Por Antonio Adeliño Vélez | Febrero 15, 2016 - 7:49 am - Publicado en Cultura

Antonio Adeliño Vélez. La iglesia parroquial de Adrada de Haza, se yergue majestuosa en el centro del casco urbano. Su torre campanario, de estilo renacentista como todo el templo, se afianza sobre recios sillares y se cubre con un tejado que descansa sobre un alero pétreo labrado, al que precede una cornisa que circunda el campanario y rompe la sobriedad del conjunto arquitectónico.

Iglesia de Adrada de Haza

Iglesia de Adrada de Haza

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (10 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

El templo es de planta de cruz latina, con tres naves que se cierran con bóvedas de cañón, siendo la central de mayor altura para permitir la apertura de ventanales en sus costados. En el crucero se sustituye la bóveda de cañón por otra de media esfera más elevada y muy bien lograda, lo que proporciona cierto aire de grandiosidad al espacio que envuelve.

Su ornamentación es muy austera. Las columnas cuadradas y los arcos fajones, son de sillares de piedra labrada, mientras que en los muros se emplea material de aparejo o mampostería. Las bóvedas son de yesería, adornadas con sencillas molduras geométricas que mitigan la rigidez de la arquitectura renacentista.

La iglesia está dedicada a santa Columba, mártir del siglo III; en cuyo honor se fabrica un precioso retablo de tres cuerpos, predela y ático, con cinco calles; dos paralelas a izquierda y derecha y una central que rompe la simetría del tablado para ganar en plasticidad. La ornamentación plateresca del encuadre de las tablas, realza la valía del retablo.

Los casilleros están ocupados por tablas renacentistas de singular belleza. En la predela están representados siete apóstoles y san Juan bautista por parejas. En el primer cuerpo se describe la vida y martirio de Santa Columba en el circo romano; y en los otros dos se narra la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. La calle central, además de romper la simetría artística, lo hace también con la descriptiva, colocando en la parte más baja el tabernáculo y según se asciende, una talla de la santa, el milagro de la misa de san Gregorio y un calvario en el ático.

El conjunto artístico es un resumen de la fe apostólica en la redención efectuada por Jesucristo, por cuya defensa fue martirizada la santa titular, y que se actualiza cada vez que se celebra la eucaristía, como se refleja en el milagro de san Gregorio, donde se aparece Cristo con los signos y símbolos de su pasión al ser consagrado el pan eucarístico para desterrar las dudas de uno de los acólitos del santo.

Una maravilla que tenemos a dos pasos de Aranda y que debemos visitar sin falta.


Este articulo fue publicado el 15 Febrero 15Europe/Madrid 2016 a las 7:49 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

1 Comentario

  1. Febrero 16, 2016 @ 10:16 am


    Grande Antonio!, ¿para cuando un merecidísimo libro que haga justicia a todo ese patrimonio que atesoran nuestras tierras?.

    Anímese, que compradores tendría ¡y unos cuantos!. Yo el primero.

    Escrito por Mauricio

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.