Por Redacción | Febrero 28, 2018 - 9:00 am - Publicado en Cultura

Gumersindo Ontañón Ontañón. 28 de febrero, fecha a destacar en el calendario, fecha tenida en cuenta por los marzantes en Villanueva.

Las Marzas 2018 en Villanueva de Gumiel

Las Marzas 2018 en Villanueva de Gumiel

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Con el paso de los años, las Marzas se han convertido en algo más que una tradición, vecinos del pueblo, hijos del mismo que viven en otras localidades, amigos afines, consideran importante esta fecha, ese es el motivo por el cual se comparte mesa, mantel, buen vino y cánticos con los lugareños y allegados a este día.

Este año nos ha traído un invierno duro, incluso a estas alturas, el frío es intenso, las temperaturas son mínimas, pero no intimidan a los marzantes, por eso el centro de reunión,es el de siempre: la Plaza Mayor, presidida por el Ayuntamiento, con ganas de escuchar otra vez la letra sabia de las Marzas: es el momento, es el lugar…

Es de agradecer que cuadrillas d amigos y familiares, previamente se reúnan a merendar, igualmente, los bares de la localidad siempre dispuestos a preparar y colaborar en este evento, y como no, “La Cardosa”, una gran Asociación, que con casi treinta años de historia a sus espaldas, con una junta tirando del carro, teniendo todo listo y organizando la merienda para que resulte mas cómodo, congregue al mayor número de personas y un chocolate al final para combatir el frío, haga sentir cómodos a los asistentes. Un aplauso.

Punto seguido: comienzan las Marzas, los días alargan, la primavera a un paso. Es hora de alegrarse, ver la luz. Adelante, ¡qué comiencen ya!

¿Quiénes cantaban Las Marzas? (yIII).

Las Marzas

Las Marzas (click en la foto para ampliar)

Tercera y última entrega de ¿quiénes cantaban las Marzas?, teniendo presente a Antonio Montesinos en algunos de estos trazos que en estos tres capítulos he narrado y he dado a conocer. No os preocupéis, amigos, tengo preparado el discurso para el año próximo, si todo transcurre con normalidad.

Las sobremarzas: comida, merienda o cena festiva se celebraban “el domingo de comer las marzas” o el domingo siguiente al día en que se pedían. A la cena, que, según el lugar, convocaban a toque de campana, estaban invitados los niños del pueblo y las mozas; o más exactamente, aquellas mozas en cuyas casas se había “cumplido” con los marzantes. En algunas aldeas acudían como invitados, el alcalde, el maestro, el cura, y “los mozos que se hayan casado desde las últimas marzas en adelante”; en ciertos pueblos, también asistía “un matrimonio de respeto”. Para la ocasión se entregaban, dependiendo el número de asistentes, uno o varios corderos; de manera que a nadie le faltara un buen trozo de carne en su plato.

Finalizada la comida, el mozo viejo, depositario del dinero, hacia un último recuento público del mismo, rindiendo cuentas, colocándolo encima de la mesa. Se calculaban los gastos habidos y, una vez separada la limosna para la iglesia, se establecia la diferencia entre lo recaudado y lo gastado. Si existía déficit, se completaba mediante la aportación igualitaria de los marceros, y si sobraba, pasaba a engordar las arcas de la Sociedad de Mozos, para su empleo en otras ocasiones.


Este articulo fue publicado el 28 Febrero 28Europe/Madrid 2018 a las 9:00 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.