Por Jorge Romero | Octubre 14, 2016 - 23:56 pm - Publicado en Viña y fogón

Chef Jorge Romero. Con la llegada de las primeras lluvias de otoño se inicia la actividad micológica en los bosques con el fin de llenar los cestos de setas para después consumir. Pero esta práctica, que podría parecer simple e inocente, puede convertirse en una pesadilla si no se conocen bien las especies comestibles y se saben diferenciar bien de las tóxicas.

La recogida indiscriminada -sin criterios- de setas propicia que cada año se produzcan intoxicaciones provocadas por la inexperiencia y la falta de mínimos conocimientos micológicos.

En España están catalogadas unas 1.500 especies de setas distintas

En España están catalogadas unas 1.500 especies de setas distintas

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (24 votos, media: 4.96 de 5)
Loading ... Loading ...

Debe tenerse en cuenta que no hay reglas ni normas generales para distinguir unas especies de otras. Una de las formas más eficaces es la identificación correcta de la especie, y esto se consigue con el conocimiento y la experiencia.

No funcionan las tradiciones populares, como el ennegrecimiento del ajo o la patata o la cucharadita de plata. Tampoco es cierto que las setas que consumen animales como los caracoles sean comestibles; estas pueden ser tóxicas para las personas pero no para algunos animales.

Recomendaciones para recoger setas con seguridad

Los meses de otoño, octubre y noviembre, son dos de los preferidos por los aficionados a la recolección silvestre de setas. Se calcula que en la península ibérica están catalogadas unas 1.500 especies de setas distintas, de las cuales un centenar pueden ser tóxicas.

Un 90% de las muertes por intoxicación con setas se deben a las amanitinas, presentes en Amanita phalloides, Amanita virosa, Amanita verna, Amanita gemmata y algunas especies de los géneros Galerina y Lepiota, como Lepiota brunneoincarnata, según el Servicio de Información Toxicológica (SIT).

Tóxica: Amanita phalloides

Tóxica: Amanita phalloides

En los últimos años han proliferado las salidas micológicas al bosque para recoger este alimento que más tarde se degustará. En muchos casos, los aficionados inexpertos no tienen en cuenta que esta actividad puede acabar mal, si no respetan algunas normas. Para que el consumo de setas sea seguro, es necesario seguir determinadas pautas.

La principal regla es no coger las especies que no se conocen. Limitarse a recoger y consumir las pocas especies de las que se sabe con seguridad que son comestibles constituye una de las principales recomendaciones.

Tampoco es aconsejable hacerse con ejemplares rotos, ya que ello indica que han empezado a descomponerse; tampoco se recolectarán los que tengan mohos, estén cubiertos de agua o se hayan helado durante la noche. Según la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria (ACSA), tras la lluvia, se pueden descolorir o, de lo contrario, absorber humedad.

Tóxica: Lepiota brunneoincarnata

Tóxica: Lepiota brunneoincarnata

Una vez en casa, deben conservarse en la nevera y comer lo antes posible, ya que la mayoría se alteran con mucha rapidez. Es recomendable, además, consumirlas cocidas. También es importante no dejar que los niños manipulen setas.

Debe tenerse en cuenta que el aumento de la actividad micológica no va siempre asociada a un incremento del conocimiento, por tanto sí se relaciona a más casos de intoxicaciones. Se estima que al año se notifican entre 200 y 400 casos, según el estudio ‘Intoxicaciones agudas por setas’, elaborado en 2009 por expertos del Hospital Universitario Puerto Real (Cádiz), del Grupo de Trabajo de Urgencias de la SEMI (Barcelona) y del Hospital Clínic de Barcelona.

Tóxicas: Amanita verna

Tóxica: Amanita verna

Mitos y falsas creencias

De nada sirven viejas y falsas creencias para identificar las setas tóxicas de las comestibles. Las prácticas empíricas que supuestamente indican la toxicidad de las setas no son fiables. Según los expertos micólogos, no existe ningún medio empírico apropiado para revelar si una seta es venenosa o no. Teniendo en cuenta que la comestibilidad y la calidad gustativa de las setas son propiedades invariables de cada especie, es preciso determinar que la única manera de distinguir unas de otras es un buen conocimiento. Según el IST, algunas de las principales falsas creencias sobre las setas que pueden acarrear problemas son:

  • Existe un antídoto para las amanitinas que, si se toma enseguida, se evitan problemas. FALSO
  • Para saber si una seta es venenosa, puede comprobarse con una cuchara de plata, ajo o cebolla. FALSO
  • La seta se vuelve tóxica, si pasan cerca erizos o serpientes. FALSO
  • Las setas pierden la toxina con vinagre o sal. FALSO
  • Si están mordidas por animales son comestibles. FALSO
  • Las setas tóxicas tienen un sabor desagradable; las comestibles, no. FALSO

Frutos silvestres comestibles

Frutos silvestres comestibles

Otros frutos del bosque

Además de las setas, tras el verano el bosque se llena de numerosos frutos silvestres comestibles como moras, frambuesas, castañas o higos. Octubre y noviembre serán los meses más abundantes. Como pasa con las setas, si se recogen cualquiera de estos frutos que crecen en el bosque, se debe hacer con cautela, con mirada respetuosa y preventiva. Si bien muchos son comestibles, otros tanto son tóxicos y conviene distinguirlos. El cuidado en la recolección y en su manipulación es fundamental para garantizar un consumo seguro. La prevención es, como en el caso de las setas, la mejor garantía de seguridad. Nunca se debe recoger algo cuyas características se desconozcan y no se sepa con exactitud que son seguras.


Este articulo fue publicado el 14 Octubre 14Europe/Madrid 2016 a las 11:56 pm y esta archivado en Viña y fogón. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.