Por Antonio Adeliño Vélez | Octubre 9, 2020 - 8:06 am - Publicado en Es Noticia

Celebración del Pilar en la Casa Cuartel de Aranda de Duero

Celebración del Pilar en la Casa Cuartel de Aranda de Duero

Antonio Adeliño Vélez. El 12 de octubre celebramos la fiesta de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil. También es, todavía, el día nacional de España, pero me da la impresión que esta denominación del día festivo, se caerá pronto del calendario laboral español. El revisionismo que venimos sufriendo en los últimos años de gobiernos marxistas, así lo pronostican.

Don Francisco Javier Girón y Ezpeleta

Don Francisco Javier Girón y Ezpeleta

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (19 votos, media: 4.95 de 5)
Loading ... Loading ...

Y para unirme a la celebración festiva de la excelsa patrona de la Guardia Civil, quiero recordar y compartir con los lectores, un hecho histórico que nos habla del alto sentido del deber y de la dignidad de un Cuerpo policial con 175 años de historia, que no puede ser vejado por el político de turno que, a modo de lo que sucede en un estado totalitario, quiere una policía sumisa a sus caprichos, y no al servicio de la nación a la que sirve para garantizar la libertad y seguridad de conformidad con las leyes democráticas.

Sucedió que, recién creada esta Institución y con motivo de celebrase una gala en el Teatro Real de Madrid con asistencia de la Corte de Isabel II, se estableció en los alrededores del edificio un servicio de seguridad para regular el tránsito de carruajes y viandantes. Las órdenes eran claras y precisas, solo había una entrada para los coches de caballos. Todo marchaba como la seda hasta que vino a turbar la tranquilidad de la noche, el carruaje de un ministro que quiso entrar en el teatro en sentido inverso a los demás.

- Alto. Por aquí no se puede entrar, dijo al cochero el Cabo de la Guardia Civil encargado del servicio en aquella puerta.
- Este coche sí, respondió altanero el cochero.
- Ni ese coche ni ninguno pues la orden es terminante, respondió con firmeza el Cabo.
- Adelante cochero, gritó desde el interior el Presidente del Consejo de Ministros, el General Narváez, uno de los más enérgicos militares del siglo XIX español.
- Mi General, tengo orden de que por aquí no entre nadie, respondió respetuosamente el Cabo.
- Esa orden no reza conmigo ¡Faltaría más!
- Al comunicármela no me han dicho que haga excepciones con nadie y el coche de vuestra excelencia, no puede pasar por aquí.

Viñeta de Puebla publicada en ABC

Viñeta de Puebla publicada en ABC

El General Narváez, que no estaba acostumbrado a réplicas de nadie, montó en cólera y exclamó violentamente: ¡Adelante cochero! ¡Obedézcame usted!
- Mi General, si vuestra excelencia pasa por aquí, será atropellando estas armas, encargadas de cumplir una consigna. Respondió con firmeza el Cabo.

El Presidente, ante aquella voluntad de hierro, mandó volver el carruaje y entró por la puerta indicada para todos. Pero cuando llegó al palco, mandó llamar al Duque de Ahumada, director general de la Guardia Civil, y le dijo lleno de rabia: Un Cabo de la Guardia Civil, me ha puesto en ridículo, sin tener en cuenta mi cargo ni mi categoría. Hace falta imponerle un severo castigo.
- Perdone su excelencia, pero ¿Qué ha pasado?, dijo el Duque.
- Ha tenido la osadía de pararme cuando iba a entrar en el teatro, y es más, se las ha tenido tiesa conmigo.  Hasta ahí, podíamos llegar!
- Disculpe su excelencia, voy a enterarme y vuelvo enseguida, dijo el Duque.

Con el celo y la discreción que caracterizaba al fundador de la Guardia Civil, hizo las averiguaciones precisas, y convencido de que el Cabo no había cometido falta alguna, volvió al palco.

- Mi General, dijo al Presidente del Gobierno, me he enterado de lo sucedido y resulta que el Cabo no ha hecho más que cumplir con su deber, pues tenía orden terminante de su Oficial de que por allí no entrase ningún coche.

Narváez, que ya estaba más calmado, comprendió la razón que asistía al Cabo, pero replicó vivamente:

- Comprendo que si tenía esa consigna, debía cumplirla. Pero también es triste que llegado uno a esta posición social, tenga que soportar la arrogancia de un Cabo. No puedo consentir que ese hombre quede por encima de mí. Mañana mismo, me lo traslada usted a un puesto fuera de Madrid.
- Está bien, respondió Ahumada, quien saludó militarmente y abandonó el palco.

Con más detenimiento, volvió el fundador del Instituto Armado a averiguar los pormenores del asunto y concluyó que el Cabo no se había extralimitado en absoluto. Con lo que al día siguiente fue a primera hora a despachar con el General Narváez y respetuosamente le dijo: Mi General, aquí tiene usted el bastón de mando de la Guardia Civil, y aquí el oficio de traslado del Cabo a un puesto fuera de Madrid, firmado por quien me ha sucedido en el mando según disponen las Ordenanzas.
- Que exagerado es usted. La cosa no es para tanto, dijo Narváez.

¡Ya lo creo que sí! No hemos creado un Cuerpo como la Guardia Civil, llamado a tan altos fines, para pisotear su prestigio a las primeras de cambio. El traslado de ese hombre, es una injusticia que yo no puedo cometer, dijo Ahumada.

Narváez que sin duda había recapacitado sobre el incidente, comprendió que el prestigio adquirido, debía mantenerse a toda costa y le dijo a Ahumada: Rompa usted ese oficio y recoja el bastón que tan bien maneja. Y dele este cigarro puro en mi nombre al Cabo, pues tengo mucho gusto en que se lo fume la única persona que se ha atrevido conmigo.

En fin, felicitemos a todos los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil que files a su deber, desempeñan sus funciones con dignidad, prudencia y firmeza; y que cada cual saque las conclusiones que estime oportunas de la lectura de este suceso histórico con un Presidente de Gobierno conservador, moderado y reformista, así como de los hechos acaecidos antes del verano pasado, donde fuimos espectadores de un desencuentro entre un Coronel de la Guardia Civil y el Ministro del Interior del actual Gobierno integrado por socialistas y comunistas.


Este articulo fue publicado el 9 Octubre 09Europe/Madrid 2020 a las 8:06 am y esta archivado en Es Noticia. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

3 Comentarios

  1. Octubre 9, 2020 @ 11:13 pm


    Hay que aprender de la historia para no repetir los errores pasados, pero me temo que quienes gobiernan ahora, están empeñados en corregir la historia y aumentar las fechorías de antaño para mal de todos. Se ve venir. No escondamos la cabeza como el avestruz que estos nos atropellan sin pudor y sin vergüenza. ¡Ah! Felicidades a la Guardia Civil por su Patrona y viva España, viva el Rey, viva el orden y la ley, y viva la Benemérita.

    Escrito por Fermín
  2. Octubre 10, 2020 @ 5:12 pm


    ¡¡Gloria y honor a los que cayeron fieles a su deber!!, porque no esperamos nada de un gobierno que tiene como vicepresidente a alguien que “se emociona cuando patean a un policía”. Malos tiempos llegan para todos, pero peores para los Cuerpos policiales. Aunque la culpa de este desbarajuste la tiene quien nombró ministro al antedicho. Ya lo dice el refrán : “Dios les cría y ellos se juntan”. ¡Viva la Guardia Civil!

    Escrito por Victor
  3. Octubre 10, 2020 @ 7:29 pm


    Este Sr., D. Antonio Adeliño, está documentado, y bien documentado, pues sus dos artículos no tienen desperdicio, debería haber mas como este Sr., pero por el momento, disfrutemos de sus artículos y que nos ilustre de esta tierra y otros eventos.
    Gracias.

    Escrito por Juanito

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.