Por Antonio Adeliño Vélez | Julio 23, 2013 - 10:14 am - Publicado en Es Noticia

Esquema compositivo de un Cañón de Mano

Esquema compositivo de un Cañón de Mano

Antonio Adeliño Vélez. Con la conmemoración de los doscientos años del final de la guerra de la independencia, ha aumentado la curiosidad hacia las armas antiguas o históricas empleadas en festejos tradicionales que recrean batallas o emboscadas acaecidas entre los bandos contendientes. Esta  circunstancia  nos anima comentar la evolución de las armas portátiles.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (8 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Desde la invención de la pólvora, se ha usado este producto para el lanzamiento de proyectiles en defensa o ataque al enemigo; pero no fue hasta el siglo XIV, basándose en las piezas de artillería, cuando comenzaron a fabricarse los llamados “cañones de mano”, que pueden considerarse el origen de las armas portátiles.

La mítica Beretta 92FS junto a una Lefaucheux

La mítica Beretta 92FS junto a una pistola Lefaucheux

Fue en el siglo XV, por una evolución lógica de los rudimentarios cañones de mano que pesaban unos 20 kg y que estaban constituidos por un tubo de hierro y un mango de madera; cuando aparecen los primeros arcabuces que reducen el peso a la mitad, alargan el cañón para aumentar el alcance y la precisión, e incorporan una culata para ganar estabilidad al apoyarse en el hombro del tirador.

La invención del cartucho en 1846, supuso la rápida jubilación de las armas de avancarga”.

Ya en el siglo XVI se van incorporando mejoras que dan lugar a la aparición de sistemas más “sofisticados” de ignición; evolucionando desde el encendido directo mediante un hierro candente o mecha, a los sistemas mecánicos. Primero se desarrolla el de llave de serpentín, donde la mecha se coloca en una pieza metálica en forma de “S” que transmite el fuego al accionarse el disparador. Luego aparecen los sistemas de encendido mediante chispa, que desarrollan las llaves de rueda y de pedernal. En ambos casos, son las chispas producidas al accionar el disparador, las causantes de la deflagración de la pólvora y propulsión del proyectil.  Y el último de los sistemas inventados en 1815 antes de la aparición del cartucho, fue el de llave de percusión donde un pistón de latón relleno de fulminante, será el encargado de trasmitir el fuego, al ser golpeado por el martillo del arma.

Pistola Lefaucheux con munición

Pistola Lefaucheux con munición

La aparición del cartucho.

La invención del cartucho en 1846, supuso la rápida jubilación de las armas de avancarga, dando lugar a la aparición, desarrollo y perfeccionamiento de las armas de retrocarga. Las primeras se cargan por la boca de fuego del cañón, introduciendo primero la pólvora en la recámara del cañón y luego el proyectil. En las segundas se introduce en la recámara, un cartucho que lleva incorporado, iniciador, pólvora y proyectil.

También el cartucho desarrolla tres sistemas de ignición, aunque en esta ocasión pasarán pocos años, y no siglos, en perfeccionarse. El cartucho con sistema Lefaucheux (ver imagen de la izquierda), detonaba al incidir el martillo percutor del arma sobre un vástago que salía en un lateral del culote del cartucho y que se hallaba conectado con la capsula iniciadora.

Casi al mismo tiempo se inventó el sistema Flobert, de percusión anular excéntrica o ignición periférica; consistente en un cartucho metálico, cuyo culote se halla relleno de fulminante y la percusión se efectúa en cualquier punto del borde.

Ambos sistemas quedan superados en 1866 por el denominado de fuego central que incorpora la cápsula iniciadora en el centro del cartucho, ganando en robustez y seguridad. Este sistema desarrolló dos tipos de capsulas iniciadoras: las Berdan y las Boxes. Diferenciándose en que la primera incorpora el yunque que provocara el encendido del fulminante, en el cartucho; mientras que la segunda lo incorpora en la propia cápsula.

Con el perfeccionamiento del cartucho se concluye un recorrido histórico que comienza en el siglo XIV con un rudimentario tubo de hierro y termina con las sofisticadas armas automáticas de la actualidad.


Este articulo fue publicado el 23 Julio 23Europe/Madrid 2013 a las 10:14 am y esta archivado en Es Noticia. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

3 Comentarios

  1. Julio 24, 2013 @ 11:27 am


    Es un honor contar en Villatuelda con Antonio, con tantos conocimientos sobre armas y sus respectivas normativas

    Escrito por Villatuelda.com
  2. Julio 24, 2013 @ 1:07 pm


    Completamente de acuerdo. Me encanta el rigor, la documentación y la capacidad divulgativa que Antonio imprime a sus artículos (amenos y muy, muy ilustrativos). Es todo un placer contar con todo ése conocimiento… y con ése talento para transmitirlo. Un lujazo !.

    Escrito por Javi
  3. Agosto 6, 2013 @ 9:13 pm


    Me sumo a las felicitaciones a Antonio. Tambien quero hacer extensiva la felicitación a Arandahoy.com, es un lujo ver publicados artículos rigurosos sobre el mundo de las armas en los medios de comunicación.
    Saludos.
    Pedro

    Escrito por Pedro

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.