Por Cruz Varela | Abril 20, 2015 - 8:30 am - Publicado en Opinión

José-Tomás Cruz Varela. Totalmente incierto que estemos llegando al final de una era cuando todavía es mucha la porquería pendiente de aflorar sin tener en cuenta los casos de personajes agazapados que, sin haber ostentado cargos rimbombantes como Rodrigo Rato, han erosionado igualmente los masacrados bolsillos de los españoles.

Lo que ya nadie cuestiona es que nuestra bien ganada fama de corruptos y defraudadores ha traspasado todas las fronteras. Algo perfectamente demostrable con un simple vistazo a los titulares de la prensa extranjera.

El medio británico reproduce el momento de la detención de Rodrigo Rato

El medio británico reproduce el momento de la detención de Rodrigo Rato

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (5 votos, media: 4.2 de 5)
Loading ... Loading ...

Tal estado de putrefacción de personas e instituciones justifica totalmente la total desafección de nuestra preparada juventud sobre los políticos y sus tenebrosas maquinaciones para apropiarse de lo ajeno, ejerciendo y proyectando una codicia de lo más insaciable y repugnante.

Corrupción y corruptos, es la plaga que lacera y agobia nuestros país de norte a sur y de este a oeste. El presunto comportamiento vergonzoso y amoral de todo un ex vicepresidente del Gobierno Español, detenido por delito fiscal, blanqueo y alzamiento de bienes, dice muy poco a favor de nuestros personajes públicos. Imaginamos que a partir de esta detención, del nada menos que ex presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), obligará a que los organismos supranacionales, antes de proceder al nombramiento de un político español lo mediten detenidamente.

La noticia sobre la detención de Rato supondrá que una vez más debamos tragarnos el manido discurso de los voceros populares, comentando que se trata de una dolorosa excepción, dado que como todos conocemos, la gran mayoría de los responsables de la formación conservadora goza de una honestidad incuestionable a la que lo único que les ocupa y preocupa es el bienestar de los españoles.

El auténtico problema es que a la sociedad ya comienza a resultarle desagradable el tener que acudir a las urnas y depositar su voto sobre unas listas confeccionadas por unos políticos que les merecen confianza cero, descubriéndose ahora que al citado Sr. Rato desde hace un año ya era un elemento sospechoso para la Agencia Tributaria.

Actualmente, cuando la nave del PP está a punto de naufragar, tratarán por todos los medios de evitar el desastre martirizándonos con los mantras de siempre: “habrá que realizar una limpieza a fondo”, “se trata de casos aislados que habrá que erradicar” y un largo etcétera que nadie se traga. Es preciso recordar que según varios estudios sobre la corrupción, solo se descubre un 10% de la que realmente existe, con lo cual preparémonos para la que se nos viene encima. Sin la menor duda, pronto surgirán nuevos casos como ocurre en todas las campañas electorales para acusar al contrario, sin olvidar que los chivatazos ahora están excelentemente retribuidos.

Para mayor escarnio, conviene recordar que fue precisamente el ministro Rato quien materializó una dura batalla contra el fraude fiscal, que ya tiene cigotos el tema…. Comprendemos sus disgusto por la acusación de la Fiscalía y el tener que presenciar el registro de sus domicilios, que efectivamente se podrían haber realizado con mayor discreción, si bien debe comprender que lo que menos inspira en estos momentos su persona es precisamente comprensión sino todo lo contrario.

Ahora, habrá que preguntarse, como se cuestionaba ayer en las distintas tertulias, si don Mariano tenía noticias de lo que se estaba cociendo o se enteró por la prensa. Reconociéndole a Rodrigo Rato su derecho a la presunción de inocencia, lo que no deja lugar a dudas es que el tribunal político y la pena del telediario, tras el numerito de ayer ya le han juzgado, pudiendo imaginar lo que piensa el pueblo, es decir, nosotros.


Este articulo fue publicado el 20 Abril 20Europe/Madrid 2015 a las 8:30 am y esta archivado en Opinión. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.