Por Gonzalo Oeo Farelo | 23 Agosto, 2012 a las 10:48 - Escrito en Opinión

Gonzalo Oeo Farelo. Cuando uno entra de lleno y pasea por los parajes y lugares de la provincia más despoblada de España, se da cuenta de que Soria sigue resistiendo. Todavía conserva ese olor de la Castilla más antigua, de la imagen de lo que fue la gloria de una nación que hace quinientos años dominó el mundo conocido.


Y resiste como ya lo hizo su población antigua más simbólica: Numancia. Resiste al paso de la modernidad, con sus montes, su prado, su querido río Duero y sus poblaciones llenas de historia, recuerdos, y fraternidad.


MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 4.83 de 5)
Loading ... Loading ...

Desde sus trece comarcas naturales, sigue siendo, aunque no lo parezca, ese enclave estratégico que antaño fuera. El Valle, Pinares y el Campo de Gómara con su tierra de Medinaceli mantienen vivan la tradición ganadera de este país. Sus Tierras Altas y el Moncayo siguen siendo atalayas desde la que contemplar la riqueza natural de la tierra castellana. Y desde Covaleda, ólvega, Burgo de Osma, Almazán llegamos a la Soria más moderna, ciudad tranquila y señera allá donde las haya.

Y fiel a su tradición histórica, la provincia soriana tiene en sus políticos a estandartes de una tradición política que comenzase con el primer rey castellano que se hizo famoso por su carácter batallador y su inteligencia en el combate. Alfonso de Castilla, octavo en la lista real, gobernó el reino en el duodécimo siglo y famoso por su principal hito militar: ganar a los temidos almohades la batalla de las Navas de Tolosa, cuyo éxito llevó al ‘musulmán’ a retroceder muchos kilómetros en sus dominios conquistados siglos atrás.

De Alfonso de Castilla a Jesús Posada

Tan conquistador como Alfonso VIII son los seis representantes que la provincia tiene en las Cortes Nacionales, que en esta legislatura han recobrado una importancia que desde Alfonso no se tuviera sobre todo en el Congreso de los Diputados. Allí representa a la provincia el más importante de todos los diputados, la tercera autoridad del Estado Español, el Presidente de la Cámara y de las Cortes españolas: Jesús Posada Moreno (Soria, 1945). Político de los de antaño, con una dilatada carrera en todos los estamentos de la política nacional desde el inicio de la época democrática. Ésta comienza en 1979, cuando Jesús se convirtió en Gobernador Civil de Huelva durante un bienio, al calor del nacimiento de la España demócrata, y bajo siglas de la entonces Unión de Centro Democrático de su amigo Adolfo Suárez.

Continuar leyendo …

Por Gonzalo Oeo Farelo | 16 Agosto, 2012 a las 10:41 - Escrito en Opinión

Gonzalo Oeo Farelo. Siendo la provincia más pequeña en extensión de toda Castilla y León, no cabe duda de que se trata de una de las tierras más visitadas por los reyes del siglo XVIII y XIX español.


Situada estratégicamente en el centro de toda la nación española, esta tierra de paso se convirtió ya desde épocas de reinados castellanos en una de las más valiosas. Pero su valor no lo descubrió Felipe V, ni mucho menos la corona castellana, pues ya incluso en tiempos de la Hispania Romana, era Segovia una de las ciudades más importantes a nivel comercial y defensivo de la península.



Fotografía: J.Marqués | Alcázar e Iglesia de la Vera Cruz

Fotografía: J.Marqués | Alcázar e Iglesia de la Vera Cruz

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (5 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Dominando desde las alturas, y arropada por sus casi 200 pueblos, están dos ilustres ciudades: Segovia y San Ildefonso. Historia y tradición, belleza altiva y real encierran sus murallas y monumentos. Desde su enorme acueducto, su castillo y su catedral, Segovia demuestra su señorío y pedigree como ciudad de ciudades que llegó a ser desde tiempos en que el rey francés pisara sus calles por primera vez. De esta tierra se enamoró el quinto de los Felipes, el más borbón de todos, para mandar construir en la Granja un Palacio al más puro estilo de las monarquías del norte de Europa. Sus jardines y fuentes fueron la envidia de las coronas occidentales durante un siglo de esta residencia veraniega donde la corona española borbónica disfrutó de sus días de gloria, y dejó su sello como casa reinante en un país hasta entonces heredado de los Austrias grandes y menores.

Y hablando de representación institucional, Segovia sigue conservando parte de ese esplendor vivido ya desde tiempos inmemoriales. Sus gentes tienen a siete parlamentarios que bregan con honor en las Cortes situadas en la vecina Madrid, provincia de la que son puente hacia lo más puro de Castilla. Es en el Congreso, curiosamente, donde se da un menor número de diputados electos, donde son apenas tres los segovianos que ocupan un escaño.

El primero de ellos atiende al nombre de Juan Luís Gordo Pérez (Segovia, 1959), político de toda la vida, aunque funcionario de profesión. Este técnico de gestón de centros hospitalarios, comenzó su carrera política en el año 88, al calor de la década prodigiosa, como director de gestión en los hospitales ‘12 de octubre’ y ‘San Carlos’ de la capital española. Por aquella época, iba a ser nombrado también secretario de participación ciudadana del PSOE segoviano, donde comenzaría su primera etapa política, que duraría hasta el año 93.

Un año después, Gordo comenzaba otra etapa profesional como profesor asociado en la universidad Carlos III de Madrid, y un año después, iba a ser nombrado subdirector de gestión del Hospital Severo Ochoa de Leganés, donde duraría un total de cuatro años. Antes de ello, en el año 97 fue elegido concejal en el Ayuntamiento de Sangarcía, para ya en el año 2.000 dar el salto a ocupar puestos políticos dentro de la administración pública.

Continuar leyendo …

Por Gonzalo Oeo Farelo | 7 Agosto, 2012 a las 8:20 - Escrito en Cultura

Gonzalo Oeo Farelo. No puedo empezar a escribir sobre tan insigne provincia castellana sin antes citar a Don Miguel de Unamuno, quizás uno de nuestros más brillantes escritores de aquella generación del 98 que tan al pelo van sus citas en estos tiempos que corren tan parecidos a cuando España se enfrentaba a un presente lleno de oscuridad y sombra.


Me llega a la memoria esos versos que decían: ‘Al pie de tus sillares, Salamanca,/ de las cosechas del pesar tranquilo/ que año tras año maduró en tus alas,/ duerme el recuerdo’.


Plaza Mayor de Salamanca

Plaza Mayor de Salamanca (ver mapa GPS)

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Tu recuerdo Don Miguel, tu estirpe y la de tantos y tantos charros que desde tiempos inmemoriales dieron nombre a una ciudad coronada en la modernidad como Capital Europea de la Cultura. Salamanca, capital y provincia, lo es así desde no hace mucho tiempo. Concretamente desde el año 1833, cuando Javier de Burgos la separó de León.

Pero Salamanca es una de las pocas provincias donde habitaron ese humilde y gentil pueblo llamado los Vetones, de los que poco se sabe y sus castros quedan como legados, a orillas del Tormes, que con tanta elegancia baña la provincia. Pues el Tormes es vertebrador, es su Lazarillo principal, su arteria que da vida al campo y sentido a sus poblaciones. Al pie de ellas se levantan sus más insignes ciudades como la propia Salamanca o la sencilla Santa María, cuyo apellido no podía ser otro que el de ‘de Tormes’.

Béjar y Ciudad Rodrigo, una alta y otra llana, son sus dos siguientes puntales. Una defensiva, la otra monumental, puerta y paso de la antigua Castilla a la corona de Portugal. Por ella, por Rodrigo, pasaron primos e infantes de la corona Trastámara que iban a casar mediante aquellos pactos matrimoniales, con la bella Beatriz de Portugal, que de sus calles se enamoró.

Y qué decir más de Salamanca, con su plaza mayor, su Universidad, su Catedral, y su CULTURA con mayúsculas. Piedra angular de la educación castellana, pues de sus iglesias, cátedras y monasterios, salieron desde la edad media brillantes mentes que le dieron a España el capital humano que ahora se recuerda en esos libros de Historia donde Salamanca es alabada con orgullo del castellano y la tristeza de aquel que lo recuerda…

Sin más literatura ni libertad que la que ya me he permitido, paso a meterme, como se dice en mi tierra, en faena. La de relatarles a todos ustedes la historia que no se sabe de diputados y senadores que hoy por hoy, representan a tal añeja tierra.

Un ex ministro y tres grandes parlamentarios.

En el Palacio del Congreso, por la puerta de los leones, hay un parlamentario que la ha cruzado la friolera de nueve veces. Se trata de Jesús Caldera Sánchez-Capitán (Béjar, 1957),  un hombre casado y con tres hijos que ha vivido en la Cámara Baja española practicamente todo el periodo constitucional reciente de nuestra historia.

Continuar leyendo …