Por Cruz Varela | Marzo 13, 2016 - 1:30 am - Publicado en Opinión

José-Tomás Cruz Varela. Días atrás, Ada Colau, en su visita al recinto del Salón de la Enseñanza (Barcelona), se permitió la licencia, sin el más mínimo recato y con la delicadeza que le caracteriza, espetarle a dos oficiales del Ejército “que no eran bienvenidos por su condición de militares”.

En instantes, el incidente se difundió a través de las redes sociales, generándose durísimas y merecidas críticas hacia la alcaldesa, preguntándose a su vez ¿quien es esta señora para comportarse tan groseramente? No pueden tolerarse tales impertinencias y menos aún el que se adjudique arbitrariamente el derecho a decidir sobre quién puede acceder o no a un recinto ferial.

Visita al recinto del Salón de la Enseñanza

Visita al recinto del Salón de la Enseñanza

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (13 votos, media: 4.08 de 5)
Loading ... Loading ...

Semejante actitud resulta inadmisible y todo un repudiable abuso contra el principio de igualdad, atentando en esta ocasión contra una institución como es el Ejército, cuya pretensión, como se viene haciendo tradicionalmente era difundir su oferta educativa, asistiéndole los mismos derechos que a cualquier otra persona o estamento que acude a un certamen profesional. Es ignominioso que la alcaldesa de Barcelona, una provincia española, ordene o insinúe a dos militares abandonen el lugar careciendo de autoridad para ello.

Si continúan permitiéndose tan desafortunadas actitudes se estará alienando a un ente tan democrático como es el Ejército español y en pleno siglo XXI. Admitir este tipo de ofensas, sin la menor duda terminará mal, cuando precisamente son las fuerzas armadas una de nuestras instituciones mejor valoradas en todas las encuestas. Aunque a doña Ada no le guste el Ejército, tiene la misma obligación de respetarlo como el resto de la ciudadanía.

¿Hasta cuando deberemos seguir soportando a este tipo de políticos cargados de prejuicios y resentimiento que nada aportan y todo lo pervierten? Es muy fuerte seguir aguantando el vergonzoso populismo y sectarismo de la sra. Colau. Lo suyo ya no es ignorancia sino provocadora osadía. Que el cargo le queda grande lo sabemos todos. Infórmese, documéntese y deje de envenenar a los ciudadanos. Dedíquese a resolver los problemas de sus ciudad que son infinitos, y de paso, vigile un poco más su educación y reduzca su odio…¡¡Inténtelo al menos!!


Este articulo fue publicado el 13 Marzo 13Europe/Madrid 2016 a las 1:30 am y esta archivado en Opinión. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.