Desde esta pagina podes Compartir y guardar Café: Toda una experiencia de aroma y sabor en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Febrero 11, 2012

Café: Toda una experiencia de aroma y sabor

Escrito en: ► Sabores ◄

Chef Jorge Romero. El café es la bebida que se obtiene de los frutos y semillas de la planta de café o cafeto (Coffea). Contiene cafeina por lo que es altamente estimulante.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (3 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

La semilla tostada del cafeto es una planta muy peculiar, tanto por sus variedades como por sus condiciones de cultivo. Aunque puede llegar a crecer hasta más de diez metros, se poda a una altura de dos o tres metros para facilitar la recolecta, que se hace a mano. Proporciona flores y frutos de forma simultánea y cada ciclo de maduración, que dura entre siete y nueve meses, supone de media un kilogramo de café tostado. Necesita unas condiciones muy particulares para su desarrollo: altitud, tipo de suelo o clima. Estos son aspectos que varían según la época de recolección, en función de la proximidad del país productor a los trópicos.

Variedades y Calidades

El café Arábica es originario de Etiopía y comprende un gran número de variedades que crecen en diferentes suelos, a diferentes altitudes o en distintos climas o condiciones. En general, el arbusto del café Arábica crece en alturas que van desde los 800 a los 2.000 metros y su cultivo se desarrolla en plantaciones. El café Arábica obtenido de estas plantas ronda niveles de cafeína del 1% al 1,5%, e incluso inferiores, lo cual supone una diferencia con el café Robusta, con niveles superiores. El café Arábica lavado proporciona grandes granos, de forma elíptica, de coloración verde azulada y olor a verde. Tostado desarrolla su volumen y en cata es un café aromático de excelente sabor. Se produce sobre todo en países centroamericanos y del este de África.

El café Arábica no lavado, cultivado en su mayoría en Brasil, produce granos ovalados, de coloración verde amarillenta y olor a hierba verde, con sabores muy variados en función de la región de cultivo. Algunos tienen un pronunciado y característico sabor que recuerda al yodo.

El café Robusta es originario del Zaire y los principales cultivos están en zonas bajas y secas de África, Indochina y Brasil. Son cafés con un mayor contenido de cafeína, del 2% al 4%. El grano es amarillento y con olor a paja seca. El tueste da lugar a un café fuerte, de gran cuerpo, color oscuro y fuerte sabor, con un punto amargo. Es un café tratado en seco, no lavado, que puede contener restos de tierra en las hendiduras y otros defectos. Se descubrió al observar que era inmune a la plaga de ciertos hongos que diezman a los Arábicas. De ahí su nombre.

La mezcla de diferentes variedades en las proporciones determinadas por el maestro cafetero en cada caso proporciona un café equilibrado, en el que las diferentes características sensoriales se complementan. Sin embargo, mezclas y adulteraciones no declaradas a lo largo de la cadena de producción suponen un fraude alimentario que debe detectarse y perseguirse.

Conservación del café

Con independencia de su pureza, los principales enemigos del café, que provocan cambios sustanciales que alteran de manera negativa su calidad son:

  • La pérdida de aroma. Las moléculas aromáticas formadas en el grano de café durante el proceso de tostado tienden a emigrar a la superficie y desde allí se escapan al exterior. El tiempo que transcurre entre el tostado del grano y su consumo debe ser lo más corto posible, ya que a mayor tiempo transcurrido, mayor pérdida de aroma. Por otro lado, el café absorbe todos los aromas y olores que hay a su alrededor si no dispone de un envase apropiado.
  • La humedad. El café recién tostado tiene una humedad del 2% o 3%, pero es muy higroscópico, es decir, tiene una gran tendencia a captar humedad del ambiente, lo cual afecta de forma negativa a su calidad.
  • La oxidación. El café tostado tiene alrededor de un 15% de aceites y grasas. El oxígeno del aire provoca su oxidación química (enranciamiento), así como la degradación de otros muchos compuestos. La humedad, la temperatura elevada y la luz favorecen este proceso. La oxidación y sus consecuencias se acentúan al molerlo, ya que aumenta la superficie de café en contacto con el aire.

La tecnología utilizada en los envases de café (paquetes al vacío, válvulas de aroma, materiales opacos) resulta de gran ayuda y garantiza su óptima conservación, al preservar el café de la humedad, el aire, el calor y la luz. Sin embargo, una vez abierto el paquete, es preferible introducirlo en un bote hermético y refrigerar en la nevera.

Un café perfecto

  • Los expertos recomiendan consumir cafés de la variedad Arábica.
  • Usar café en grano y moler lo necesario en el momento de su preparación. Utilizar de forma preferible molinillo de muelas y no de aspas, ya que en estos últimos la molienda no es homogénea.
  • Aplicar el método de preparación que más se adapte al gusto preferido: infusión, goteo, expreso.
  • Utilizar agua mineral o filtrada y eliminar sabores extraños y la cal.
  • Preparar solo la cantidad necesaria, ya que a los 30 minutos el café pierde casi todos sus aromas.
  • Nunca servirlo recalentado.

Café Calipso

Ingresidentes:4 personas

4 Cucharadas de Café molido

4 Cucharadas de Melaza.

4 Copas de Bacardí

Preparación :

Preparar un café fuerte para 4 personas. Poner una cucharadita de melaza en cada tacita y una copita de Barcardí. Verter el café muy caliente.



Volver a: Café: Toda una experiencia de aroma y sabor