Por Antonio Adeliño Vélez | Julio 28, 2021 - 6:46 am - Publicado en Opinión

Villatuelda en primavera
Villatuelda en primavera

Antonio Adeliño Vélez. Con la llegada del verano, muchos volvemos al pueblo donde nos criamos, pero hace mucho tiempo que la sociedad española dejó las zonas rurales para asentarse en las ciudades, con lo que los pueblos se han despoblado sin remedio. Solo en los meses estivales, se aprecia algo de bullicio en unas calles que el resto del año, aparecen desiertas.

Plaza deshabitada

Plaza deshabitada

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (15 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Ha pasado más de un año del confinamiento general de la población española por la pandemia del coronavirus, y quedan muy lejos aquellos elogios y bondades tan ensalzadas del mundo rural, que hasta nos llevaron a pensar que quizás se pudiera revertir la tendencia general de despoblamiento de las áreas rurales, y que aún era posible garantizar la supervivencia de algunos pueblos con el retorno de un buen número de urbanitas. Pero todo se quedó en un bonito deseo.

La despoblación de las zonas rurales del interior peninsular, lleva más de sesenta años produciéndose sin que se hayan tomado medidas apropiadas para evitarlo. Los pocos servicios y las escasas infraestructuras, pesan más que la tranquilidad, la libertad y la vida saludable que proporciona tener la naturaleza a la puerta de casa. También los impedimentos para instalar negocios en el campo, han quitado las ganas de invertir a los emprendedores. Y tampoco animan al asentamiento en los pueblos, la dureza de las faenas agrícolas y ganaderas que incluso retraen a los naturales del campo, con lo que poco se puede esperar de los foráneos, que en el mejor de los casos, pasan una etapa de su vida y luego se esfuman sin pena ni gloria.

Gran Doncel, 500 años cuidando un árbol

Gran Doncel, 500 años cuidando un árbol

El problema es de mentalidad, porque tratar de que la gente vaya a vivir al campo a base de dinero y ayudas públicas, es una batalla perdida que podría resolver un problema concreto, pero no revertir la situación general. Hay que cambiar el modo de pensar y sentirse a gusto en el pueblo, formando parte del paisaje y del paisanaje, porque de lo contrario todo esfuerzo será baldío. Y a esto no ayuda que desde tiempo inmemorial, se haya entendido que estudiar y tener un título, es sinónimo de encumbrarse en la sociedad y que conlleva ampliar horizontes y desligarse de un trabajo que te ancla a la tierra donde vives y de la que vives. Desterremos de las mentes que el pueblerino es un paleto y el urbanita un ilustrado, porque si no, no hay nada que hacer.

Revertir la situación de despoblación del mundo rural es muy difícil, así que habrá que apostar por pararla o no acelerarla, pero los retoques legislativos no van en la buena dirección, por no decir que van abiertamente en contra. No se puede prohibir la caza de animales silvestres porque su abundancia perjudica a la agricultura y a la ganadería; hay que controlarla. No se puede impedir la construcción de macro granjas porque las pequeñas explotaciones son inviables; hay que regularlas.

No se puede derogar el plan hidrológico nacional sin más, porque las precipitaciones son cada vez más escasas y más torrenciales; hay que implantar regadíos y recoger el agua de escorrentía. No se puede cobrar por usar las autovías, porque el habitante del pueblo no debe pagar por acudir a la ciudad; hay que mejorar las infraestructuras básicas. No se pueden cerrar centrales nucleares sin haber desarrollado otros sistemas de producción eléctrica alternativa; hay que disponer de energía barata para que sea rentable la vida en el campo. Etc. etc.

Pongamos deberes a los urbanitas ilustrados y a los pueblerinos inteligentes, para que desarrollen medidas que favorezcan la natalidad en los pueblos, implanten sistemas que mejore la calidad de vida del medio rural, y establezcan procedimientos para que el duro trabajo del campesino se vea debidamente recompensado. Hasta entonces tendremos que hablar de pueblos deshabitados.


Este articulo fue publicado el 28 Julio 28Europe/Madrid 2021 a las 6:46 am y esta archivado en Opinión. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.