Por Antonio Adeliño Vélez | Febrero 13, 2012 - 7:52 am - Publicado en Cultura

Antonio Adeliño Vélez. La antigua casa solariega de los Mambrilla-Prado en el pueblo ribereño de La Horra, fue donada en 1909 a Los Hermanos de la Sagrada Familia, por Doña Encarnación de Prado viuda (sin hijos) de Don Juan Francisco Mambrilla.

MejorableAceptableBuenoMuy BuenoExcelente (9 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Sobre aquel solar se levanta hoy un edificio nuevo que en su biblioteca, guarda la memoria de su antiguo propietario. Entre los muchos documentos del archivo personal de don Juan Francisco, hay unas cartas que nos permiten comprobar que hace más de 130 años, ya había personas que apostaban por los vinos de calidad en la Ribera del Duero.

En 1878 se celebró en Paris la exposición universal, a la que concurrió un vino de La Horra, elaborado por Don Juan Francisco Mambrilla y su suegro Eusebio de Prado. El año anterior, este mismo vino, se exhibió en la exposición nacional vitícola de Madrid, etiquetado como “Vino superior de la marca M. P.” (Mambrilla-Prado).

Don Juan Francisco Mambrilla y López-Barricón, era natural de La Horra (Burgos) y fue catedrático decano de la universidad de Valladolid. Acrecentó su patrimonio con la compra de tierras desamortizadas por el Estado en los procesos realizados en el siglo XIX. Pero a pesar de sus títulos académicos y posición social; dedicó muchos esfuerzos a la mejora de sus viñedos y al cuidado minucioso en la elaboración de sus vinos, como queda reflejado en la carta de fecha 21 de febrero de 1877 remitida a la comisión organizadora de la exposición vitícola nacional de Madrid.

En la misiva nos describe las características del vino presentado a concurso. Se trata de un caldo de más de tres años, elaborado con uva de cepa añeja, principalmente de la variedad tinta del país, con una graduación en mosto de 14 grados y medio. Las uvas se separaron del rampujo con una desgranadora y fermentó en tinas abiertas por arriba, de madera de roble de 200 cántaras (3.200 litros) El mosto fue trasegado al terminar la fermentación a cubas de iguales características. En enero del primer año se trasegó a pipas de roble, previamente desinfectadas, de 27 a 30 cántaras (430-480 litros), y fue nuevamente trasegado en marzo y septiembre. El segundo año tuvo dos trasiegos más; y uno en los sucesivos. “De esta forma se consigue conservarlo cinco o más años, cuando lo común del país, es que no resista los calores del primer estío“.

El vino “superior” que hoy denominaríamos: reserva, elaborado por la familia Mambrilla-Prado, obtuvo en Madrid premio de 1ª clase y se ganó un merecido pasaporte para la exposición universal de Paris en 1878, donde obtuvo una mención honorífica, según comunica a Don Juan Francisco el comisario nacional para la citada exposición, en carta de fecha 26 de agosto de 1878. Ambos galardones fueron entregados solemnemente en la sala de juntas de la Diputación Provincial de Burgos, por el Señor Gobernador Civil de la Provincia.


Este articulo fue publicado el 13 Febrero 13Europe/Madrid 2012 a las 7:52 am y esta archivado en Cultura. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Puedes escribir un comentario, o hacer trackback desde tu propia web.

1 Comentario

  1. Febrero 13, 2012 @ 12:58 pm


    Esto nos demuestra que tenemos que valorar más y mejor aquello que tenemos cerca, que en muchas ocasiones es superior a lo que se puede encontrar en el extranjero

    Escrito por Villatuelda.com

Escribe un comentario

Nota: Los comentarios de nuevos usuarios son revisados por el moderador antes de publicarse.