Por Pedro Félix García García | Junio 17, 2019 - 7:46 am - Publicado en Motor

Nakajima, Buemi y Alonso, celebrando su triunfo

Nakajima, Buemi y Alonso, celebrando su triunfo

Pedro Félix García. En un final de vértigo, el TS050 HYBRID nº 8 que Fernando Alonso compartió con Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima se impuso por segundo año consecutivo en las 24 Horas de Le Mans, certificando así el título de pilotos del Campeonato del Mundo de Resistencia -World Endurance Championship (WEC)-.

Fernando Alonso en primer plano

Fernando Alonso en primer plano

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (11 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Toyota ha triunfado rotundamente en la última edición de las famosas 24 Horas de Le Mans. La duda estuvo entre si la carrera iba a ganarla el Toyota número 7 o el Toyota número 8. Al final, al coche número 8 se le pinchó inoportunamente una rueda y resultó ganador el coche número 7, de cuyo equipo de tres pilotos formaba parte nuestro compatriota Fernando Alonso.

En las recién acabadas 24 Horas de Le Mans de 2019, ya desde el principio arrancaron los dos prototipos de Toyota TS050 HYBRID números 7 y 8 copando las dos primeras posiciones de la parrilla de salida al haber marcado ambos coches los mejores tiempos en las sesiones de entrenamiento.

El equipo del coche número 7 estuvo integrado por los los pilotos Fernando Alonso, Buemi y Nakajima, mientras que de los mandos del coche número 8 se ocuparon los pilotos ‘Pechito’ López, Conway y Kobayashi.

Mike Conway (coche nº 8) y Sébastien Buemi (coche nº 7) fueron los pilotos que condujeron al comenzar esta última edición de la famosa carrera de las 24 horas de Le Mans al volante de respectivos TS050 HYBRID que formaban parte de la competición. El piloto británico hizo gala de un mejor ritmo desde el principio, para ir ampliando luego su ventaja al frente de la carrera poco a poco. Al acabar el primer relevo de pilotos, la diferencia era ya de algo más de 40 segundos. En ese momento Fernando Alonso tomó el relevo de Buemi, igual que hizo Kobayashi con Conway.

El piloto asturiano no logró recortar la diferencia con el otro Toyota, en parte porque un período de Full Course Yellow (FCY) le perjudicó. Así, durante todo su tiempo de pilotaje, de dos horas y media, la diferencia de Alonso respecto a Kobayashi se mantuvo estable en torno al minuto, a favor del piloto japonés que conducía el coche número 8. La presencia de un ‘Safety Car’ en la pista poco antes de la sexta hora de carrera provocó que el TS050 HYBRID nº 8, conducido entonces por Nakajima, redujese su ventaja a 18 segundos. Y al poco otro ‘Safety Car’ y la parada en box del TS050 HYBRID nº 7 que conducía ‘Pechito’ López consiguió que el prototipo de Alonso, Buemi y Nakajima se colocase en cabeza.

Al caer la noche, otra parada en boxes, esta vez del TS050 HYBRID nº 8, permitió a ‘Pechito’ López volver a liderar la carrera, pero un pequeño error del argentino volvió a situar primero al otro prototipo de Toyota. Varios intercambios en la cabeza y cuando se cumplieron ocho horas de carrera había menos de 10 segundos entre los dos TS050 HYBRID.

De madrugada sucedió algo similar, con sendos intercambios en el liderato de la carrera al tener que entrar en pista varias veces el ‘Safety Car’, igualándose la carrera al máximo. A las tres de la mañana sólo había 3 segundos de diferencia entre ambos Toyota. A mitad de la madrugada, Fernando Alonso empuño de nuevo el volante del TS050 HYBRID nº 8. Y aunque al principio rebajó la diferencia frente a Kobayashi, que lideraba la prueba, el asturiano no se encontró del todo a gusto.

Posteriormente, y tras cambiarle el frontal y la parte trasera a su prototipo, se descubrió por qué: una de las dos puertas no cerraba adecuadamente. Las paradas en boxes para solucionar el problema llevaron la ventaja del TS050 HYBRID nº 7 al entorno del minuto.

Toyota nº 7 de Conway, Kobayashi y ‘Pechito’ López

Toyota nº 7 de Conway, Kobayashi y ‘Pechito’ López

Pasadas las 6 de la mañana, Alonso dio pasó a Nakajima, que frente a Mike Conway no pudo impedir que el TS050 HYBRID nº 7 prosiguiera su escalada. Así, a falta de sólo seis horas para el final, Conway contaba ya con un minuto y 45 segundos de ventaja. En torno a las diez de la mañana un nuevo período de Full Course Yellow (FCY) hizo que Buemi, de nuevo al volante del TS050 HYBRID nº 8, perdiera mucho tiempo, situándose ya a más de tres minutos del coche de cabeza.

Fernando Alonso regresó para el que sería su último turno en Le Mans pasadas las 11 de la mañana. Poco a poco y aunque el piloto asturiano de Toyota logró imponer su ritmo y rebajar la diferencia entorno a los dos minutos, cuando faltaba algo más de hora y media de carrera, Alonso dio por cerrada, al menos por el momento, su etapa con Toyota en el Campeonato Mundial de Resistencia. Le relevó entonces Nakajima al volante del Toyota número 7.

Y poco después ocurrió un final casi de infarto, que llevó a Alonso, Buemi y Nakajima a lograr ganar sus segundas 24 Horas de Le Mans: un inoportuno pinchazo truncó las esperanzas de victoria de ‘Pechito’ López, Conway y Kobayashi. Un final épico para una carrera épica.

Como bien aprendieron en Toyota tras la experiencia de 2016, en La Sarthe, hasta el último metro de la última vuelta del último segundo, nada es definitivo.

La segunda victoria en Le Mans para el trío Alonso-Buemi-Nakajima, tras completar 385 vueltas, certificó su título mundial de pilotos del WEC, sumando finalmente un total de 198 puntos, 41 más que sus compañeros Conway, Kobayashi y ‘Pechito’ López. Toyota ya había logrado el título mundial de constructores en la prueba anterior, en las 6 Horas de Spa-Francorchamps 2019, gracias a otra victoria de Alonso, Buemi y Nakajima.


Este articulo fue publicado el 17 Junio 17Europe/Madrid 2019 a las 7:46 am y esta archivado en Motor. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.