Por Antonio Adeliño Vélez | Octubre 9, 2018 - 8:26 am - Publicado en Cultura

Antonio Adeliño Vélez. El año 2021 la catedral gótica de Burgos celebrará su octavo centenario. Esta grandiosa basílica reemplazó como cátedra episcopal al vetusto templo románico que en 1087 se constituyó en la sede de la nueva diócesis de Burgos, reconociéndose como sucesora de la desaparecida diócesis de Oca, cuyos orígenes se remontan al siglo III.

Catedral de Burgos

Catedral de Burgos

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (12 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Un poco de historia

Sucedió que tras la invasión islámica de la península ibérica, la ciudad de Oca fundada por los romanos a 35 kilómetros de Burgos dirección este, fue destruida y su sede episcopal se trasladó a Valpuesta, una población más al norte, a 100 kilómetros de la capital y justo en los límites de la actual provincia de Álava. La protección de los montes Obarenes primero y del río Ebro después, hacen de este enclave un lugar ideal para que en el año 804 el obispo Juan, con la ayuda y el patrocinio del rey Alfonso II El Casto, instaurara la segunda diócesis del reino de Asturias después de Oviedo.

Más tarde se fueron creando otras sedes episcopales en el Condado de Castilla como Amaya, Muñó, Oña y Sasamón, que en el año 1075 a instancias del rey Alfonso VI fueron agrupadas y sustituidas por la diócesis de Gamonal, población limítrofe a Burgos, mientras en esta ciudad se edificaba la catedral románica. En aquel acto se restauró oficialmente la sede Aucensis (de Oca) en la iglesia de Santa María la Real y Antigua de Gamonal. Y trascurrida algo más de una década, en 1087 se crearía la diócesis de Burgos que asumiría también a Valpuesta, con lo que en 1095, el Papa Urbano II confirmaría a Burgos como sede episcopal sucesora de la originaria diócesis de Oca.

Un rey conocido como El Santo

En el año de gracia de Nuestro Señor de 1201 nace Fernando III El Santo, heredero por una carambola histórica de los antiguos reinos de León y Castilla, que unificó definitivamente en su reinado. El joven infante era hijo del rey Alfonso IX de León y nieto de Alfonso VIII de Castilla, el vencedor de los moros en Las Navas en 1212. Ni en León ni en Castilla, estaba previsto que Fernando heredara el trono, pero la muerte de los príncipes destinados a reinar y la habilidad política de su madre doña Berenguela de Castilla, le llevaron a ceñirse la corona de Castilla en 1217 y la de León en 1230.

A decir de las crónicas, el joven rey de Castilla era apuesto, decidido, valiente y temeroso de Dios, pero a sus 18 años le faltaba una compañera acorde a esas virtudes; por lo que doña Berenguela, regente en su día y ahora consejera regia, estimó que su hijo el rey, debía contraer matrimonio para procurar un heredero al próspero reino castellano. A tal fin, convocó al cabildo real en Burgos y propuso como candidata a la infanta Beatriz de Suabia que reunía las cualidades de buena, bella, sabia y modesta. Esta, era hija del fallecido rey alemán Felipe de Suabia y se hallaba bajo la tutela de su tío Federico II, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

Sin oposición del consejo real y con el emperador a favor del enlace, faltaba emprender el reto de traer la novia a Castilla, porque en aquellos tiempos, culminar con éxito un viaje de ida y vuelta a Alemania era una empresa muy arriesgada por la inseguridad e incomodidad de los caminos y por los recelos que despertaba esta alianza en los reinos vecinos. Pero nuestra audaz Berenguela conocía al personaje adecuado para este cometido, pues se trataba de un hombre resuelto, íntegro, ecuánime, versado en leyes y conocedor del emperador y del latín, la lengua de comunicación de Europa. El designado era don Mauricio, el obispo de la sede episcopal burgalesa.

Obispo Don Mauricio

Obispo Don Mauricio

Un obispo diplomático y resolutivo

Don Mauricio consta como obispo burgalés desde 1215, ya que en representación de esta diócesis asistió al IV Concilio de Letrán. Estudió derecho en París y gozó de gran prestigio en la Santa Sede como jurista. Hábil diplomático, presidió la embajada para acompañar a Beatriz de Suabia desde Alemania hasta Burgos y asumió el riesgo a sabiendas de que aquella empresa le reportaría muchas ventajas ante el rey, para acometer la construcción de una catedral según el nuevo estilo francés. Se trataba de una obra que le rondaba en la cabeza desde tiempo atrás y para la que necesitaba el apoyo moral, pero sobre todo económico, del soberano castellano.

El templo donde el obispo tenía su cátedra era denso, frío y oscuro. En las pesadas bóvedas y en las macizas paredes de piedra de sillería, apenas se abrían unos oscuros y estrechos vanos para dejar pasar la luz. Don Mauricio recordaba con envidia, la visita que hizo en su reciente viaje por Europa, a la catedral de Chartres, donde los amplios ventanales dejaban pasar la luz a chorros. Él necesitaba una catedral luminosa como aquella, así que tras celebrar la boda real con el boato correspondiente en la vieja catedral, comenzó a jugar sus cartas.

El reino de Castilla no tenía una capital política reconocida. Burgos, Valladolid, Segovia o Toledo, se convertían en sede de la corte, según la conveniencia o circunstancia política, pero existía un acuerdo tácito entre los cortesanos por considerar a Burgos como cabeza de Castilla, y a tal categoría le correspondía un templo catedralicio acorde al prestigio de esta capitalidad. Este argumento es el que esgrimía don Mauricio ante el rey para justificar su plan y recabar su apoyo. Y para que el cabildo catedralicio le diera su aprobación, argumentaba que Dios nuestro Señor necesitaba un templo luminoso donde su poder creador se manifestará con todo su poder y su fuerza.

El obispo burgalés, sabía que pecaba de vanidad al imaginar que vería terminada la nueva catedral. Tenía 35 años y si era voluntad de Dios podría vivir hasta los 60 ó quizás alguno más, pero se le antojaba que con un poco de suerte y si las obras comenzaban de inmediato, podría contemplar la obra terminada antes de morir. Así que sin demora, se puso a la tarea de conseguir los privilegios y donaciones reales, las indulgencias papales, y a la elección del maestro constructor de obras.

Fernando III y su esposa Beatriz de Suabia

Foto: artequias.com| Fernando III y su esposa Beatriz de Suabia

Tal fue el impulso que tomaron las obras, que la mañana del 21 de julio de 1221 se colocó sobre los cimientos de la seo, el primer sillar con la siguiente inscripción: Fernando rey de Castilla y Mauricio obispo de Burgos, hicieron este templo en el año del Señor de MCCXI. Nueve años más tarde, la cabecera y el crucero de la nueva catedral estaban terminados, y hacia el oeste comenzaba a elevarse la gran nave central que parecía querer engullir a la vieja catedral; así que don Mauricio decidió que había llegado el momento de consagrar la nueva catedral y comenzar el derribo de la vieja. Y así se hizo en 1230, aprovechando la presencia en Burgos del rey Fernando.

Imágenes labradas en piedra

Don Mauricio fallecía en octubre de 1238 y el rey Fernando en mayo de 1252. Ninguno, a pesar de la buena marcha de las obras, pudo ver terminado el proyecto que juntos habían comenzado, pues estas concluyeron en el año 1260, 39 años después de iniciadas. Todo un récord para la época, que le permite ostentar el título honorífico de ser la primera catedral iniciada y terminada en estilo gótico en España.

Enrique de Rouen, continuador de la obra proyectada por un desconocido primer maestro que el escritor José Luis Corral en su novela “El número de Dios”, identifica como su tío Luis de Rouen; quiso dejar para la posteridad las figuras talladas en piedra de los personajes que promovieron la construcción de la catedral gótica de Burgos, y así, en el parteluz de la puerta sur o puerta del Sarmental, se halla don Mauricio con mitra y báculo episcopal, y en el claustro alto de la seo, podemos ver las imágenes del joven rey Fernando de Castilla ofreciendo el anillo de esponsales a su primera y bella esposa doña Beatriz de Suabia.


Este articulo fue publicado el 9 Octubre 09Europe/Madrid 2018 a las 8:26 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.