Por Redacción | Octubre 20, 2012 - 6:12 am - Publicado en ► Sabores ◄

Chef Jorge Romero. Con los cambios de estación y la bajada de temperaturas, tenemos mayor riesgo de contraer gripes, catarros, resfriados… por lo que debemos cuidarnos y adaptar nuestra alimentación a estas nuevas condiciones ambientales.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (8 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Hoy en día es sencillo encontrar en los mercados cualquier fruta durante cualquier estación del año, nos hemos acostumbrado a que viajen cargamentos de una punta del mundo a otra, también a comer la fruta con menos sabor debido a que para que no se estropeen, las cogen más verdes de la cuenta y se maduran durante su viaje en cámaras frigoríficas.

Para evitar esto, tenemos que conocer cuales son las frutas y verduras de temporada que tenemos a nuestro alrededor, consiguiendo comerlas con más sabor y mejor de precio.

Las más comunes

Naranja: Desde octubre a abril es cuando mejor se pueden comprar. Es uno de los cítricos más comunes. Tienen un alto contenido en vitamina C que ayuda a las defensas. Son un buen antioxidante y ayudan a quemar grasas.
Mandarina: Es tanto de otoño como de invierno. Desde finales de septiembre hasta marzo se puede disfrutar de ellas.
Manzana: Su temporada natural es de agosto a enero. Tiene un gran poder saciante gracias a su alto contenido en fibra, por lo que siempre estará indicado su consumo en las dietas para perder peso, consumidas media hora antes de las principales comidas, además tiene un bajo contenido energético ya que sólo aporta 52 calorías por cada cien gramos .
Limón: Al igual que la naranja son frutas de tiempo frío, aunque están todo el año en las fruterías. Ocupa un primer lugar dentro los frutos curativos, preventivos y de aporte vitamínico, transformándolo en un gran eliminador de toxinas y un poderoso bactericida.
Pera: De agosto a noviembre es su mejor momento, aunque también se pueden comprar en cualquier época del año. Las peras son una buena fuente de vitamina C, fibra, potasio y vitamina E. La fibra ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre y el colesterol.

Plátano: Se venden durante todo el año, pero en esta época otoñal es cuando saben más dulces. Esta fruta dulce, sabrosa y fácil de comer; basta con pelarla para apreciar su exquisito sabor, es la más popular entre la población infantil. Por sus propiedades nutritivas, su consumo es muy recomendable.
Uva: Las podemos encontrar durante todo el año, pero su temporada natural es elotoño.Buena parte de sus efectos positivos se deben a su contenido en bioflavonoides que protegen los vasos sanguíneos previniendo la arteriosclerosis. Uno de sus bioflavonoides, el resveratrol, se ha demostrado especialmente eficaz para prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Piña: La piña contiene un 85 por ciento de agua, hidratos de carbono, fibra y una gran cantidad de vitaminas y minerales.

Otras frutas otoñales
Caqui: Se trata de una de las frutas de otoño por excelencia. Es casi imposible encontrarla fuera de temporada. Es una fruta rica en azúcares, sales minerales y vitaminas. Es diurética y descongestiona el hígado.
Endrina: Otra fruta no demasiado extendida, muy conocida sin embargo gracias al Pacharán. Solo puede adquirirse durante los meses de septiembre y octubre.
Granada: Otra fruta típica del otoño. Se pueden adquirir de septiembre a diciembre. Es un alimento digestivo, diurético, astringente y depurativo que contribuye a limpiar nuestro organismo.
Kiwi: Fruta de otoño e invierno. Se cosecha durante los meses de octubre a marzo. Pero su cualidad mayor radica en el elevado contenido de vitamina C. Cien gramos de su pulpa aporta más de 100 miligramos de vitamina C siendo cubiertas las necesidades diarias de un adulto con la ingesta de un kiwi al día.

Membrillo: Es utilizada, casi exclusivamente, para hacer compotas, mermeladas y los populares bloques de carne dulce de membrillo.
Higos y brevas: Se suelen saborear frescos en temporada, aunque secos son uno de los postres típicos de las Navidades.

Mermelada de higos

Ingredientes: 1kg de higos limpios y pelados, 500 gr de azúcar, 300 ml de agua, y el zumo de medio limón.

Elaboración. Primero debemos limpiar los higos y pelarlos, y tal vez esto sea lo más complicado, sobre todo si los higos están muy tiernos. Una vez limpios los pesamos y tendremos en cuenta que de azúcar será la mitad que el peso de los higos.

En una cazuela ponemos los higos con el agua, el agua más o menos debe llegar a la mitad de los higos. Cocemos durante unos 15 minutos a fuego medio y removemos de vez en cuando.

Después añadimos el azúcar. Yo he puesto un azúcar especial para mermeladas que lleva añadidos pectinas. Esto viene especialmente bien en los casos en los que la fruta no tiene muchas pectinas de forma natural. Aunque podemos utilizarla en todas las ocasiones. Si no tenéis este azúcar añadimos el limón que ayuda a que la fruta suelte la pectina con la cocción.

Dejamos cocer hasta que espese, removiendo de vez en cuando y quitando la mayor parte de pepitas de los higos. Esto puede ser durante unos 15 o 20 minutos.

Dejamos enfriar dentro de botes, si queremos esterilizar.


Este articulo fue publicado el 20 Octubre 20Europe/Madrid 2012 a las 6:12 am y esta archivado en ► Sabores ◄. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.