Por Antonio Adeliño Vélez | Febrero 28, 2020 - 9:15 am - Publicado en Es Noticia

Antonio Adeliño Vélez. Decía en un primer artículo sobre este tema, que torear es el arte o ardid de burlar a un toro bravo para darle muerte en un coso taurino, y explicaba los instrumentos y conceptos básicos del arte de torear para entender la particular liturgia del toreo, y comprender la faena que el torero ejecuta en el albero.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (14 votos, media: 4.71 de 5)
Loading ... Loading ...

En esta ocasión vamos a estudiar las suertes más comunes que los toreros realizan en la plaza. Para ello comenzamos recordando que se llaman suertes, a las formas o maneras de dar los sucesivos lances o pases al toro, empleando distintos recurso técnicos para resolver los problemas que plantea el toro durante la lidia. Y para aclarar un poco más la terminología y acotar el concepto de suerte, recuerdo a modo de ejemplo, que a los pases con la izquierda se llaman naturales, y varios pases de estos, constituyen una suerte. Así pues, un pase natural es un lance, una serie de pases naturales es una suerte y la conclusión de la serie con un pase de pecho (lance distinto a los de la serie) se denomina adorno.

La lidia o toreo a pie se divide en tres tercios, conocidos como de picar, de banderillear y de matar. A cada uno de estos periodos les corresponden distintas series de suertes. Hay quien afirma que son cuatro periodos, pues antes de salir los picadores se capea al toro efectuando distintas suertes con el capote; pero aquí vamos a respetar la división clásica y consideraremos las suertes de capote como una preparación a la suerte de varas que tiene lugar en el primer tercio de la lidia.

Entiendo que al lector profano en la materia, le puede resultar farragosa la descripción que se van a hacer de las suertes, pero si logramos comprender las particularidades de estos recursos, el espectáculo taurino resultará entretenido y se entenderá porqué a este ejercicio se le llama arte, pues no es fácil rendir a un toro bravo a la vez que se ejecutan las distintas suertes con maestría y gallardía.

Suerte de Capote

Suerte de Capote

Primer Tercio: Suertes de capote y suerte de varas.

Suertes de capote, son aquellas que el torero realiza con la capa que es el instrumento típico del toreo a pie. Con ella el diestro recibe al toro, le prueba y le conduce al picador.

VERÓNICAS: Para ejecutar esta suerte, el torero toma la capa o capote con las dos manos, cita al toro de frente y cuando el animal está a su altura, se pone de perfil e indica la salida al toro alargando la capa y guardando una distancia prudencial para evitar cogidas.

CHICUELINAS: Se cita al toro como en las verónicas, pero en vez de indicarle la salida alargando la capa, el torero gira sobre sí mismo y se envuelve en ella, pasando el toro más pegado al torero.

GAONERAS: En esta ocasión se cita al toro con el capote cogido por detrás (en la espalda), con los brazos a la altura de la cintura y mostrando la mayor parte del vuelo por un lado. Al llegar el toro al encuentro del torero, este gira al lado contrario y pasa el capote por el lomo del animal.

TAFALLERAS: Se cita al toro con el capote de frente cogido a dos manos y cuando enviste, se gira el capote y se le muestra el reverso (forro amarillo), de tal forma que al pasar el animal la capa se desliza por el costado y el lomo.

FAROL: Se cita al toro como en las tafalleras, pero al llegar a la altura del torero, este levanta el capote girándolo a la altura de la cabeza como si fuera a colocárselo en la espalda, y cuando pasa el toro, se gira el torero y se prepara para dar otro pase.

MEDIA VERÓNICA: Es el remate natural a una suerte de verónicas. Se ejecuta igual que la verónica, pero en lugar de indicar la salida al toro alargando la capa, esta se recoge ciñéndola al cuerpo del torero. Sirve para apreciar el sometimiento del toro, al acortarle el recorrido recogiendo el capote.

LAS LARGAS: Este recurso se emplea habitualmente como adorno de remate de una suerte a dos manos o para poner el toro en suerte frente al picador. El torero coge el capote con una sola mano, lo agarra por un extremo y lo lanza de modo que vuele sobre la arena indicando el recorrido al toro.

Suerte de varas. Es intrascendente fijarnos en la nomenclatura de las variedades de esta suerte. Sí es importante conocer la forma correcta de ejecutarla, y esencialmente consiste en citar al toro desde el caballo alargando la vara para detenerle antes de que llegue al peto del equino. La puya ha de incidir en el morrillo del animal (parte musculosa del cuello del toro), nunca en la cruz y menos aún en la parte dorsal del toro. Se ejecutará por la derecha, quedando prohibido barrenar al toro, tapar la salida de la res o girar alrededor de la misma. Con este castigo se mide la bravura del toro y se templa su ímpetu bronco para poder lidiarlo con serenidad y aplomo.

Suerte de banderillas

Suerte de banderillas

Segundo Tercio: Suerte de banderillas.

Las banderillas sirven para avivar al toro después del castigo de varas. Según el Reglamento Taurino se ha de colocar a la res, no menos de dos ni más tres pares de banderillas. Aquí solo vamos a describir las suertes más típicas ya que las otras pueden considerase variaciones de estas, y como se puede apreciar, la nomenclatura responde al modo y manera de colocarlas.

AL CUARTEO: Es la modalidad más frecuente. El toro estará situado en el tercio de la plaza, lugar idóneo para esta suerte, y el banderillero se coloca frente a él. Cuando el toro arranca, el torero sale a su encuentro describiendo un semicírculo, hasta que se produce el embroque (espacio en que coinciden toro y torero). En ese momento el toro humilla para embestir y el torero debe clavar las banderillas y seguir su carrera.

AL QUIEBRO: En esta ocasión el torero se coloca frente al toro, provoca la arrancada del animal y lo espera con los pies juntos. Momentos antes del encuentro, el torero sacará el pie o inclinará el cuerpo para indicar el lugar por donde debe pasar el toro, y cuando este humille para embestir, recuperará su posición inicial y colocará las banderillas mientras pasa el toro engañado.

A LA MEDIA VUELTA: Es la más fácil y tiene dos modos de ejecución. Primero: Se coloca el diestro detrás y a poca distancia de la res. Llama su atención y al volver el toro la cabeza, y antes de que acabe de volver el cuerpo, clavará los palos y saldrá del embroque con ligereza. Segundo: El torero sale de lejos por detrás de la res, llama su atención y al estar cerca, se abre para que le vea y acometa, y antes de que se vuelva por completo para embestir, el diestro pondrá los rehiletes y saldrá por pies del embroque.

AL VIOLÍN: Es la última que aquí describimos por ser muy vistosa. El diestro coge los dos palos en la mano derecha, y ya sea al cuarteo o al quiebro; colocará las banderillas sobre la res, sacando la mano derecha por encima del hombro izquierdo, como si se tocara el violín.

Suertes de muleta

Tercer Tercio: Suertes de muleta y suertes de matar.

Suertes de muleta. La muleta es un lienzo de tela granate. Se emplea para templar y encauzar la embestida del toro, rendirlo y prepararlo para la muerte. Estas suertes son las de mayor lucimiento para el torero, donde debe dar muestras de su valentía, habilidad y arte en el oficio de la lidia.

DERECHAZO: Es el pase más corriente de muleta. Se realiza cogiendo la muleta con la derecha, se cita al toro de frente y en un viaje armonioso, se le hace pasar por delante y se le indica la salida. Acto seguido y sin perder de vista al toro, el torero gira el cuerpo mientras da unos pasos atrás y se dispone para otro pase. La suerte concluye habitualmente con un pase de pecho o con un doblón.

NATURAL: En este caso se toma la muleta en la mano izquierda, se cita al toro, se lleva templada la envestida y se concluye indicándole la salida. Luego se procede como en el caso anterior.

ESTATURIO: El torero se coloca de perfil, cita al toro con la muleta a media altura y cuando pasa el toro, permanece inmóvil con los pies juntos y levanta la muleta para facilitar el paso del toro.

MANOLETINAS: Es un pase que se efectúa de frente pero sujetando la muleta por detrás de la espalda. Es una suerte muy valiente porque el torero presenta el cuerpo al toro y ha de estar atento a que acuda al engaño y no le atropelle al pasar.

PASE DE PECHO: Generalmente es un pase de adorno a una serie de derechazos o naturales. Se trata de un pase por alto, donde el torero está de espaldas al toro, le cita y al arrancarse le hace pasar por debajo del engaño.

DOBLÓN: Es un pase de castigo, que sirve para ahormar a toros que derrotan, cabecean, se revuelven o son huidizos. Son pases por bajo, en ocasiones con la rodilla flexionada, buscando que el toro humille y se serene.

MOLINETE: También es un pase de adorno que se ejecuta en dos tiempos. Primero se da un pase cambiado por bajo y después el torero gira en dirección opuesta a la marcha del toro.

Suertes de matar. Se llama también suerte suprema y es la última de las acciones desarrolladas en el tercer tercio de la lidia. Para su ejecución el diestro hace uso de la muleta y el estoque. Es la suerte más arriesgada y por tanto la más valorada. Según sea la forma y manera en que toro y torero se encuentren, la suerte recibe un nombre y esencialmente son tres.

RECIBIENDO: El torero permanece quieto mientras el toro acude al cite del matador y este lo espera para clavarle el estoque.

VOLAPIÉ: En este caso, es el torero quien acude con el estoque preparado al encuentro del toro sin que el astado se mueva de su sitio.

A UN TIEMPO: Recibe este nombre la suerte, cuando toro y torero arrancan al tiempo el uno hacia el otro, y se produce el encuentro en medio del camino con la consiguiente estocada.

Si el nuevo aficionado ha comprendido el contenido de estas líneas, acudirá al espectáculo taurino con una mentalidad distinta del bullanguero que pretende divertirse como si de un circo se tratara. La tauromaquia es un arte y la variedad de suerte es el argumento principal del festejo. Conocerlas es esencial para comprender un oficio que pretende algo más que divertir al público.


Este articulo fue publicado el 28 Febrero 28Europe/Madrid 2020 a las 9:15 am y esta archivado en Es Noticia. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

2 Comentarios

  1. Febrero 28, 2020 @ 9:29 am


    Paseillo con alegría de Raquel, frente a Mar que no ha sabido torear de capote. Muy oportuno el artículo y la ilustración del mismo. Cartel de lujo este sábado, sin menospreciar a las figuras locales. Pero cada cual en su sitio, que todo es arte sabiendo estar.

    Escrito por Fermín
  2. Febrero 29, 2020 @ 1:37 am


    La UNESCO, Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, Educación y Cultura, hace ya casi 40 años, en 1980, se pronunció sobre las corridas de toros diciendo que la tauromaquia es el arte banal de torturar y matar animales delante de público. Algo que traumatiza a niños y adultos, que empeora el estado de los neurópatas que vean el espectáculo y desnaturaliza nuestra relación con el animal.
    No hace falta que lo diga la UNESCO; la crueldad, el maltrato y el dolor no se pueden considerar cultura. La cultura son las costumbres y modos de vida que contribuyen a que nos desarrollemos de algún modo u otro, y el maltrato animal no cumple ninguno de los puntos que debería cumplir la cultura.

    Escrito por antitaurino

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.