Por Pedro Félix García García | Septiembre 26, 2016 - 8:25 am - Publicado en Cultura

Puente Mayor sobre el Duero

Puente Mayor sobre el Duero

Pedro Félix García. AQVA (agua) es el tema central bajo el que ha venido desarrollándose la vigesimoprimera edición de ‘Las Edades del Hombre’, exposición artístico-religiosa que, este año ha tenido lugar en Toro entre los días 27 de abril y 14 de noviembre.

Colegiata de Santa María

Colegiata de Santa María

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (9 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Situada al este de la provincia de Zamora y a 39 kilómetros de su capital, Toro es una pequeña ciudad de alrededor de diez mil habitantes, de por sí llena de arte a rebosar, arte al que, en 2016, se ha sumado el que aporta la magna exposición anual de ‘Las Edades del Hombre’.

Con el agua como motivo conductor de la vida, la muestra acoge 137 obras de todas las diócesis de Castilla y León, y también de otras Comunidades autónomas, e incluso de Portugal.

Las Edades del Hombre es una ‘marca registrada’ por la Fundación cultural que lleva ese nombre, cuya principal finalidad teórica es “la evangelización a través de la investigación, conservación y difusión del rico patrimonio que poseen las once diócesis de Castilla y León”. Dicho propósito viene cumpliéndose con éxito palpable, desde hace 27 años, mediante las sucesivas exposiciones celebradas, casi siempre dentro de la propia Castilla y León.

Iglesia del Santo Sepulcro

Iglesia del Santo Sepulcro

Bañada por el caudaloso Duero y construida sobre un escarpe a unos cien metros de altitud sobre el cauce del río, destaca en Toro sobre todo la silueta de su Colegiata de Santa María la Mayor, que este año acoge los cuatro primeros capítulos de la exposición de las ‘Edades del Hombre’ de los seis que componen en total la muestra. La entrada a la referida exposición se realiza por la fachada sur de la Colegiata, entorno en el que existe un espléndido mirador desde el que podremos contemplar desde lo alto la vasta vega del río Duero y el largo Puente de Piedra o Puente Mayor que lo atraviesa, compuesto de dieciséis bóvedas, y que data de época medieval.

La esbelta Colegiata luce un bello juego románico de volúmenes, destacando su monumental cimborrio y el crucero. El añadido superior de la torre nos revela que este templo fue construido a lo largo de varios periodos.

Torre del Reloj

Torre del Reloj

Lo primero que nos encontraremos al acceder a la exposición de las ‘Edades del Hombre’ es el Pórtico de la Majestad, presidido por una imagen de la Virgen con el Niño como pieza central de un espléndido y sorprendente conjunto iconográfico policromado. Dada la evidente relación entre el agua y el bautismo cristiano, no sorprende en absoluto que a lo largo de nuestro recorrido por el interior de este templo, encontraremos numerosas tallas y pinturas de San Juan Bautista, hasta llegar a su decapitación final provocada a solicitud de la pérfida Salomé.

La segunda parte de la exposición, dedicada al bautismo que nos salva, se halla en la Iglesia del Santo Sepulcro, situada cerca de la Colegiata, al norte de la Plaza Mayor.

Entre lo mucho que hay que ver en Toro, destacan su fortaleza medieval, el Monasterio de Sancti Spíritus, el Convento de Carmelitas de San José, las iglesias-museo, ya hoy desacralizadas, de San Salvador de los Caballeros, la de San Lorenzo el Real y la de San Sebastián de los Caballeros,…

Para finalizar, digamos como anécdota, que cuenta la leyenda que, en época de rigurosa y prolongada sequía, la vistosa y céntrica Torre del Reloj se construyó con vino. Repetimos que es leyenda, aunque sí es cierto que Toro es tierra de abundante vino; de muy buen y afamado vino.


Este articulo fue publicado el 26 Septiembre 26Europe/Madrid 2016 a las 8:25 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.