En cuclillas en el centro, Pilar Rodríguez de las Eras y Mª José Zaparaín

En cuclillas en el centro, Pilar Rodríguez de las Eras y Mª José Zaparaín

Pedro Félix García. Interesante paseo rico en de arte por la provincia de Palencia. Empezando por Aguilar de Campoó para acabar en Carrión de los Condes. Desde un ‘Monasterio-Instituto’ de enseñanza media a un ‘Monasterio-Hotel’ de lujo.

Monasterio de Aguilar: el antiguo refectorio transformado en salón de actos

Monasterio de Aguilar: el antiguo refectorio transformado en salón de actos

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (14 votos, media: 4.71 de 5)
Loading ... Loading ...

Próximo ya a concluir el presente curso de Arte y Patrimonio, que la Universidad de Burgos viene impartiendo en Aranda de Duero, los asistentes al mismo realizaron este pasado sábado la última de las visitas programadas.

Recorrieron lugares singulares de la provincia de Palencia, comenzando por el Monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoó, después fueron al Monasterio femenino de San Andrés de Arroyo y acabaron el recorrido visitando el Monasterio de San Zoilo, situado en Carrión de los Condes. Por el camino, como pillaba de paso y a pesar de que no se trataba en un Monasterio propiamente dicho, se detuvieron a contemplar la fabulosa fachada meridional, de estilo románico, de la pequeña Iglesia de Moarve de Ojeda.

Contaron en todo momento con el valioso asesoramiento histórico y artístico de doña María José Zaparaín Yáñez, profesora de la Universidad de Burgos.

Claustro del Monasterio femenino de San Andrés de Arroyo

Claustro del Monasterio femenino de San Andrés de Arroyo

Monasterio de Aguilar de Campoó

Como consecuencia de la tristemente famosa Desamortización de Mendizábal -que expulsó a los monjes de las órdenes religiosas y expropió sus bienes-, el Monasterio de Aguilar de Campoó degeneró hasta llegar a convertirse en una triste y auténtica ruina, invadido por zarzas y todo tipo de maleza y con sus techumbres hundidas en gran parte del mismo. En el año 1977 se fundó la Asociación ‘Amigos del Monasterio’ y a partir de ahí se inició su reconstrucción, hasta acabar transformado el conjunto en un Instituto de Enseñanza Media en pleno funcionamiento actualmente.

La reconstrucción en la que tuvo mucho que ver José María Pérez (‘Peridis’) -conocido dibujante humorista y eminente arquitecto-, ha procurado diferenciar con gran honradez lo antiguo de lo moderno. No se han construido copias imitando lo viejo, sino que se ha procurado que se note claramente lo que es nuevo. Ejemplo claro es ese actual salón de conferencias (ver foto) donde el techo de vigas de hormigón contrasta sin pudor con el resto de las paredes de lo que fue el antiguo refectorio. Son visitables zonas construidas en época románica tardía, de finales del siglo XII a principios del XIII, como la sala capitular, el claustro, el refectorio y la iglesia (hoy desacralizada), cuya cabecera es gótica, de mediados del siglo XIV, así como también son visitables varias ampliaciones realizadas entre los siglos XVII y XVIII.

Espectacular fachada románica de la Iglesia de Moarves de Ojeda

Espectacular fachada románica de la Iglesia de Moarves de Ojeda

Monasterio de San Andrés de Arroyo

San Andrés de Arroyo es un Monasterio cisterciense femenino, que todavía actualmente mantiene su actividad religiosa y en el que, por cierto, el viajero puede adquirir una exquisita repostería elaborada por las monjitas.

Guiados por una megafonía grabada -de no muy buena calidad auditiva-, la visita comienza por su cilla -el antiguo almacén o despensa- hoy dedicado a pequeño museo, y sigue por el claustro y la iglesia.

En la cilla destaca el elevadísimo número de marcas de cantería en sus sillares, que podemos entretenernos en ir descubriendo mientras escuchamos las explicaciones de audio antes mencionadas.

Sin duda, la ‘joya’ de este Monasterio es su claustro, de arcos tímidamente apuntados sobre esbeltas columnas pareadas y capiteles finamente trabajados, destacando las columnas de las esquinas, más gruesas, con fustes profusamente decorados, que contrastan con lo que nos tiene acostumbrados el riguroso estilo cisterciense.

Iglesia de Moarves de Ojeda

Aunque no es un Monasterio, la cercanía en el recorrido durante el viaje por la comarca, detuvo brevemente a los asistentes al curso en la Iglesia de san Juan Bautista ubicada en el pueblecito de Moarves de Ojeda, declarada Monumento Histórico-Artístico en 1931. Se trata de un sencillo templo de una sola nave y cabecera cuadrangular, empezado a construir a finales del siglo XII y al que, una reforma tardogótica posterior, añadió la actual espadaña, muy típica por tierras del norte palentino.

Destaca su portentosa fachada meridional. La portada consta de cinco arquivoltas decoradas con motivos ajedrezados, coronada por un soberbio apostolado esculpido, con un Cristo en Majestad en el centro, que bendice con la mano derecha y porta el Libro de la Vida en la izquierda. El color de la fachada no se corresponde con el natural de las piedras que la conforman; los sillares fueron teñidos sumergiéndolos en agua con óxido de hierro disuelto para aportarles mayor dureza y resistencia frente al paso del tiempo.

Claustro del Monasterio de San Zoilo; hoy hotel de lujo

Claustro del Monasterio de San Zoilo; hoy hotel de lujo

Monasterio de San Zoilo

El primitivo conjunto monástico data del siglo XI, pero apenas nada se conserva de entonces, aunque sí es de muy notable interés lo poco que hay, como una imposta ajedrezada a través de la cual se accede a la iglesia. También se conserva una ventana de la primera época.

Es posible observar catas en numerosos lugares de los muros, que permiten contemplar diversos restos románicos originales, a la vez que nos hablan de las muchas modificaciones que ha sufrido el conjunto a lo largo del tiempo. La iglesia actual -está desacralizada- data del siglo XVII, es de una sola nave, se encuentra cubierta por bóvedas de arista tabicadas cuenta con cúpula sobre el crucero; tiene coro sobreelevado a los pies, con sillería y órgano barroco.

Sobre todo destaca el claustro, de finales del siglo XVI, que cuenta en sus bóvedas con una profusa y exuberante ornamentación esculpida en piedra, que representa profetas, patriarcas, jueces, sacerdotes, padres de la iglesia, apóstoles, reyes y reinas, emperadores y emperatrices, doctores, monjes y santos.

Hay que tener cuidado al contemplarlos, pues el suelo que estamos pisando al recorrer el claustro, es el original y presenta muchas irregularidades. El maravilloso techo del claustro del Monasterio de San Zoilo, bien merece que le dediquemos una mañana entera o una tarde entera, o ambas cosas, o incluso más de un día. Ciertamente espectacular…

Interesante paseo rico en arte por la provincia de Palencia, decíamos al inicio. Empezando por Aguilar de Campoó para acabar en Carrión de los Condes. Del ‘Instituto-Monasterio’ de Santa María la Real al ‘Hotel-Monasterio’ de San Zoilo. Funciones civiles que colaboran a mantener en pie joyas arquitectónicas. En medio, un Monasterio religioso que todavía continúa manteniendo su objetivo inicial,… mientras haya vocaciones, claro.


Este articulo fue publicado el 7 Mayo 07Europe/Madrid 2018 a las 8:15 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.