Desde esta pagina podes Compartir y guardar Habló el mudo… y dijo lo que pudo en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Febrero 05, 2021

Habló el mudo… y dijo lo que pudo

Escrito en: Opinión

Carlos Javier Marqués. Empezamos parafraseando al insigne personaje Fermín Trujillo, “empresario exitoso”, porque vamos a hablar precisamente de eso; de Emprendimiento. Y sí, también de éxito ó más bien de “falta de”, porque parece haberse puesto de moda el hacer declaraciones ó reflexiones muy poco afortunadas sobre éste tema.

Mural en Barrio de Santa Catalina

Mural en Barrio de Santa Catalina

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (12 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Desde hace unas semanas, y conforme avanza la crisis económica (yo prefiero hablar de “futurible batacazo”) crecen las voces que abogan por traer empresas a Aranda para conseguir ése resurgir económico por el que todos, ó más bien casi todos, luchamos.

…..nosotros éramos un par de adolescentes y una “casete” de Los Chichos, no unas personas con cargo”.

El primer problema es que la práctica totalidad de éstos visionarios que persiguen el emprendimiento foráneo como solución, no saben lo que es levantar una empresa con sus propias manos, por lo que parten de un descrédito que luego rubrican con sus declaraciones.

Y eso que tampoco es necesario ser –precisamente - el CEO de una franquicia para darse cuenta del enorme potencial que encierra ésta Tierra, de la tradición emprendedora que hemos mantenido durante siglos, del tejido empresarial, económico y social que ahora mismo reside en ella. Ahora mismo ¡OJO!; mañana no sabría decirles, porque no nos lo ponen nada fácil. Éste es el segundo problema, pero un problema del tamaño del iceberg que hundió al Titanic.

¡Cuida tu tierra!

….Y precisamente con tierra les voy a hacer una analogía dedicada a ésa sonora minoría que parece no entender la situación. Cada verano mi madre nos encomendaba a mí y a mi hermano el cuidado de sus amados geranios… mientras ella y mi padre recuperaban fuerzas en Galicia.

Como asumíamos la responsabilidad sin ser muy diestros en el tema agrario y, encima, descuidábamos sistemáticamente ése pequeño “jardín botánico” materno (los geranios pasaban del secano al barbecho en cuanto mis padres abandonaban el Polígono Residencial, camino a Nigrán), invertíamos medio verano peregrinando al mercadillo de los sábados para reponer las crecientes bajas.

A finales de agosto nos habíamos dejado la propina y muchísimas horas de viaje (al centro) para repoblar unos tiestos que, con mínimos cuidados… y un poco de “cariño”, hubieran sobrevivido a ése tormento estival que les había caído encima y de repente.

Ya sé que no nos exculpa, pero – en aquella muy lejana época - nosotros éramos un par de adolescentes y una “casete” de Los Chichos, no unas personas con cargo, voz y responsabilidad, que descuidan sistemáticamente ésa labor que se les ha encomendado.

Y no, no es cuidar 36 macetas con geranios (que ¡ojo!, también tiene lo suyo) si no mantener un tejido empresarial que nos ha llevado décadas levantar, que, en éstos momentos, lo está pasando muy mal y que sólo necesita eso: amor y riego; no viajes fuera de casa para traer más empresas que - visto lo visto – sin el debido cuidado, acabarán tarde ó temprano corriendo la misma suerte que las locales. Como nuestros geranios, “ni más ni menos” (que decía el Jeros).

“Hagamos una Aranda, una Ribera atractiva para los inversores, para atraer empresas”. Pues no miren; ésta Tierra ya es atractiva sin su intervención, simplemente limítense a cuidar lo que tenemos, que es MUCHÍSIMO MÁS de lo que otros pueden soñar. Si luego alguien más decide unirse a “nuestra causa”, bienvenido sea.



Volver a: Habló el mudo… y dijo lo que pudo