Desde esta pagina podes Compartir y guardar Diputados y Senadores castellanos (V): Salamanca en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Agosto 07, 2012

Diputados y Senadores castellanos (V): Salamanca

Escrito en: Cultura

Gonzalo Oeo Farelo. No puedo empezar a escribir sobre tan insigne provincia castellana sin antes citar a Don Miguel de Unamuno, quizás uno de nuestros más brillantes escritores de aquella generación del 98 que tan al pelo van sus citas en estos tiempos que corren tan parecidos a cuando España se enfrentaba a un presente lleno de oscuridad y sombra.


Me llega a la memoria esos versos que decían: ‘Al pie de tus sillares, Salamanca,/ de las cosechas del pesar tranquilo/ que año tras año maduró en tus alas,/ duerme el recuerdo’.


Plaza Mayor de Salamanca

Plaza Mayor de Salamanca (ver mapa GPS)

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (4 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Tu recuerdo Don Miguel, tu estirpe y la de tantos y tantos charros que desde tiempos inmemoriales dieron nombre a una ciudad coronada en la modernidad como Capital Europea de la Cultura. Salamanca, capital y provincia, lo es así desde no hace mucho tiempo. Concretamente desde el año 1833, cuando Javier de Burgos la separó de León.

Pero Salamanca es una de las pocas provincias donde habitaron ese humilde y gentil pueblo llamado los Vetones, de los que poco se sabe y sus castros quedan como legados, a orillas del Tormes, que con tanta elegancia baña la provincia. Pues el Tormes es vertebrador, es su Lazarillo principal, su arteria que da vida al campo y sentido a sus poblaciones. Al pie de ellas se levantan sus más insignes ciudades como la propia Salamanca o la sencilla Santa María, cuyo apellido no podía ser otro que el de ‘de Tormes’.

Béjar y Ciudad Rodrigo, una alta y otra llana, son sus dos siguientes puntales. Una defensiva, la otra monumental, puerta y paso de la antigua Castilla a la corona de Portugal. Por ella, por Rodrigo, pasaron primos e infantes de la corona Trastámara que iban a casar mediante aquellos pactos matrimoniales, con la bella Beatriz de Portugal, que de sus calles se enamoró.

Y qué decir más de Salamanca, con su plaza mayor, su Universidad, su Catedral, y su CULTURA con mayúsculas. Piedra angular de la educación castellana, pues de sus iglesias, cátedras y monasterios, salieron desde la edad media brillantes mentes que le dieron a España el capital humano que ahora se recuerda en esos libros de Historia donde Salamanca es alabada con orgullo del castellano y la tristeza de aquel que lo recuerda…

Sin más literatura ni libertad que la que ya me he permitido, paso a meterme, como se dice en mi tierra, en faena. La de relatarles a todos ustedes la historia que no se sabe de diputados y senadores que hoy por hoy, representan a tal añeja tierra.

Un ex ministro y tres grandes parlamentarios.

En el Palacio del Congreso, por la puerta de los leones, hay un parlamentario que la ha cruzado la friolera de nueve veces. Se trata de Jesús Caldera Sánchez-Capitán (Béjar, 1957),  un hombre casado y con tres hijos que ha vivido en la Cámara Baja española practicamente todo el periodo constitucional reciente de nuestra historia.

De hecho, con tanta experiencia, lo ha sido todo a nivel nacional en su formación, el PSOE, donde su año clave es el año 2.000, donde fue nombrado portavoz del Grupo Parlamentario, en un cargo en el que duró hasta el 2004, cuando dejó el parlamento para ser Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales del primer gobierno Zapatero.

Es licenciado en Derecho, Sociología y Ciencias Políticas, y dirige la Fundación Largo Caballero, que es el refugio ideológico de la marca política que defiende. En la cámara, por su parte, es vicepresidente de la Comisión de Economía y Competitividad, una de las de más trabajo en el arco parlamentario, así como vocal en la de Empleo y en la Subcomisión de restructuración bancaria, de reciente creación.

Además, es de los diputados socialistas de más actividad en lo que va de legislatura, donde ha formulado más de 50 preguntas con respuesta escrita al gobierno y una cuestión oral en sesión de control, que se completa con un total de 15 intervenciones en comisiones y plenos en su primer año en su escaño en la décima legislatura.

Pero Caldera es el único diputado socialista elegido por sus votantes en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, donde completa terna con el trió de escaños que los populares se llevaron en las pasadas elecciones generales. El primero de ellos es José Antonio Bermúdez de Castro Fernández (León, 1959), que en esta cumplirá su quinta legislatura en el hemiciclo legislativo. Este leonés y charro de adopción está casado y tiene un hijo, además de ser Licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca, con especialidad en Asesoría Jurídica y Fiscal de Empresas. Es además un valor dentro de su formación política, sobre todo, al igual que su paisano Caldera, en el ámbito ideológico.

De hecho, Bermúdez de Castro es uno de los patronos de la Fundación FAES, donde es Director de Formación, así como en Génova se encarga de coordinar las elecciones a nivel nacional, en un cargo que le vale un puesto dentro del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular. Además, y antes de iniciar su carrera en el Parlamento, fue diputado durante cinco años en la Asamblea de Madrid.

En la actualidad, es el segundo portavoz de la Junta de Portavoces del Congreso de su grupo parlamentario, y es vocal en tres comisiones técnicas y de gran importancia para el desarrollo de la actividad parlamentaria como son la Diputación Permanente, la Comisión Constitucional y la de Reglamento. Además, Bermúdez de Castro ha sido ponente, en este primer año, del Proyecto de Ley Orgánica de Reforma de la Financiación a los Partidos Políticos, que ahora está en el Senado y para Septiembre se aprobará de nuevo en la ‘Casa Grande’. Además de dicha ponencia legislativa, ha formulado y presentado un total de 18 preguntas escritas al gobierno y ha intervenido tres veces en este año en el hemiciclo.

Siguiendo con el repaso, llega el momento de hablar de la primera mujer de este artículo. Ella es María Jesús Moro Almaraz (Salamanca, 1961), una de las diputadas debutantes más brillantes de todo el arco parlamentario. Es licenciada en Derecho, y cuenta en su currículum con una más que destacada trayectoria en el mundo académico como Profesora de Derecho Civil en la histórica Universidad de Salamanca, donde dirige el Grupo de Investigación sobre Derecho y Nuevas Tecnologías.

Tras más de veinte años en la docencia, y militando en la segunda línea política, su salto se produjo en la anterior legislatura, donde fue elegida Procuradora en las Cortes de Castilla y León por la provincia salmantina. Cargo que reeditó en los pasados comicios regionales, donde hasta su llegada al Congreso ocupó la portavocía adjunta de su grupo.

Ya en el Congreso madrileño es portavoz en la Comisión de Educación y Deportes, así como vocal en la de Justicia, la de Políticas Integrales de la Discapacidad y la de Seguimiento de los Acuerdos del Pacto de Toledo. Además, ha realizado diez preguntas escritas y una oral al gobierno e intervenido un total de siete veces tanto en el Pleno como en las comisiones, siendo una de ellas la defensa de la Proposición de Ley que su grupo presentó referente a la Ley de Contratos de Aprovechamiento por turnos de bienes de uso turístico.

Y acaba este repaso por los representantes públicos en la Cámara Baja con María Teresa Cobaleda Hernández (Salamanca, 1962), escritora, editora y filósofa con una larga trayectoria en su formación política, aunque también esté ante su primera legislatura dentro de la Casa Grande. Esta Doctora en Filosofía por la Universidad de Salamanca, es además licenciada en Ciencias de la Educación y Diplomada en Dirección Comercial.

Hace unos años, entró al mundo editorial como subdirectora de la editorial Órbigo, así como también forma parte desde hace muchos años de la Junta Directiva Nacional del Partido Popular. Firme defensora de la cultura, ha sido también senadora en la octava legislatura, donde tuvo un papel destacado en sacar adelante los proyectos de ley de prevención de la drogadicción.

En esta nueva etapa de su carrera política, es Portavoz Adjunta de la Comisión de Discapacidad, así como vocal en la Mixta para la Unión Europea, la Mixta de Relaciones con el defensor del Pueblo, o la de Estudio para el Cambio Climático. Además, en su primer año en el Congreso, ha formulado nueve preguntas al gobierno de forma escrita y ha intervenido una vez en la Comisión de Políticas para la Discapacidad defendiendo una Proposición de Ley de su grupo que pretendía que las personas con discapacidad no vieran mermada su pensión no contributiva.

En el Senado, los más experimentados.

Unas calles más abajo se encuentra uno de los diputados más ‘mayores’, en el buen sentido de la palabra, de todos los cargos electos de este país. Se trata de José Muñoz Martín (Salamanca, 1939) que a sus años se ha convertido en toda una enciclopedia viva de la historia democrática española. Este gran parlamentario está ante su tercer mandato en la cámara, donde entrase al albor de la octava legislatura. Eso sí, desde el año 79, que se dice poco, este charro lleva defendiendo con mucho honor los colores de la bandera de una de las ciudades culturales por excelencia de toda la geografía nacional.

Su andadura comenzaba como edil raso en el Ayuntamiento de la ciudad. Un año después, fue elegido diputado provincial y vicepresidente de dicha entidad y ya en el 82 pasó a presidir el ente provincial hasta el fin de dicha legislatura. En la actualidad, Muñoz preside la comisión de Industria, Energía y Turismo, así como forma parte de la de Economía y Competitividad. Además, ha intervenido ya en seis ocasiones tanto en el Pleno de la Cámara Alta como en la comisión que el preside y cuyo método de funcionamiento está siendo muy acogido por todos los partidos políticos representados en la misma.

Siguiendo su estela, llega la primera de las dos mujeres que representan a la provincia en dicho órgano legislativo. Ella se llama Isabel Jiménez García (Macotera, 1949), una ‘provinciana’ soltera dedicada en cuerpo y alma al servicio público, así como una de las Senadoras del Reino más activas de todo su grupo parlamentario.

Está diplomada en Trabajo Social, y su labor en la trastienda del partido, siempre importante, fructífico en el año 1995. Fue en aquella época cuando representó a la provincia en las Cortes de Castilla y León en un cargo que ocuparía hasta el 2003 y que llegaría a compaginar como Delegada Territorial de la Junta en la provincia salmantina.

Después, de la octava lagislatura castellana, fue elegida para ocupar la presidencia de la Diputación de Salamanca, que ocupa en la actualidad y conjuga con los cargos de Senadora y alcaldesa de su pueblo natal, Macotera, a quien dice querer y amar más que a ninguno. En la Cámara Alta fue elegida por su grupo parlamentario para ser vicepresidenta de la comisión de Economía, así como vocal en la de Empleo y en la Mixta de Relaciones con el Defensor del Pueblo.

Completando el trío de representantes populares está otro histórico de la formación conservadora: Julián Lanzarote Sastre (Salamanca, 1951) que con cuatro hijos es uno de los cargos públicos que peor ha llevado la conciliación familiar y laboral.  Lanzarote es además uno de los ‘históricos’ y más importantes políticos de un PP al que le ha dado todo en política.

Desde 1987 ingresó en el Ayuntamiento de Salamanca, y hasta hace un año. En una primera época, fue Teniente de Alcalde y portavoz del gobierno de la ciudad, para en 1995 pasar a ser cabeza de lista y durante 16 años alcalde de una Salamanca que bajo su mandato ha seguido cumpliendo y respetando la tradición como ciudad señera que es de la Castilla del Siglo de Oro español. Antes de ser primer edil, o ‘major’ como se dice en inglés, también fue el encargado de dar voz al gobierno de la Diputación Provincial. Ambas instituciones, consistorio y diputación, conoce casi más que el Palacio del Senado de España, donde cumple ya tres legislaturas que, aunque no seguidas, le hacen ser un valor ineludible para su formación.

Ya en la cámara, Lanzarote es vicepresidente, como no, de la Comisión de Cultura, así como vocal en la Comisión Constitucional y la de Reglamento. Allí aporta su sobriedad y experiencia adquirida a lo largo de una más que digna trayectoria en lo más bonito de la política: el localismo, que es el más cercano al ciudadano de a pié.

Culminando la terna, nos encontramos a la única representante elegida por los salmantinos por el Partido Socialista Obrero Español, en los pasados comicios generales. María Elena Diego Castellanos (Salamanca, 1972), además de ser la única representante de la formación de izquierdas es la más jóven de los cuatro.

Experimentada en la cámara, Castellanos es portavoz de su grupo parlamentario, el Socialista, en la Comisión de Cooperación Internacional, que aunque pertenece a la segunda fila por importancia controla la acción del gobierno en dicho tema. Además, es también viceportavoz en la Comisión de Igualdad, así como secretaria en la Comisión de Reglamento, esta más técnica y decisiva. Una tarea que completa con la vocalía en la Mixta para el Estudio del Cambio Climático.

Además, se trata de una de las Senadoras del Reino más activas, pues lleva en esta anualidad, 3 preguntas orales en el pleno, una oral en comisión, 35 preguntas escritas al Gobierno de Mariano Rajoy así como 17 solicitudes de informe. Pero la lista no se queda ahí, pues en cuanto a las intervenciones, María Elena ha defendido ya un Proyecto de ley, el de Presupuestos Generales de su grupo, y ha actuado en más de diez comparecencias de los altos cargos del Estado en las distintas comisiones de las que forma parte.

Y ahí queda pues este repaso a todas aquellas personas, pues al final son eso, sólo personas, que completan y representan lo mejor que pueden, cada uno desde su escaño, a una de las provincias más bonitas de defender. Y es que no es lo mismo decir que uno es de Salamanca que de Teruel, con todo respeto al Aragonés. Porque viniendo de Salamanca, uno ya tiene mucho, pero que mucho, ganado…



Volver a: Diputados y Senadores castellanos (V): Salamanca