presente en el reino animal.

Las recomendaciones de consumo de hortalizas frescas se sitúan entre tres y cinco raciones al día, es decir; un mínimo de 400 gramos diarios. Junto con las frutas, son las principales fuentes dietéticas de vitamina C y de provitamina A. Muchas, además, son excelente fuente de otros nutrientes, fibra y antioxidantes, y presentan un bajo contenido de proteínas y grasas.

Continuar leyendo …