Por Jorge Romero | Marzo 22, 2022 - 6:29 am - Publicado en ► Recetas ◄

Jorge Romero. Los desayunos con encanto están de moda. Numerosas empresas permiten encargarlos a domicilio, ya sea para regalar en un cumpleaños, para agasajar a la madre o al padre en su día o para un aniversario u ocasión especial. La idea es buena, sin duda: empezar el día con una deliciosa sorpresa alegra la mañana y el resto de la jornada…

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (5 votos, media: 4.4 de 5)
Loading ... Loading ...

El problema es que este tipo de servicios no es barato, así que os animamos a hacerlo vosotr@s. Con un poco de imaginación y algún consejito, ¡seguro que lo logramos!.

El desayuno es la primera comida del día. Tras varias horas sin haber ingerido nada, es necesario que sea equilibrado y nutritivo, además de rico y vistoso. Por eso, lo idóneo es que la bandeja del desayuno se apoye en los tres pilares de la nutrición: hidratos de carbono con los cereales; vitaminas y sales minerales con la fruta; y proteínas, ya sean vegetales o animales.

A primera vista. La presentación es muy importante. Unas simples tostadas con forma de corazón (o con forma de animalitos para los más pequeños); el mismo zumo de siempre, pero en la copa o el vaso adecuados; un toque de color con las servilletas y las pajitas a juego.

¿A quién vamos a mimar? Elegir un tema o unos colores para el desayuno es fundamental. Pero, antes de poner nuestro regalo sorpresa en marcha, se debe distinguir si va dirigido a menores o adultos, ya que la decoración y los alimentos serán diferentes.

Desayuno para niños. En este caso no debe faltar una ración de lácteo, ya sea leche o yogur en un vaso con forma de vaca, que acompañaremos con unas tostadas cortadas en forma de cencerros o campanas y que decoraremos con mantequilla y mermelada de fresa. Si, además, añadimos un vaso de zumo con pajitas de colores o una brocheta con bolitas de frutas, el éxito está asegurado.

Desayuno para adultos. Tendremos en cuenta sus gustos, e intentaremos sorprenderle con la presentación, no con una excesiva cantidad de alimentos. La idea es conseguir un desayuno rico, con manjares bien seleccionados, pero sin pasarse. En estos casos, la repostería casera suele triunfar:

Magdalenas caseras

Ingredientes: 2 huevos, 1 limón, 125ml de leche, Canela molida, 125ml de aceite de oliva, 10g de levadura, 100g de harina y 125g de azúcar.
Elaboración: en un recipiente hondo batimos los huevos, añadimos la raspadura de limón y la leche fría. Cuando esté todo ligado espolvoreamos con la canela molida y vertemos el aceite de oliva crudo, el azúcar, la levadura y la harina. Removemos todo el conjunto hasta conseguir una pasta fina no muy consistente. Rellenamos cada molde hasta la mitad, espolvoreamos por encima un poco de azúcar e introducimos en el horno a temperatura media, más o menos durante un cuarto de hora. Hasta que las magdalenas hayan subido y se coloreen por encima

Mermelada de fresas

Ingredientes: 200g de fresas, 30g de azúcar, 50g de limón (medio limón) y 100ml de agua.
Elaboración: Lavar las fresas. Las ponemos en una cazuela con medio litro de agua y se deja que arranque el hervor. En ese momento, retiramos inmediatamente el recipiente del fuego y mantenemos tapado durante cinco minutos. Sacamos las fresas y pasamos por el colador chino. A continuación, colocamos de nuevo al fuego, el puré de fresas resultante junto con el azúcar y el zumo de ½ limón. La cantidad de azúcar varía al gusto, pero hay que tener en cuenta que al cocerse, el sabor dulce se incrementa. Calentamos y removemos con una espátula de madera, y dejamos hervir hasta obtener una mermelada espesa. En ese momento retiramos del fuego y dejamos enfriar. Guardamos la mermelada en un recipiente de vidrio de cierre hermético. Introducimos los botes llenos de mermelada y cerrados en una cazuela con agua cubriendo hasta la parte superior de las tapas. Se cuece a hervor suave durante 15 minutos para hacer el vacío a los botes. De esta manera, se pueden conservar durante 1 año, siempre en un lugar oscuro y seco.

Brocheta de frutas

Ingredientes: 3 kiwis, 2 melocotones, 150 g de fresas, 2 rodajas de piña y Chocolate fundido.
Elaboración: Empezaremos pelando los kiwis y los melocotones. Cortar ambas frutas en rodajas no demasiado finas -porque entonces se romperían al pincharlos en la brocheta- y reservarlas en un plato. Lavar las fresas y quitarles las hojas y la parte verde. Cortarlas por la mitad o, si son fresones muy grandes, en varios trozos más pequeños. Pelar la piña, cortarla en rodajas y después en pedazos. Pinchar las frutas en la brocheta, alternando las unas con las otras. Si quieres darle un toque más dulce y goloso, te recomendamos fundir chocolate.

Café de Puchero

Ingredientes: 1 paquete de café Malta, 1/2 vaso de anís seco, 1/4 de azúcar y 1 l. de agua.
Elaboración: Ponemos en una olla 1 litro de agua y echamos el café. Cuando hierva dejar que suba 2 o 3 veces, apagamos el fuego y dejar reposar de 1 a 2 horas.
Pasado este tiempo lo colamos y añadimos el anís y el azúcar. Tostamos también 2 cucharadas de azúcar y se las ponemos después de estar arreglado. Dejar reposar unas horas y calentar antes de servir. Nota: si no tenemos anís seco en casa, NUNCA debemos poner anís dulce pues el sabor no es el mismo.

El tema de la decoración, estará ligado al motivo de la celebración y los gustos de la persona agasajada. La idea es escoger elementos que llamen la atención, que sean distintos a los que usamos con frecuencia y que alegren la vista en las primeras horas de la mañana. ¡A disfrutarlo!


Este articulo fue publicado el 22 Marzo 22Europe/Madrid 2022 a las 6:29 am y esta archivado en ► Recetas ◄. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.