Por Antonio Adeliño Vélez | Enero 14, 2011 - 9:01 am - Publicado en Cultura

Antonio Adeliño Vélez. Las monjas de La Aguilera han vuelto a ocupar espacios importantes en los medios de comunicación. En esta ocasión ha sido la comunidad conventual de Lerma-La Aguilera, la que ha difundido un comunicado de prensa, dando a conocer el nacimiento de una nueva familia religiosa en el seno de la Iglesia Católica: Iesu Communio (La Comunión de Jesús).

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (18 votos, media: 4.89 de 5)
Loading ... Loading ...

Es un nuevo instituto religioso de derecho pontificio aprobado por la Santa Sede el 8 de diciembre de 2010; que no renuncia a la rica espiritualidad de San Francisco y Santa Clara de donde provienen.

Pero el beber y enriquecerse de la bibliografía de maestros, teólogos y del Magisterio de la Iglesia (especialmente de Juan Pablo II y Benedicto XVI), ha terminado forjando, tras largos años de discernimiento, un nuevo carisma al servicio del Pueblo de Dios.

En la comunidad religiosa del convento de La Ascensión de Lerma, resonaban las palabras que Juan Pablo II dirigiera en Ávila, a las religiosas contemplativas: “Consientan vuestros monasterios en abrirse a los que tienen sed. Vuestros monasterios son lugares sagrados y podrán ser también centros de acogida cristiana para aquellas personas, sobre todo jóvenes, que buscan una vida sencilla y transparente en contraste de la que les ofrece la sociedad de consumo“. Y han encontrado una forma de responder a aquella invitación.

virgen convento la aguilera La Aguilera, faro de espiritualidad contemplativa

Afluencia de vocaciones.

Desde hace dieciocho años, están abriendo las puertas del convento para que los jóvenes (y mayores) puedan experimentar la hondura de la vida contemplativa.

Pero conscientes de que la juventud actual rechaza a los maestros y admira a los testigos; se han limitado a ofrecer su testimonio en la cercanía y el silencio orante del claustro. El resultado ha sido una afluencia de vocaciones que no termina de sorprenderlas (también a nosotros) y casi desbordarlas.

Se trata de vivir un espíritu conventual distinto, que evangelice desde el claustro, con un talante juvenil en gestos y canciones que aproximen el mensaje, y con un empuje pasional alegre, auque no exento de sacrificios y privaciones. Un modo nuevo que resulta atrayente para quienes huyendo de la superficialidad de la vida, ponen en el centro de la suya a Jesucristo, a quien se consagran en castidad, pobreza y obediencia.

Bienvenido sea este nuevo carisma que emerge en la diócesis de Burgos, enriquece a la Iglesia Universal, y convierte a La Aguilera en el faro de una nueva aventura espiritual, como lo fuera en el siglo XV con la reforma de la orden franciscana, iniciada por Pedro de Villacreces y continuada por san Pedro Regalado, que allí descansa en Paz.


Este articulo fue publicado el 14 Enero 14Europe/Madrid 2011 a las 9:01 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

1 Comentario

  1. Marzo 4, 2011 @ 1:52 pm


    soy rebeca la de la Aguilera,me encantaria saborar esas recetas. Sois los mejores. Mua

    Escrito por EL QUE SABES

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.