Por Webmaster | Febrero 12, 2016 - 9:07 am - Publicado en ► Sabores ◄

Trufas para San Valentín

Chef Jorge Romero. Preparar dulces caseros, como trufas, galletas o tejas, puede ser un original y económico regalo de San Valentín.

Tejas

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (6 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Hay muchas teorías sobre el origen de San Valentín. Una de ellas cuenta que surgió a raíz de un clérigo de la antigua Roma llamado Valentín, y al que se le ejecutó por casar a parejas en secreto. Falleció el 14 de febrero de 269 d. C., y en el año 496 d. C., el papa Gelasio estableció el 14 de febrero como el día de San Valentín. Desde entonces, esta fiesta se ha ido popularizando como el día oficial en el que los amantes se intercambian regalos y mensajes de amor en honor a su patrón, San Valentín.

El día de los enamorados -también de la amistad- invita a hacer regalos románticos o a tener un detalle bonito con nuestros seres queridos. ¿Y qué mejor manera de expresar lo que sentimos que regalar un dulce elaborado por nosotros mismos?

Dulces en San Valentín

Para la ocasión podemos elaborar unas recetas dulces súper sencillas en las que, con un poco de tiempo, obtendremos un resultado bastante aceptable. Eso sí, en este caso no solo cuenta el contenido sino también el continente y para ello nos proveeremos de alguna cajita o envoltorio decorativo que realce nuestros dulces. Por ejemplo, unos papelitos de seda para envolver y unos lazos, de modo que la persona agasajada tenga que abrir la sorpresa antes de degustarla.

Además del utillaje habitual de la cocina (batidora, boles, horno, frigorífico…) también necesitaremos algunos moldes de bombones con formas de corazón (o de estrellas, si no queremos caer en la cursilería). Lo importante a la hora de elegir moldes o cortapastas es hacerlo con un poco de gusto y abstenerse de utilizar motivos navideños: San Valentín es una fecha con identidad y símbolos propios.

Trufas de chocolate. Para hacerlas necesitaremos 100g de cobertura de chocolate, 50g de mantequilla, 1 yema de huevo, 50ml de nata, unas gotas de ron, 50g azúcar glass y chocolate en polvo para la superficie.

  • Derretimos al baño María la cobertura, y mezclamos con la mantequilla derretida, la nata, las gotas de ron y el azúcar glass. Removemos el conjunto y, cuando esté templado, agregamos la yema de huevo. Volvemos a remover y dejamos reposar durante 45 minutos en un lugar fresco.
  • Con ayuda de una cucharilla se sacan pequeñas porciones a las que daremos forma redondeada. A continuación, espolvoreamos las >trufas con el cacao y las introducimos en la nevera durante 2 horas. El paso final es envolverlas, ya sea en una cajita o en papel celofán, como el que se usa para los caramelos.

Tejas. Este es un regalo muy sencillo y, a la vez, muy delicado. Para elaborarlas se necesitan 250g de almendras laminadas, 250g de azúcar, 100g de harina, 25g de mantequilla, 3 claras de huevo y una pizca de sal (para ayudar a que suban las claras).

  • Se mezclan las claras semi batidas con una pizca de sal con las almendras, el azúcar, la mantequilla derretida y la harina. Cuando el conjunto adquiera la consistencia de una papilla con trocitos de almendra, dejamos reposar 5 minutos.
  • Precalentamos el horno a 180ºC, untamos con mantequilla una bandeja de horno y en ella colocamos porciones de masa del tamaño de una cucharada. Es importante que las porciones estén separadas entre sí porque luego, con el calor, se expanden.
  • Horneamos durante unos 10 minutos. Cuando las saquemos, es fundamental colocarlas enseguida sobre un rodillo, o una superficie cilíndrica, para que adquieran su forma tan característica. Las tejas se secan al momento y quedan rígidas y crujientes, por ello es tan importante colocarlas al instante en una superficie que les dé esa forma.
  • Las guardamos con mucho cuidado en un lugar seco y fresco. También se pueden bañar de cobertura de chocolate; un detalle que les confiere un toque espectacular.

Galletas de mantequilla con forma de corazón y bañadas de chocolate o de fondant rojo. Con cualquiera de las dos coberturas, quedan muy vistosas. Para hacerlas se necesitan 250g de mantequilla, 150g de azúcar glass, 250g de harina y 150g de maicena. Si las vamos a cubrir con fondant, necesitaremos 200g de azúcar glass, unas gotas de limón y colorante rojo. Si las cubrimos con chocolate, podemos añadir encima un trocito de fruto seco o un poco de pimienta espolvoreada, que le dará un toque muy moderno al tiempo que un interesante contraste de sabores.

  • Batimos la mantequilla en punto pomada con el azúcar hasta formar una crema. Agregamos las dos harinas poco a poco y tamizadas, y removemos para que convierta en una masa tipo plastilina. Estiramos con ayuda de un rodillo en una superficie enharinada y fría, y cuando tengamos un grosor de 3 centímetros, cortamos con el cortapastas en forma de corazón.
  • Colocamos las galletas sobre una bandeja de horno y, en la base, un silpat o papel sulfurizado. Con un tenedor hacemos unas muescas en la parte superior de las galletas para que no suban. A continuación, introducimos la bandeja en el horno (precalentado a 150ºC) durante 30 minutos.
  • Sacamos, dejamos enfriar sobre una rejilla y procedemos a decorarlas con la cobertura que más nos guste.
  • Para hacer el fondant, derretimos el azúcar glass con unas gotas de limón al baño María, removemos de manera constante hasta formar una crema, y teñimos con ayuda del colorante alimentario. Una vez que hayamos decorado las galletas, las dejaremos reposar en un lugar seco y fresco antes de envolverlas en una caja o una lata para la ocasión.


Este articulo fue publicado el 12 Febrero 12Europe/Madrid 2016 a las 9:07 am y esta archivado en ► Sabores ◄. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.