Por Pedro Félix García García | Agosto 9, 2019 - 8:04 am - Publicado en Es Noticia

Fachada sur de la Iglesia parroquial de Santa Cruz de la Salceda

Fachada sur de la Iglesia parroquial de Santa Cruz de la Salceda

Pedro Félix García. A las doce del mediodía de este sábado, 10 de agosto, el repique gozoso de las campanas de la Iglesia de Santa Cruz de la Salceda, anunciará la solemne misa de acción de gracias que presidirá el vicario general de la diócesis de Burgos, don Fernando García de Cardiñanos, con motivo de la reciente beatificación de sor Caridad Álvarez Martín, natural de la mencionada localidad ribereña.

Mural colocado en el muro de la iglesia de Santa Cruz de la Salceda

Mural colocado en el muro de la iglesia de Santa Cruz de la Salceda

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (11 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

María Caridad Álvarez Martín (Sor Caridad en su vida religiosa), hija de Constantino Álvarez y de Sotera Martín, nació en la cercana localidad de Santa Cruz de la Salceda (Burgos) el 9 de mayo de 1933.

Ingresó en la Congregación de Agustinas Misioneras en 1955. Pronto fue destinada a Argelia, país en el que profesó sus votos perpetuos el 3 de mayo de 1960.

Salvo una pequeña temporada en la que -por motivos de salud- vino a España, permaneció siempre en aquel país magrebí, trabajando a favor de la población local más desfavorecida y en especial de los niños y de los enfermos, así como desempeñando con la más absoluta sencillez y total humildad las tareas domésticas de su propia comunidad.

Sor Caridad y sus compañeras de Comunidad desarrollaban su labor pastoral y vivían en el barrio de ‘Bab el Oued’, uno de los bastiones del integrismo en la capital argelina. Hora y media antes de ser asesinada, sor Caridad le había dicho personalmente a la superiora provincial de las Agustinas Misioneras que había acudido a visitarlas y aconsejarlas: ‘Es mi fidelidad a la misión. Les he dicho en casa que si me sucede algo, que me entierren en Argelia’.

Fue asesinada en Argel a los 61 años de edad, el día 23 de octubre de 1994, día del Domund de aquel año.

Aquella fatídica tarde del 23 de octubre, se dirigía a oír misa a la cercana capilla de San José, acompañada de su compañera de misión sor Esther Paniagua, enfermera leonesa de 45 años. Cuando se disponían a flanquear la puerta de entrada, fueron tiroteadas; sor Esther murió en el acto, mientras que sor Caridad falleció en la mesa de operaciones del hospital militar al que fue trasladada.

Sor Caridad Álvarez Martín

Sor Caridad Álvarez Martín

En reiteradas ocasiones, tanto las autoridades civiles españolas como sus propios superiores religiosos, les habían propuesto que se alejasen de aquel país pero, todas persistieron de modo voluntario en su empeño de continuar dedicados en cuerpo y alma a la población local a la que atendían. Por supuesto, todos estos mártires querían vivir, amaban la vida y tomaban todas las precauciones posibles para conservarla y, siguiendo una de las muchas instrucciones recibidas de la embajada española, salían a la calle siempre de dos en dos.

Durante aquella década de los años ‘90 del siglo pasado se vivió una época especialmente convulsa en Argelia, tanto que, entre 1994 y 1996, fueron asesinados 19 misioneros católicos a consecuencia precisamente de su condición de religiosos cristianos. Todos ellos fueron beatificados el pasado 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción, durante una solemne ceremonia que se celebró en la Basílica-Santuario de la Virgen de Santa Cruz, en Orán (Argelia), acto que fue presidido por el cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las causas de los Santos, enviado expresamente para esa ocasión por el propio Papa Francisco.

Con Sor Caridad, son ya un total de cuatro los mártires nacidos en Santa Cruz de la Salceda que han sido beatificados por la Iglesia Católica. Los tres anteriores fueron: el hermano de La Salle Guillermo Álvarez Quemada (nacido el 10 de febrero de 1890); el seminarista claretiano Pedro García Bernal (nacido el 27 de abril de 1911) y el misionero claretiano Secundino Ortega García (nacido el 20 de mayo de 1912); todos ellos fueron asesinados aquí en España en 1936 -a causa de su condición de religiosos- durante nuestra pasada Guerra Civil.

A la solemne misa de acción de gracias celebrada este sábado a mediodía en la iglesia parroquial de Santa Cruz de la Salceda, además de cuarenta hermanas agustinas venidas de todo el mundo, asistirán también los miembros de la Comunidad Agustina del cercano Monasterio de Nuestra Señora de la Vid, a cuyo refectorio –una vez finalizado el acto religioso- acudirán celebrantes e invitados a compartir una sencilla comida de hermandad.


Este articulo fue publicado el 9 Agosto 09Europe/Madrid 2019 a las 8:04 am y esta archivado en Es Noticia. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.