Por Gloria Soto | Julio 8, 2022 - 8:41 am - Publicado en Es Noticia

Gloria Soto. En la primera sesión del Comité de Investigación del Asalto al Capitolio, el pasado 6 de enero de 2021, después de los discursos iniciales, y unas impactantes imágenes que mostraron lo acontecido fuera y dentro del Capitolio, se dio paso a los testigos. En estrados compareció, la oficial Carolyn Edwards, que sirve para la Policía que defiende el lugar desde 2017. Es nieta de un marine que luchó en la guerra de Korea, y al igual que su abuelo esta orgullosa de servir a su país.

Muy afectada relató lo sucedido, como fueron atacados con gases, vio caer a sus compañeros ensangrentados, ella misma perdió el conocimiento por un tiempo, aunque volvió a levantarse para prestar defensa, y como tristemente, escuchó que se cuestionaba su honor, su lealtad, y su deber horas. El Comité le agradeció sus servicios y su valentía y lamentó los daños que había sufrido.

Constitución Ameriana

Constitución Ameriana

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (8 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

El cineasta, Nick Quested, que ha filmado en Afganistan, Siria e Irán, y preparaba un documental para ahondar en el porque de la división actual de los americanos, cuando tienen tanto en común, fue el siguiente en declarar. Quested dijo que había documentado los rallies de los días 11 y 12 de diciembre, al igual que hizo el 6 de enero, cuando filmó los sucesos, y mientras lo hacía, observó como los Proud Boys se dirigían al Capitolio, en medio de un ambiente donde se respiraba la violencia.
Seguidamente, Thompson, el presidente del Comité indica el Twitter que Trump había mandado el 19 de diciembre fue el detonante de la marcha, y proyecta un video en el se escucha al investigador del Comité, Marcus Childress, referir que Trump pidió a los Proud Boys que se levantaran, y el presidente de este grupo, Enrique Tarrio, respondió con otro Twitter: “Señor, estamos a la espera”. También, que el grupo creó el Ministerio de Defensa Propia, (MOSD), para preparar la marcha, y como a raíz de estos Twitters, los afiliados se triplicaron. Terminado el video, Thomson, después de asegurar que The Oath Keepers y The Proud Boys, son grupos de la extrema derecha, que muchos han sido acusados por estos hechos, y algunos han aceptado una condena de conformidad, continuó su interrogatorio a Quested, preguntándole sobre su encuentro con Tarrio, el 5 de enero de 2021. Quested dijo que querían entrevistarlo y lo acompañaron a la policía a recoger sus cosas, pues había estado encartado en unos sucesos relacionados con la quema de una bandera del movimiento Black Lives Matter. Que después se reunieron también con Stewart Rose, el líder de los Oath Keepers, y al día siguiente se reunieron con los Proud Boys, y le sorprendió que estos no se quedaran al discurso que daba el presidente, Donald Trump y caminaran hacia el Capitolio.

Bennie Thomson, concluyó con un video en el que varios manifestantes confiesan que acudieron a la marcha del día 6, porque Trump les convocó y creyeron que las elecciones eran fraudulentas.

La segunda sesión, fue dirigida por la miembro del Comité, Zoe Lofgren, representante demócrata por California. Durante la misma, se proyectaron evidencias de como Trump extendió las acusaciones de fraude en las elecciones, en contra de los asesoramientos de su entorno. Entre ellas, el testimonio por video de Eric Hershaman, abogado de la Casa Blanca que depone haber informado al presidente sobre la falta de indicios en las alegaciones acerca de las máquinas Dominium. A Matt Morgan, consejero de Trump, que declara en el mismo sentido.

En la sala, testificó, el editor de noticias de Fox, Cryst Stirewall. Previamente, un video, de Ivanka Trump y Jared Kushner, reconociendo que el día de las elecciones estaban en la Casa Blanca. De Jason Miller y Bill Stepien, del comité de campaña, que refirieron la tensión en el ambiente, cuando Fox News fue la primera cadena en transmitir que Biden había ganado Arizona.
Stirewall en su deposición reconoció la victoria a Biden, y explicó que su cadena dispone de datos y conexiones muy fiables, y que sus fuentes sobre las elecciones son completamente fiables, y en 2020, sin ningún género de dudas, concluyeron que los demócratas habían ganado.
En otro video, William Barr, el Fiscal General del Estado, prestando declaración y respondiendo a Lofgren, dijo que se reunió con el presidente el 23 de noviembre de 2020, con el que no lo hacía desde octubre. Que, en el encuentro estaban presentes el abogado, Pat Cipollone y Mark Meadows, y que el presidente comenzó a hablar sobre el fraude en las elecciones y de como parecía que al Departamento de Justicia, (DOJ), no pensaba lo mismo. Barr le respondió que esa era labor de la campaña, que el departamento de Estado no tomaba parte en las elecciones, pues no era una extensión de su equipo legal y el DOJ investigaba si había constancia de fraude con alguna prueba específica específica que pudiera afectar el resultado de las elecciones. Barr, contiinua indicando que desde el 23 al 29 de noviembre la situación se fue deteriorando y que, cuando vió al presidente el 29 de noviembre, en el programa de María Bartiromo Sunday Futures, reiterando que había indicios de que miles de votos a su favor se habían traspasado a Biden, y asegurando que se había cometido un fraude absoluto en Michigan, en Pensilvania, y como el DOJ, y el FBI no investigaban, no le quedó más remedio que comunicar a la Agencia Associated Press, el el 1 de diciembre, que no había evidencias de fraude que pudieran afectar el resultado de las elecciones. Ese mismo día tenía una entrevista en la Casa Blanca y comunique a mi secretaria que probablemente sería despedido. El presidente estaba muy enfadado y volvió con los indicios de fraude, le expliqué que no había motivos para las alegaciones, que el proceso tras las comprobaciones hechas en Detroit había sido correcto y que las alegaciones sobre Dominuim eran infundadas, que estaban perdiendo el tiempo y que era un mal servicio para el país. Barr añade que, el 14 de diciembre se volvieron a reunir y el presidente le aseguró que había evidencias definitivas sobre el fraude, le presentó un informe que según el, había realizado una reputada compañía especializada en ciberseguridad, Allied Security Operations Group, le aseguró que era la prueba de que las máquinas Dominium estaban trucadas, y que ello significaba que iba a ocupar un segundo mandato. Barr, relató que, de un preliminar examen del documento, lo encontró muy poco creíble y amateur, y sin pruebas que apoyaran las conclusiones, y que pensó, que si realmente el presidente creía en su veracidad es que había perdido el contacto con la realidad. Que le informó de lo infundado, y que seguía manteniendo que no había indicios de fraude, ni en aquel momento, ni, en el presente.
William Barr dimitió el 14 de diciembre de 2020.

El siguiente testigo en la Sala fue, BJAY PAK, Fiscal general de Georgia, nombrado por Trump en 2017, y en activo hasta enero de 2021. PAK dijo al Comité que había investigado las acusaciones de fraude en el Estado, a requerimiento de Barr, y no había encontrado evidencias y que quien que le sustituyo en el cargo tampoco.

En el turno a Al Schmidt, servidor republicano en la Comision de Fialdelfia para supervisar el resultado de las elecciones, le escuchamos que a pesar de que se toman muy en serio las acusaciones de fraude y las investigan a fondo no se encontraron evidencias que confirmaran las acusaciones hechas por Rudi Giuliani. Schmidt recuerda que, cuando anunció que los fraudes no existían empezó a sufrir amenazas que se incrementaron a su persona y familia, cuando Trump le citó en twitter por su nombre.

El último testigo, Benjamin Ginsberg, fue el abogado republicano especializado en disputas electorales, miembro del consejo nacional de las presidenciales en 2000, en 2004 y 2012, y con un papel principal en recuento en Florida en las elecciones de 2000, que abocó en el caso Gore/Bush que terminó en el Tribunal Supremo. Ginsberg explicó la diferencia entre el litigio de la campaña de Trump y otras, instruyendo primero, que, en una campaña normal, se analizan los resultados precintados, se manda a gente para preguntar sobre los precintos, se analiza si ha habido alguna anormalidad; y segundo, que todas las campañas cuentan con gente que trabaja y controla, y observadores que si ven alguna anormalidad pueden comentarla. Que, la campaña de Trump había anunciado que contaba con 50.000 trabajadores para las elecciones, y que eso suponía que tenían control, pero que, además, tenían varios problemas básicos, que las elecciones no estaban cerradas, y en el año 2000 si, y que entonces, la diferencia de votos eran 537, y, en las elecciones de 2020, unos 10.000 y en los recuentos no se encuentran esa cantidad de votos; y, además, Además, las reclamaciones de fraude, no estaban respaldadas por responsables de la campaña, Stepien, Matt Morgan, Alex Canon, y todo ello hacía muy complicado el tema.
Ginsberg dijo haber examinado unos 60 casos y como los Juzgados en la mayoría de asuntos no habían considerado creíbles las demandas por falta de fundamentación, y que los casos que habían conocido del asunto, no habían encontrado indicios de fraude.

La miembro del Comité, Zoe Lofgren tomó la palabra y dijo que, de los 62 casos presentados por el equipo de Trump, habían perdido 61. Que, entre los jueces que habían resuelto, se encontraban 22 jueces federales nombrados por presidentes republicanos, 10, de los cuales, directamente por Trump, 22 jueces estatales y que, al menos 11 de sus abogados han sido expedientados por mala fe y falta de base para minar el resultado de las elecciones, entre ellos Rudi Giuliani.

Lofgren cerró la sesión alegando que, el plan tenía muchas ramificaciones, y una de ellas, era la recaudación de fondos de Trump, y ello explicaba, el porque sabiendo como sabían que habían perdido, continuaban litigando y era, porque de esa manera recaudaban dinero que alcanzo millones de dólares. Para acreditarlo, presenta un video, en el que, Amanda Wig, que investiga para el Comité, los sucesos del 6 de enero, declara que, los días posteriores a las elecciones, el equipo de Trump no cesó de enviar mensajes solicitando dinero y la movilización de los ciudadanos para parar a la izquierda radical que según decían había cometido fraude en las elecciones, y como, fruto de estos mensajes con acusaciones que sabían eran falsas recaudaron 250 millones de dólares.
Lofgren concluye que financiar las campañas es legal, pero los contribuyentes merecen que se les diga la verdad y que Trump les engaño sobre el uso y destino de los fondos, y que todo este asunto además de ser una gran mentira, era un gran timo.


Este articulo fue publicado el 8 Julio 08Europe/Madrid 2022 a las 8:41 am y esta archivado en Es Noticia. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

1 Comentario

  1. Julio 9, 2022 @ 8:45 am


    Gloria, una vez más describe el juicio al asalto al Congreso con un objetividad extrema.
    Mis felicitaciones por el artículo que describe perfectamente lo que sucede en el estrado.

    ????????????????????

    Escrito por Diego Vargas

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.