Por Pedro Félix García García | Marzo 14, 2017 - 9:01 am - Publicado en Cultura

Fachada sur de la iglesia de San Juan

Fachada sur de la iglesia de San Juan

Pedro Félix García. Cerrado al público desde noviembre de 2014, próximamente abrirá de nuevo sus puertas el museo de arte sacro de Aranda de Duero, ubicado en la antigua iglesia de San Juan Bautista.

Dentro de muy pocas fechas y con aires renovados, abrirá sus puertas al público el museo arandino de arte sacro. Hacemos hincapié en destacar lo de con ‘aires renovados’, porque a las piezas que componen su exposición permanente, en esta nueva etapa se sumarán otras más, prestadas por algunas de las cercanas parroquias de los pueblos pertenecientes a esta diócesis, piezas que nunca antes estuvieron expuestas así reunidas, formando un conjunto de alto interés artístico-religioso.

La Piedad

La Piedad

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (13 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Con este sistema de préstamo, en la Iglesia de San Juan Bautista podremos contemplar una exposición viva -recalcamos lo de ‘viva’-, pues nunca será igual, ya que se irá renovando parcialmente de modo regular, lo que aportará todavía mayor valor a la misma y constituirá un aliciente más para que vayamos a visitarla, y repetir esa visita de vez en cuando, tanto los ribereños como los foráneos, pues las piezas itinerantes, será la primera vez y quizás la única, que podamos verlas.

Las piezas artísticas cedidas al museo sacro de la Iglesia de San Juan Bautista, lo serán con carácter temporal, conservando siempre las parroquias de origen, su derecho de propiedad sobre las mismas y además pudiendo recuperarlas en cualquier momento, para actos litúrgicos concretos y señalados.

San Pedro

San Pedro

Restauración a cambio del préstamo

Vadocondes será una de las localidades ribereñas que participará en este resurgir del museo sacro de la iglesia de San Juan, aportando tres de las piezas que son propiedad de su Iglesia parroquial; concretamente las tres que se muestran aquí ilustrando estas líneas.

En la pequeña y modesta sala-museo de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción vadocondina, se exhiben -entre otras piezas- una colección de doce tallas de madera policromada, representativas de los doce apóstoles, que data del siglo XVI y que, probablemente, formaron parte en su día de la imaginería colocada en algún antiguo retablo del que ya no quedan restos ni noticias. Constituyen un ejemplo admirable del buen hacer de los escultores castellanos de la época. Y aunque las figuras se encuentran actualmente muy deterioradas e incompletas, conservan aún claras muestras de su bella y delicada policromía, en la que resaltan sus tonos ocres, los rojizos y los dorados. La falta de la simbología que caracteriza a cada personaje y las mutilaciones parciales sufridas a lo largo de los siglos, hacen que resulte difícil identificar a cada uno de los doce apóstoles, excepto a Santiago por su vestimenta de peregrino y a San Pedro, porque aún pueden leerse restos de una vieja inscripción identificativa en su parte posterior.

La tercera pieza aportada por la parroquia de Vadocondes y que podremos contemplar en Aranda durante los próximos dos años -tiempo acordado mediante el correspondiente contrato firmado-, es una bonita talla, de mayor tamaño que las imágenes de los apóstoles, que representa la escena conocida como ‘La Piedad’. No sólo aparecen en este relieve la Virgen dolorosa y el Cristo yacente, sino dos figuras más. A nuestra izquierda según contemplamos la imagen, está San Juan, el discípulo más joven de Jesús; y a la derecha María Magdalena sosteniendo un recipiente con perfumes, dispuesta para ungir el cuerpo del difunto y tratar con ello de evitar el mal olor debido a la descomposición de la carne, pues según la costumbre judía, el muerto no era considerado oficialmente cadáver hasta el tercer día del óbito. Esta talla también es del siglo XVI y mantiene aún claras muestras de su bella policromía, pero su estado de conservación también deja mucho que desear. Ya a simple vista se aprecia que se ha abierto una fisura entre la figura de María Magdalena y el resto del conjunto.

A cambio de la cesión temporal de las piezas para su exposición en San Juan, el Obispado de Burgos se compromete a su reacondicionamiento previo en el taller diocesano de artistas restauradores del patrimonio religioso, ubicado en la iglesia de San Esteban de Burgos. De tal modo que, mediante este acuerdo, las dos partes ganan. El Obispado expone la pieza restaurada, y la pieza frena su deterioro y se aproxima a su estado original. La temporalidad de la cesión de estas obras de arte, impulsará a que, paulatinamente, vayan restaurándose después de manera sucesiva más piezas de nuestro patrimonio, para ser posteriormente expuestas durante periodos determinados. ¡Magnífica idea para ir catalogando nuestras joyas artístico-religiosas y evitar su pérdida y progresivo deterioro! ¡Por lo menos evitaremos que siga comiéndoselas la carcoma!

San Pablo

San Pablo

Un museo que fue antes Iglesia

Todavía viven numerosos arandinos que, en su día, fueron bautizados en la Iglesia de San Juan Bautista o que hicieron en ella su primera comunión, cuando antaño estuvo abierta al culto hasta que, en el año 1966, fue desacralizada definitivamente.

Este templo fue declarado Monumento Nacional en el Consejo de Ministros celebrado el día 11 de noviembre de 1982.

Recuperó de nuevo protagonismo y actividad ya en los albores de este siglo XXI, concretamente en el año 2004, en el que se reabrió como museo sacro, habiéndose mantenido tal utilidad pública durante toda una década.

En el año 2014 se cerró como museo sacro local, con el fin de ampliar momentáneamente su actividad artística expositiva. Ese año se celebró en Aranda de Duero la decimonovena edición de la celebérrima, exitosa y conocida exposición artístico-religiosa denominada ‘Las Edades del Hombre’, y la iglesia de San Juan Bautista -debidamente acondicionada para tal ocasión- acogió parte de la magna muestra como segunda sede expositiva, siendo la Iglesia de Santa María la primera y principal sede.

Cuando, en noviembre de 2014, concluyó aquella edición de ‘Las Edades del Hombre’, la iglesia de Santa María fue reacondicionada como templo religioso abierto al culto. Sin embargo, en la Iglesia de San Juan Bautista, simplemente se desmontó la exposición y se vació el interior del edificio, pero no se recuperó su anterior actividad como museo sacro, habiendo permanecido esta iglesia cerrada al público desde entonces hasta nuestros días.

Ahora, en 2017, y coincidiendo de la próxima conmemoración de la Semana Santa, la Iglesia de San Juan Bautista va a abrir nuevamente sus puertas al público, otra vez como mueso sacro. Lo deseable es que jamás vuelva a cerrarlas.


Este articulo fue publicado el 14 Marzo 14Europe/Madrid 2017 a las 9:01 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.